Atentado al patrimonio arquitectónico de Alcázar de San Juan

© Lanzadigital

El “Chimeneón de Los Peñuela” ya es un recuerdo. La noche del pasado 16 de septiembre, en lo que cabe denominar de desprecio a la historia y cultura de la población ferroviaria, fue hecho escombros por orden del ayuntamiento. Su demolición acontece después de presentar Los Verdes-Grupo Verde una solicitud de paralización de derribo y catalogación de Bien de Interés Cultural (BIC). A las pocas horas ya no
estaba.

El chimeneón tenía una altura de 24 metros. Como tantas chimeneas del
siglo pasado, servía para evacuar los gases de la combustión del alcohol en los procesos de destilación.Se hallaba en un solar abandonado, pendiente de un plan de regeneración urbanística consistente en la construcción de cien viviendas, una nueva chimenea y una zona de esparcimiento.

El propietario de los terrenos encargó un estudio técnico donde se pedía el derribo, en pro de la seguridad pública, por “peligro de hundimiento”. El ayuntamiento, con el concejal de Urbanismo al frente, el Sr. Ángel Montealegre, se basó en el estudio parcial presentado por el propietario para tomar la increíble decisión de tirar la chimenea. Sin embargo, el experto Diego Peris argüía en un extenso artículo que, exceptuando unas pocas fisuras, el estado de éste superviviente del pasado industrial de Alcázar de San Juan era, en toda regla, aceptable.

El nuevo gobierno municipal (PP y CxA) se burla de la resolución
adoptada por unanimidad en un pleno municipal de 2003, llamando a la declaración de BIC de las chimeneas de bodegas. También de la legislación (Texto Refundido de la LOTAU, Ley de Patrimonio Histórico de Castilla–La Mancha) que encomienda a las administraciones públicas –con protagonismo de las locales– a arbitrar las medidas encaminadas a una protección efectiva de bienes muebles e inmuebles catalogados ( o con expedientes de tramitación incoados) ante cualquier transformación urbanística o deterioro de aquéllos. La amnesia del alcalde y del concejal de Urbanismo es clamorosa, si echamos mano a las hemerotecas, con contundentes promesas de respetar el viejo chimeneón.

Ecologistas en Acción de Ciudad Real ha elevado al gobierno local una
queja y pide a la Dirección General de Cultura de Castilla–La Mancha que depure responsabilidades por un presunto delito contra el patrimonio tecnológico y fabril de Alcázar de San Juan.

Reconocemos la campaña emprendida por Los Verdes en la defensa del
chimeneón, expresando nuestra solidaridad, tras el impacto que ha supuesto la desaparición de todo un emblema de la ciudad por el hambre de poder de unos dirigentes que no han comenzado con buen pie.




Visitantes conectados: 245