La mala calidad del compost distribuido por el CTR llega al Procurador del Común

El Procurador del Común ha admitido a trámite la queja formulada por Ecologistas en Acción sobre la mala calidad del compost producido a partir de los residuos sólidos urbanos, que distribuye para su uso como fertilizante en suelos agrícolas, el Centro de Tratamiento de Residuos (CTR) de la provincia de León.

La queja se formula después de que esta asociación, junto a la “Asociación de Agricultores Ecológicos del Sur de León” AESURLE, denunciara el pasado año ante las administraciones competentes (Mancomunidad de Municipios GERSUL y Servicio Territorial de medio ambiente de la Junta) el reparto de compost no apto para uso agrícola debido al alto porcentaje de elementos impropios detectados (trozos de plásticos y vidrio). Este compost se distribuyó sin certificaciones de idoneidad, es decir sin garantías de que estuviera libre de sustancias tóxicas no apreciables a simple vista y sin que pudiera descartarse la presencia de metales pesados.

Hay que tener en cuenta que el reparto de compost contaminado puede convertir los campos de cultivo en vertederos incontrolados, con grave riesgo de contaminación de las cosechas y la cadena alimentaria, los suelos y las aguas subterráneas. Es por eso que esta asociación solicitó en aquel momento: -la paralización de la distribución del compost producido en el CTR;.-la identificación de las personas receptoras, para alertarlas de los posibles riesgos del producto repartido; y la apertura de un expediente sancionador a las empresas concesionarias de la explotación del CTR. Estas solicitudes no fueron contestadas.

Posteriormente, al amparo de la Ley que protege el derecho a la información en materia de medio ambiente, se pidió a Gersul la documentación acreditativa (analíticas incluidas) del cumplimiento de los requisitos legales (contenido en nitrógeno, niveles de microorganismos, de metales pesados, etc.) que debe acreditar el compost para ser usado como fertilizante agrícola; - petición que tampoco ha sido atendida-.

Por todo ello, dada la vulneración de nuestro derecho a la información y sobre todo, debido al riesgo real de contaminación de suelos y cosechas, es por lo que se ha recurrido a la institución del Procurador del Común para conseguir la información requerida y para que se inste la colaboración de las distintas Administraciones implicadas de manera que en el CTR se asegure la producción de un compost libre de patógenos y de metales pesados, apto para su empleo en los campos de cultivo. Mientras esa situación no pueda garantizarse lo más prudente es evitar el uso del compost de residuos sólidos urbanos que son tratados en el CTR.

Finalmente aprovechamos esta nota de prensa para solicitar una vez mas, al Consorcio GERSUL y a todos los Ayuntamientos que lo forman, (empezando por los mas grandes) que impongan la recogida selectiva obligatoria de la materia orgánica en origen, condición previa indispensable en la fabricación de compost exento de riesgos para la salud pública y el medio ambiente.




Visitantes conectados: 479