La Robla no incineraria residuos con el mismo criterio aplicado a Cosmos

A la vista del BOCyL de 27 de julio que publica la Orden de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente que impide la coincineración de residuos a Cementos Cosmos, Ecologistas en Acción de la provincia de León, que ha saludado con gran satisfacción la decisión de la Junta en el Bierzo y que mantiene ante el TSJ recurso contencioso- administrativo contra el proyecto de coincineración en La Robla, considera que si se hubiera utilizado el mismo rasero en la estimación del grado de cumplimiento de la Autorización ambiental , también se hubiera denegado a Tudela Veguín la Autorización de inicio de actividad para las instalaciones de coincineración de residuos, al igual que se denegó a Cementos Cosmos.

Recordamos que ambas cementeras fueron autorizadas a coincinerar residuos no peligrosos en cantidad similar (33.000t/año) y sus autorizaciones ambientales integradas fueron publicadas el mismo día, -en el BOCyL de 23 de junio de 2008- con las mismas medidas de control inicial, previas a la autorización de inicio de actividad.

Las consideraciones que han bastado para informar desfavorablemente la puesta en marcha de la actividad de valorización energética en la cementera Cosmos han sido las siguientes:

- “Las infraestructuras esenciales para el almacenamiento de residuos para valorizar no están finalizadas a fecha de 28 de mayo de 2011”.

Tudela Veguín obtuvo Autorización de inicio de actividad antes de haber ejecutado las instalaciones de un nuevo alimentador de residuos, -solicitado por la empresa como modificación no sustancial de su autorización ambiental-. Se le concedió sin fijar plazo alguno para la construcción de estas nuevas instalaciones, renunciando a verificar la adecuación de las mismas al proyecto, a los condicionantes ambientales de la autorización ambiental y a la normativa de aplicación.

- “La empresa ha manifestado su renuncia a valorizar harinas y grasas y los lodos procedentes del tratamiento de aguas residuales”.

Si bien Tudela Veguín no ha manifestado renuncia expresa a valorizar madera no tratada y glicerina, la Junta no ha encontrado inconveniente en permitirle quemar indistintamente cualquier tipo de residuo autorizado, hasta agotar la cantidad total, por ejemplo coincinerando exclusivamente neumáticos fuera de uso (NFU).

- “La empresa no ha presentado informe de medición de valorización de plásticos”.

Tudela Veguín sólo ha informado sobre la valorización de NFU, y se le ha permitido de facto renunciar a la coincineración de (maderas no tratadas y glicerina) sin presentar informe de medición de la valorizacion estos residuos.

- “No consta informe de organismo de control acreditado de cumplimiento de valores límite de emisión de partículas, CO, NOx, SO2, COT en la coincineración de biomasa y NFU”.

Igualmente, Tudela Veguín no ha acreditado valores límite de emisión en la concineración de biomasa (madera no tratada y glicerina) y NFU.

- “No consta la verificación anual de los Sistemas Automáticos de Medición, de los equipos de medición en continuo (solamente consta el de COT)”. [Este incumplimiento no puede referirse a la coincineración de residuos, sino a la fabricación de clinker y cemento que es la actividad existente, a la que procede exigir una verificación anual].

En cuanto a las mediciones de valorización de NFU, que Tudela Veguín realizó en “fase de pruebas” –iniciadas en agosto de 2009 -, fueron aceptadas a pesar de haberse efectuado antes de que la empresa presentase la solicitud de autorización de inicio y por lo tanto, antes de comprobar la adaptación de las instalaciones de coincineración, al condicionado ambiental impuesto.

En resumen, a Tudela Veguín no sólo se le permitió iniciar la actividad de coincineración de residuos sin haber presentado en tiempo y forma la justificación de todos los condicionantes; sino que se le favoreció adicionalmente, aceptando las modificaciones de la autorización ambiental que propuso; permitiendo de esta manera la quema anual de hasta 33.000 toneladas de NFU en sus instalaciones (en vez de las 18.000 t/año inicialmente autorizadas) lo que supondrá un potencial aumento de lemisiones de los contaminantes más peligrosos: dioxinas, furanos y metales pesados, no sólo en La Robla, sino en las poblaciones cercanas y en aquellas situadas en la dirección de los vientos dominantes, -caso del municipio de León-.

Recordamos además, que la Junta de Castilla y León, -igual que no ha puesto ningún reparo en iniciar los trámites de la Evaluación de impacto ambiental, que podría servir a Tudela Veguín para incrementar la capacidad de coincineración hasta las 95.000 toneladas anuales de neumáticos y otros residuos.




Visitantes conectados: 493