En la Plaza del Grano solo hace falta reponer el empedrado

Ecologistas en Acción advierte que la colocación de pasarelas flotantes y la ampliación de las aceras donde los establecimientos de hostelería puedan poner terrazas y veladores, alterará el paisaje de la plaza y no se podrá realizar sin suprimir parte de su pavimento, que es el más antiguo de la ciudad de León.

La plaza del Grano sólo necesita obras de conservación. Su aspecto actual de abandono se debe a que ningún gobierno municipal se ha preocupado de acometer sencillas obras de mantenimiento desde su restauración en 1980.

La plaza del Grano es la única que conserva el pavimento original de cantos de río, -el primero con el que se cubrieron los suelos de barro de las calles y plazas de la ciudad antigua-. El encanto de este lugar pintoresco se debe sobre todo a su empedrado, una construcción de intrínseco valor histórico y arqueológico que el Ayuntamiento, - que es el primer responsable de la tutela y salvaguarda del Patrimonio Cultural de León - , tiene la obligación de conservar en su integridad, por encima de los intereses económicos de cualquier colectivo.

Plantear en estos momentos de crisis sin precedentes la convocatoria de un concurso de ideas internacional –con el enorme gasto que esto supone- para intervenir en un espacio público de gran valor cultural y hacerlo además, con el fin de dar satisfacción las peticiones de los hosteleros de la zona, es para Ecologistas en Acción un despropósito despilfarrador que hecha por tierra las promesas de austeridad del nuevo ejecutivo local. Promesas que no tendrá más remedio que cumplir, dado que el Ayuntamiento tiene serios problemas hasta para afrontar sus gastos corrientes.

Por otra parte, recordamos que los planes de movilidad europeos, -a los que se quiere recurrir para financiar la remodelación de la plaza del Grano- están destinados a mejorar la calidad del aire y mitigar el cambio climático (reduciendo las emisiones contaminantes y de gases de efecto invernadero que produce el tráfico motorizado de las ciudades). La modificación “caprichosa” de un espacio histórico singular, como es la plaza del Grano, no debería bajo ningún concepto subvencionarse con los fondos públicos europeos destinados a los planes de movilidad.

Finalmente creemos que el Ayuntamiento está dando trato de favor a las peticiones de la hostelería de la plaza del Grano en detrimento de otras, también formuladas en el Conjunto Histórico y que hasta el momento han sido ignoradas; nos referimos a la petición avalada por más de 1500 firmas que fue presentada por Ecologistas en Acción solicitando la retirada de las esculturas de Eduardo Arroyo, popularmente conocidas como “las moscas”, de la Plaza de Puerta Castillo.




Visitantes conectados: 426