La Delegación de Agricultura responsable de la muerte de un lince

Ecologistas en Acción considera que la Delegación de Agricultura de Ciudad Real es responsable de la muerte de un lince ocurrida la semana pasada en una caja trampa para control de predadores.

La organización ecologista pide una investigación en profundidad del caso a la Fiscalía y que la Dirección General de Montes y Espacios Naturales depure responsabilidades y tome medidas inmediatas contra el uso de métodos de control de predadores.

La lamentable muerte de un lince hembra acaecida la semana pasada al ser capturada en una caja trampa en una finca de Castellar de Santiago, Ciudad Real, no es responsabilidad exclusiva del titular del coto caza. La nefasta actuación de la Delegación de Agricultura de Ciudad Real de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ha sido, a juicio de Ecologistas en Acción, el desencadenante de una desgracia que se veía venir.

Desde hace tiempo en Ciudad Real se viene autorizando el uso de métodos de control de predadores como cajas-trampa y lazos sin seguir las condiciones que exige la normativa ni las prescripciones emanadas de la Dirección General de Montes y Espacios Naturales. Entre ellas, se encuentra la exigencia de no permitir el uso de cajas trampa, dado el bajo nivel de selectividad y eficacia que muestran en la captura de zorros, y la de evitar métodos de control, como las propias cajas trampa y los lazos, en zonas donde pueda haber lince, en especial en las zonas críticas delimitadas por el Plan de Recuperación.

Desoyendo estas indicaciones desde el Servicio Provincial de Caza de Ciudad Real se han dado autorizaciones para instalar cajas trampa y lazos, y se ha puesto en marcha un protocolo propio. En concordancia con este modo de actuar, a la finca en la que ha aparecido el lince muerto se le habrían concedido en años precedentes autorizaciones para instalar cajas-trampa, estando la solicitud para este año en tramitación. También, al parecer, la Delegación ya habría supervisado la ubicación en la que se iban a disponer las cajas-trampa. Faltaba por tanto sólo un paso para que la finca contase con el permiso y éste seguramente le habría llegado de no ocurrir la muerte del lince.

Esto, junto con el hecho de que el lince portaba un emisor, explica en buena parte la reacción del titular de la finca y de los guardas al notificar el suceso a pesar de su gravedad. Actuaron convencidos de que no había ocurrido más que un accidente en un procedimiento habitual, dando aviso de la captura y muerte de una especie no objetivo en la caja trampa. Esta actitud de la finca es de agradecer y reconocer, pero no rebaja la gravedad de los hechos.

El empleo de cajas trampa y lazos está extendido a lo largo y ancho de Sierra Morena, Campo de Montiel, y resto de comarcas de Ciudad Real y provoca la captura de quien sabe cuantos linces y otras especies amenazadas. Y es así desoyendo la normativa, las circulares de la Dirección General, las directrices del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino y los estudios científicos, algunos encargados por la propia Junta de Castilla-La Mancha.

Ha llegado el momento de exigir responsabilidades y de que se tomen medidas que frenar esta situación que impide la recuperación del lince ibérico y que esquilma las poblaciones de otras especies predadoras amenazadas.

Ecologistas en Acción pide a la Fiscalía de Medio Ambiente que investigue el caso hasta sus últimas consecuencias, valorando no sólo la autoría de los hechos, sino, muy especialmente, las conductas de quienes desde la Delegación de Agricultura han facilitado por acción o por omisión la muerte del lince. Asimismo exige de la Dirección General de Montes y Espacios Naturales una directriz inmediata y taxativa que elimine el uso de cajas trampa de Castilla-La Mancha, que no sólo se autorizan en Ciudad Real, una investigación interna que depure responsabilidades y que instaure una moratoria en la concesión de autorizaciones para métodos de control de predadores hasta que se pueda garantizar el cumplimiento de la ley en este asunto.

En todo caso, Ecologistas en Acción exhorta a la Delegación de Ciudad Real y a la Dirección General de Montes y Espacios Naturales a que den una explicación completa de los hechos y circunstancias en que los mismos se han desarrollado y de las medidas que se van a adoptar para que no vuelvan a repetirse.




Visitantes conectados: 390