Jerez, municipio no nuclear

El Sábado 26 de noviembre de 1983 los medios de comunicación locales se hacían eco de la impugnación por parte del Gobernador Civil de Cádiz del Acuerdo tomado por el Pleno del Ayuntamiento de fecha de 25 de octubre, por el cual se declaraba el término municipal de Jerez como zona no nuclear. Esta declaración se hizo a partir de una propuesta del Colectivo por la Paz de Jerez, ahora Ecologistas en Acción de Jerez.

Sin embargo, con la previsible crisis de los combustibles fósiles a la vista y las obligaciones de reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera, para algunos parece que la energía nuclear es un recurso que hay que potenciar.

Es por ello, que aprovechando la celebración del día Mundial del Medio Ambiente, desde Ecologistas en Acción de Jerez queremos poner de manifiesto que esta energía no es limpia y mucho menos segura.
En este sentido, el lamentable desastre nuclear de Japón ha demostrado una vez más que, por improbables que se presenten, los accidentes nucleares acaban ocurriendo. Fukushima se suma a Harrisburg (Three Mile Island) o Chernóbil, y tantos otros accidentes de la industria civil, como el de Vandellós, y militar, como Palomares.
Sociedades como la japonesa, con un control tan alto de la tecnología y con una preocupación tan elevada por la seguridad, no han podido evitar un desastre como el de Fukushima. Indudablemente, un accidente nuclear es de muchísima mayor gravedad que uno acaecido en cualquiera de las industrias de energía renovable.

Además, la industria nuclear sigue teniendo sin resolver el problema de los residuos nucleares que, no podemos olvidar, son activos durante miles de años. ¿Es posible sostener con seriedad que vamos a garantizar la seguridad de los residuos nucleares durante miles de años si no somos capaces de evitar los accidentes nucleares a día de hoy? Con unos residuos que pueden tardar hasta 10.000 años en degradarse ¿qué futuro de desarrollo sostenible vamos a dejar a las generaciones venideras? ; ¿cómo vamos a garantizar durante ese tiempo su seguridad?

Pero hay más argumentos para el abandono de la energía nuclear en España. Actualmente las centrales nucleares están sirviendo de impedimento al desarrollo de las energías renovables. En concreto, ya en varias ocasiones se han desconectado parques eólicos por sobreproducción en la red, ante la imposibilidad de desconectar las nucleares.

A esto se le añade la sobrecapacidad de producción eléctrica de España, ya que, en contra de lo que pretenden hacernos creer, no somos deficitarios energéticamente: en los últimos años nuestro estado ha sido exportador neto de electricidad. Y hay medios mucho más efectivos y baratos para luchar contra el cambio climático y la seguridad energética: reducción del consumo y apuesta decidida por las renovables.

Tampoco hay que olvidar el uso militar de esta energía. Aunque España no tiene bombas ni portaviones o submarinos nucleares, el Reino Unido y Estados Unidos sí, y no dudan en hacer uso de las bases de Rota, Morón y Gibraltar como punto de avituallamiento, cuestión que, visto lo visto, pone de relieve su peligrosidad y el riesgo al que estamos todos sometidos.

Por último, Ecologistas en Acción, así como otras instituciones, han demostrado, con propuestas técnicamente viables, que es posible el cierre de todas las centrales nucleares españolas en 2020 con garantía de suministro y mejorando la calidad de vida.

Por todo ello les conminamos al cierre durante esta legislatura de la central nuclear de Santa María de Garoña, del cementerio nuclear y a la paralización del proceso de emplazamiento del ATC (Almacén Temporal Centralizado), hasta que no haya un calendario de apagado de las centrales nucleares, y la puesta en marcha de un plan de cierre del parque nuclear español que culmine en 2020.




Visitantes conectados: 349