El ozono troposférico, un año más preocupante

Ecologistas en Acción de Guadalajara ha comenzado a realizar un seguimiento pormenorizado de los niveles de ozono troposférico en nuestra provincia, a través de la Red de Control y Vigilancia de la Calidad del Aire, que la Consejería de Medio Ambiente lleva a cabo en dos estaciones: Guadalajara y Azuqueca de Henares. Pueden conseguir los datos en:

www.jccm.es/medioambiente/rvca/ultimosdatos.htm

Desde el pasado 16 de mayo de 2005, se han superado los umbrales de protección a la salud (120 microgramos por metro cúbico) 8 días, en diferentes franjas horarias, sobre todo entre las 13 horas y las 20 horas, tanto en Guadalajara como en Azuqueca. Asimismo se ha dado un caso de superación del Umbral de Información a la población el pasado martes 24 de mayo de 2005, entre las 14 h. y las 15 h. en Guadalajara.

Estos datos nos demuestran un año mas que nuestra calidad de vida durante los meses estivales se verá mermada por los graves problemas de salud que conlleva la respiración de ozono troposférico.

El año pasado Azuqueca superó lo umbrales de ozono en 6 ocasiones, una de ellas del alerta. Guadalajara durante el 2004 registró 3 superaciones del umbral de información a la población.

Desde Ecologistas en Acción consideramos que se debería registrar e informar de las superaciones del umbral de protección a la salud, superado prácticamente todos los días desde mayo hasta septiembre, y que es el responsables de muchas enfermedades de las vías respiratorias.

También hemos solicitado una reunión con la Concejal del Ayuntamiento de Guadalajara, Araceli Martínez, para trasladarle nuestra preocupación y solicitar que se establezca el dispositivo informativo que se desarrollo el año pasado, se incluyan en los paneles informativos de Guadalajara los datos del ozono troposférico, y se relance la campaña informativa para que la población tenga constancia de este fenómeno y tome las medidas preventivas para evitar que se superen los umbrales, asi como para evitar la inhalación de este gas en caso de superaciones.

OZONO TROPOSFÉRICO

El ozono troposférico es un contaminante de los conocidos como secundarios. Se genera gracias a la presencia de otros contaminantes en la atmósfera, principalmente óxidos de nitrógeno. Estos compuestos reaccionan entre sí en presencia de la radiación solar; con temperaturas elevadas, propias de los meses de verano, alcanzando los niveles más altos en los meses de mayo a septiembre, salvo en circunstancias especiales.

En la legislación vigente hasta el año 2003, y ya derogada, (Directiva 92/72/CEE, traspuesta en el Real Decreto 1494/1995; La Directiva 2002/3/CE relativa al ozono en el aire deroga a la 92/72/CE el 3 de septiembre de 2003) se establecía una serie de valores umbrales para la concentración en la atmósfera de este contaminante:

Umbral Valor Periodo de referencia
Protección a la salud 110 µg/m3 Valor medio móvil de 8 horas.

Calculado cuatro veces al día, sobre la base de 8 valores horarios, comprendidos entre las 0 - 8 h., 8 - 16 h., 12 - 20 h. y 16 -24 h.

Protección a la vegetación 200 µg/m3 1 hora
Protección a la vegetación 65 µg/m3 24 horas
Información a la población 180 µg/m3 1 hora
Alerta a la población 360 µg/m3 1 hora

Nota: Umbrales de ozono según R.D. 1494/1995

Actualmente, tras la aprobación de la Directiva 2002/3/CE, de 12 de febrero, y a su correspondiente transposición en el R.D. 1796/2003, de 26 de diciembre, relativa al ozono en el aire ambiente se aplica esta nueva normativa. En ella se varia algún umbral de protección a la salud y se introducen nuevos estandares de calidad del aire para ozono a medio y largo plazo:

De acuerdo al R.D. 1796/2003, los umbrales para el ozono como contaminante atmosférico son los siguientes (valores actualmente en vigor):

Umbral Valor Periodo de referencia

Umbral de información a la población 180 µg/m3 Promedio horario

Umbral de alerta a la población 240 µg/m3 Promedio horario. Para los planes de acción inmediata se evalúa durante 3 horas consecutivas.

Protección a la salud 120 µg/m3 Media móvil octohoraria sin recuperación máxima de cada día, no podrá superarse más de 25 días por cada año civil de promedio en un periodo de 3 años.

Protección a la vegetación AOT40 = 6.000 µg/m3 h Valores horarios de mayo a julio.

