Alegaciones al plan alternativo al Trasvase del Ebro

Todas las versiones de este artículo: [Català] [Castellano]

Consideraciones a la alternativa del Trasvase del Ebro

Después de analizar el Plan de Actuaciones Urgentes presentado por el Ministerio de Medio Ambiente como alternativa al trasvase del Ebro, Ecologistas en Acción considera que constituye una mejora con respeto a éste, pues la incidencia medioambiental de las actuaciones que propone es bastante menor a la que produciría el trasvase.

No obstante, a parte de no hacer mención alguna a la necesidad de frenar el crecimiento de las demandas y al desmantelamiento del regadío ilegal, mantiene un claro enfoque de oferta, dando por buenas las demandas y déficits establecidos en el Plan Hidrológico Nacional, contribuyendo, al igual que el trasvase, a consolidar un modelo de desarrollo insostenible en la Costa Mediterránea, de gran incidencia medioambiental.

Aunque en el plan de actuaciones urgentes se incluyen bastantes actuaciones encaminadas a mejorar la gestión de los recursos hídricos, coincidentes en buena medida con las propuestas por Ecologistas en Acción en la alternativa al trasvase elaborada en abril del 2001, Ecologistas en Acción considera que son insuficientes, siendo perfectamente factible la adopción de más medidas en este sentido, que harían innecesarias una buena parte de las plantas desaladoras que se proponen.

De todas las cuencas, resulta especialmente preocupante las actuaciones que se prevén para la provincia de Almería, que no sólo cubrirían los déficits actuales, sino que legitimarían en cierto modo los regadíos ilegales actualmente existentes, e incrementarían sustancialmente la disponibilidad hídrica para la creación de nuevos regadíos, cuya incidencia medioambiental es especialmente alta.

Por todo ello, Ecologistas en Acción, se reitera en la “Alternativa al Trasvase del Bajo Ebro a la Costa Mediterránea propuesto en el Plan Hidrológico Nacional”, elaborada por Ecologistas en Acción en abril de 2001, al estar plenamente vigente, e ir dirigida al establecimiento de un modelo de desarrollo sostenible en la Cuenca Mediterránea, donde en cada cuenca o subcuenca las demandas no superen en ningún momento a los recursos hídricos renovables disponibles.




Visitantes conectados: 445