Ilegalidad de las terrazas-discotecas en la Ciudad de Sevilla

¡Ya está bien de pasteleo!

Ante el anuncio del alcalde de que intentará “solucionar” la alegalidad de las terrazas-discoteca, Ecologistas en Acción se teme un “traje a medida”.

Ecologistas en Acción pide al Ayuntamiento y a la Consejería de Cultura que, en defensa del interés común, actúen decididamente contra los establecimientos y usos que menoscaban el espacio público y los parques de Sevilla; y aún más si son patrimonio cultural. Y que acaben así con tantas acciones y omisiones indignas e indignantes. Para lo que resulta imprescindible averiguar cómo ha sido posible y quiénes han sido los responsables de tanta inacción en el pasado.

Ecologistas en Acción se congratula por la decisión municipal de precintar la terraza-discoteca que ha venido usurpando la Avda. de Perú hace varios veranos. Pero lamenta que ésta haya llegado tras años sin actuar. Años de inhibición y connivencia desde las administraciones no sólo hacia este establecimiento concreto sino hacia la problemática general de la veintena de terrazas-discoteca de Sevilla, todas incumplidoras de la normativa. Algo que era evidente pero que ahora han reconocido abiertamente desde la propia asociación empresarial de estos negocios.

Por eso nos produce inquietud que el alcalde ayer, tras expresar su deseo de "dar oportunidades a cualquiera que quiera crear empleo", prometiera a los propietarios de estos establecimientos "tratar las deficiencias" normativas que haya y "corregirlas"; asegurando que "tendremos que dotarnos de la normativa que sea necesaria”, que le gustaría fuera “clara y concisa”; y que “para eso no hay mejor manera de obtenerlo que de la mano del sector”. Porque, ¿eso en qué se traduce?: ¿”relajo” de la normativa?; ¿o simplemente seguir mirando para otro lado?... Si a los únicos que atiende el Ayuntamiento es a los empresarios del sector, ya cabe esperar qué podrá salir de ahí.

En cuanto al establecimiento que ha “secuestrado” la Av. de Perú, ha hecho gala durante años de un singular descaro e impune apropiación ilegítima e ilegal del espacio público; y ello, además, en el ámbito protegido del Parque de María Luisa. Así, lo ha utilizado como aparcamiento ilegal, “salón al aire libre” con camas balinesas y otro mobiliario, elefantes, barras de bebidas; altavoces amarrados con alambre y cadenas a las columnas de mármol del lugar; focos e instalaciones eléctricas fijados con puntillas, tornillos y alambres al arbolado; almacén;,... además de contaminar visualmente ese espacio con la colocación de distintos carteles, vallas publicitarias, etc.

Ecologistas en Acción le pide al alcalde que, antes de modificar normativa alguna, se investiguen los hechos en profundidad. Porque resulta muy sospechoso que, justo cuando los funcionarios fueron a precintar este establecimiento, éste apareciera cerrado, en contra de lo habitual. Y llama la atención que este establecimiento haya cometido tantas y tan reiteradas irregularidades con casi total impunidad, contra normas como el Decreto 78/2002 de la Junta, que impide poner música; o la Orden de 25 de marzo de 2002, que regulan los horarios de los establecimientos públicos en Andalucía; amén de una larga lista de leyes, ordenanzas y cartas y tratados internacionales que ha venido burlando todos estos años. ¿Qué fue de cada una de las denuncias interpuestas en este tiempo al respecto?

También habría de investigar la intervención de este establecimiento sobre la fuente situada en el espacio usurpado, porque nos tememos haya sido al margen de los procedimientos de autorización exigibles. Por ello, también solicitamos a la Consejería de Cultura que abra expediente a raíz de lo revelado por los medios de comunicación y que, en su caso, imponga la sanción que corresponda.

Por su importancia, Ecologistas en Acción también considera de mucho interés que se averigüe cuántas de las 56 personas que ahí trabajan, según su propietario, están dadas de alta en la Seguridad Social y tienen contratos legales trabajo. Y saber a dónde han ido a parar los 8.700 euros al mes que, según este empresario, ha estado pagando durante los últimos años al Ayuntamiento.

Por desgracia, este tipo de actuaciones, esta forma de actuar son extensibles a muchos, si no a todos los demás establecimiento del ramo, como ha revelado este mismo empresario, en una denuncia insólita. Que viene a evidenciar la ausencia de control público, más allá del cobro de tasas, en acciones que atentan contra el interés general por perjudicar el libre acceso y disfrute del espacio público, al arbolado y a un patrimonio cultural relevante; no ya porque lo diga nuestra asociación, sino por haber adquirido éste el mayor de los reconocimientos legales.

Ecologistas en Acción ha llevado a cabo una infatigable labor de denuncia de prácticas abusivas relativas al uso de las terrazas de verano, y que desde al menos el año 2005 venimos poniendo en público conocimiento, sin obtener respuesta. Por esta razón, Ecologistas en Acción reprocha la pasividad, en algunos casos dejadez extrema, así como la vista gorda y/o amiguismo que ejercitaron el anterior alcalde y su equipo de gobierno en relación a tales prácticas, como incluso se denunció en diversos artículos de prensa. No entenderíamos ni consentiríamos que el nuevo gobierno siguiera con las mismas prácticas.

Ecologistas en Acción espera del Ayuntamiento una actuación coherente con el interés general, poniendo fin de una vez a los flagrantes abusos habituales en el proceder de los propietarios de estos establecimientos, que campan a sus anchas y se apropian ilegalmente del espacio publico, haciendo un uso privativo del suelo, llegando a convertirlos en verdaderos “decorados de película” particulares.




Visitantes conectados: 450