Castilla-La Mancha abandona a su suerte a la Reserva de la Biosfera de La Mancha Húmeda y a las Tablas de Daimiel

Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF denuncian la retirada por parte de la Junta de Castilla-La Mancha de la propuesta de delimitación y zonificación de la Reserva de la Biosfera de la Mancha Húmeda. Según las ONG, esto supondría que enclaves únicos como el PN Tablas de Daimiel dejara de ser Reserva de la Biosfera.

En una decisión sin precedentes, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha (JCCLM) ha dado la espalda a la Reserva de la Biosfera de La Mancha Húmeda. Esta acción pone en serio riesgo el futuro del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel y puede provocar la descatalogación de la Reserva por parte de la UNESCO.

En la reunión del Comité Español del Programa MaB celebrada el pasado lunes 3 de octubre, la Dirección General de Montes y Espacios Naturales de la JCCLM comunicó que retiraba la propuesta de delimitación y zonificación de la RB de la Mancha Húmeda. En la reunión anunció que no avanzarían una nueva propuesta “hasta que no se regularizasen los pozos (en el acuífero 23) y se solucione el problema del agua”. Además, anunció que se pondrían en contacto con la Confederación Hidrográfica del Guadiana para conseguir este objetivo. Ante las preguntas del Comité, la Dirección General responsable no quiso contestar si con el término ‘regularización’ quiso decir ‘legalización’.

De esta manera, se echaban por tierra dos años de trabajo de administraciones, técnicos, científicos y organizaciones ecologistas que en el seno del Comité MaB pretendían dar respuesta a uno de los requerimientos que la Unesco había establecido como básico para poder archivar el expediente abierto a España [1] por haber desatendido sus compromisos de protección y gestión de la Mancha Húmeda. Además, la Comisión Europea ha abierto otra queja contra España por la mala gestión de los acuíferos que alimentan a los numerosos humedales protegidos de la Reserva de la Biosfera.

Para las organizaciones ecologistas, el paso dado por la Junta de Castilla-La Mancha es equivocado, pues no se puede condicionar el desarrollo de este espacio protegido con el proceso de regularización de pozos en el acuífero 23. Esa forma de actuar es irresponsable y da alas a quienes presionan para que se les autoricen las extracciones ilegales de agua que hipotecan el futuro de los humedales de la zona.

Por el contrario, para las ONG, apostar por la Reserva de la Biosfera supone una gran oportunidad para dirigir inversiones hacia el uso sostenible del agua, como son optimizar la eficiencia en los sistemas de riego y reducir a la mitad el volumen de agua usado para el regadío, actuaciones previstas en el Plan Especial del Alto Guadiana y en plena consonancia con la Directiva Marco del Agua. A la vez, el gobierno regional debería incentivar el secano en la zona y aportar una imagen de marca de productos agrícolas sostenibles diferenciados.

Las ONG exigen que la Junta rectifique y prosiga con la aprobación de la delimitación, zonificación y aprobación del plan de gestión del lugar, como paso previo a la mejora ambiental de la zona y para abrir la posibilidad de aspirar a los fondos que el Estado tiene para invertir en las Reservas de la Biosfera. El futuro de La Mancha Húmeda pasa por resolver el problema de la sobreexplotación del agua con un modelo de desarrollo rural compatible con sus valores naturales, no abandonar la Reserva de la Biosfera a su suerte.




Visitantes conectados: 338