Elecciones polarizadas

De estos comicios salen dos opciones de salida a la crisis social, ambiental y económica claramente reforzadas. Por un lado las encarnadas por el PP, que se caracterizan por medidas neoliberales. Por otro lado las que se han expresado en las acampadas y movilizaciones desde el domingo 15 de mayo, que buscan una democracia real y una salida justa, solidaria y sostenible a la crisis. Ecologistas en Acción considera que solo el segundo paquete de propuestas es realista e irá cobrando más fuerza con el tiempo.

Las elecciones han estado marcadas por los temas estatales y, muy en concreto, por la crisis. Por ello, Ecologistas en Acción interpreta los resultados desde esa clave. Sin embargo, los resultados no han sido únicamente los expresados en las urnas, también han sido los expresados en las calles mediante la irrupción de cientos de acampadas en la última semana de campaña electoral.

Por un lado, son claros ganadores en estas elecciones quienes proponen una salida de la crisis con las mismas recetas que nos llevaron a ella: el PP (37’5%), CiU (3’5%) y UpyD (2’1%). A ellos habría que sumar otras opciones, como el PNV (1’4%), PA (1’0%), CC (0’9%), FAC (0’5%) o UPN (0’4%), que se podrían englobar en el mismo paquete de propuestas. Estos partidos políticos representan a una parte muy importante de la población española que se aferra con uñas y dientes a un modelo de vida como el que hemos tenido hasta ahora, basado en el despilfarro de materia y energía, y en un incremento creciente de las desigualdades. Un modelo de vida que Ecologistas en Acción recuerda que es imposible de mantener en un planeta de recursos cada vez más agotados como el nuestro.

Por otro lado, los indiscutibles protagonistas de estos comicios han sido los movimientos sociales que han tomado la calle abogando por una democracia real, y una salida justa, solidaria y sostenible a la crisis. Una opción que no tenía una definición de voto, pero que recoge parte de la abstención (33’8%), del voto en blanco que asciende (2’6%), del nulo que también sube (1’6%) y de la apuesta por opciones políticas más pequeñas que se sitúan en lógicas no neoliberales de salida a la crisis, cuyo porcentaje de voto también crece (12’3%).

El PSOE es el claro perdedor de estas elecciones. Un partido que ha puesto en marcha medidas fuertemente antisociales y antiambientales ante la crisis, a la vez que mantenía un discurso pretendidamente progresista. La ciudadanía parece apostar por las opciones más coherentes, retirando el voto al PSOE. Así ha optando por quienes no esconden su cara neoliberal ni corrupa, como el PP; o bien por las prácticas y discursos rupturistas y emancipadores, como los expresados en las fuertes movilizaciones ciudadanas de esta última semana.

Ecologistas en Acción considera que lo acontecido desde las manifestaciones del 15 de mayo es un punto de inflexión para articular mayorías sociales que faciliten una salida justa y sostenible a la crisis. Unas propuestas y prácticas que recogen una gran simpatía ciudadana, a la vez que hartazgo con la situación actual, pero que todavía tienen que hacerse creibles para porcentajes mayores de la ciudadanía. La apuesta por una profundización democrática es una vía imprescindible para acometer los importantes debates sociales que tenemos por delante ante la profundización de la crisis ambiental, que también es social y económica.

Mención aparte es la explosión de Bildu, que rompe el techo electoral de Batasuna en sus distintas formas. Ecologistas en Acción confía que este resultado deseche definitivamente a quienes quieren ilegalizar el partido, y también a quienes podrían tener tentaciones de volver a empuñar las armas. Un resultado así es un importantísimo avance en la pacificación de Euskadi.




Visitantes conectados: 506