Protección de los bosques AOT40 = 20.000 µg/m3 h Valores horarios de abril a septiembre

Daños a los materiales 40 µg/m3 Año civil

La AOT40 se calcula para el periodo de mayo a julio con las medias horarias de todos los días de 8:00 a 20:00. Media de la diferencia de los valores mayores de 80 µg/m3 y 80 µg/m3

¿QUÉ ES EL OZONO?

El ozono es un gas incoloro, invisible y de olor agradable, formado por tres átomos de oxígeno (O3), al contrario que el oxígeno que respiramos, formado por sólo dos átomos de oxígeno (O2). Esta molécula de ozono tiene una fuerte tendencia a desprenderse de uno de los átomos de oxígeno, cediéndolo a otros compuestos, por lo que se trata de un compuesto muy reactivo.

EL OZONO COMO CONTAMINANTE

El Ozono en la capa estratosférica, entre los 20 y 50 km de altura, está formándose y destruyéndose constantemente absorbiendo las radiaciones ultravioleta (UV) que llegan desde el sol. El ozono a esta altura forma lo que se conoce como "Capa de Ozono" y es claramente beneficioso. Sin embargo, este ozono estratosférico poco o nada tiene que ver con el ozono que se puede encontrar a nivel superficial o troposférico, donde se convierte en un contaminante atmosférico peligroso que hay que evitar.

A nivel troposférico el ozono se convierte en una molécula extremadamente reactiva que tiende a oxidar a otros compuesto, con lo que, a determinadas concentraciones, tiene efectos corrosivos sobre ciertos materiales e irritantes sobre las mucosas y tejidos de los seres vivos.

El ozono existe de una forma natural en la troposfera debido a determinadas incursiones de la estratosfera y a los procesos naturales que tienen lugar en la biosfera a partir de la emisión de óxidos de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles procedentes de la vegetación, procesos de fermentación y volcanes. Sin embargo, este ozono en ningún momento alcanza una concentración peligrosa. Es por las emisiones producidas de forma artificial cuando el ozono se puede convertir en un problema de contaminación atmosférica grave.

¿CÓMO SE PRODUCE LA CONTAMINACIÓN POR OZONO?

El Ozono (O3) no se emite directamente por ninguna fuente contaminante de emisión, sino que se forma en la atmósfera por la reacción de contaminantes primarios. Es lo que se denomina un contaminante secundario.

En la troposfera el ozono se genera y destruye a partir de reacciones químicas en las que intervienen contaminantes primarios tales como, NO2, NO y compuestos orgánicos volátiles (COVs), ante la presencia de oxígeno (O2), una fuerte y constante radiación solar (en una longitud de onda de 295 a 430) y altas temperaturas. La modificación de alguno de estos factores se traduce en un incremento o disminución del ozono, pudiendo alcanzarse altas concentraciones de este contaminante. La reacción típica con los óxidos de nitrógeno es:

En estas reacciones un incremento de la radiación solar provocaría un aumento de la producción de ozono, así mismo, introducir contaminantes como los compuesto orgánicos volátiles, da lugar a la generación de radicales libres que son capaces de interactuar con los óxidos de nitrógeno sin que se produzca destrucción del ozono, lo que aumenta su concentración. Pero sobretodo es el aumento en la generación de óxidos de nitrógeno, de origen antropogénico, la que provoca que la reacción se desplace y se aumente la concentración de ozono.

Se observa pues que la reacciones de generación de ozono en la atmósfera son complejas y, en ocasiones, la reducción de uno de los precursores no lleva necesariamente a la reducción del ozono generado, pudiendo llegar incluso a aumentarlo. Es necesario pues actuar conjuntamente sobre todos los contaminantes primarios para prevenir la generación de ozono.

¿QUÉ SON LOS UMBRALES DE OZONO?

El ozono en el aire ambiente se mide en microgramos por metro cúbico de aire (µg/m3). Pero la afección de este contaminante viene dada no sólo por su concentración, sino también por el periodo de tiempo en el que ésta se produzca (duración) y por el receptor de dicha contaminación (seres vivos, vegetación o materiales).

El Real Decreto 1976/2003, de 26 de diciembre, relativo al ozono en el aire ambiente, que incorpora la Directiva 2002/3/CE, establece una serie de umbrales de protección, informacion y alerta establecidos como valores orientativos que marcan el límite superior de lo que serían los valores deseables para la protección de la salud, la vegetación o los materiales.

Umbral de información: Nivel medio de 180 µg/m3 durante 1 hora.
Umbral de alerta a la población: Nivel medio de 240 µg/m3 durante 1 hora.
Umbral de protección de la salud: Nivel medio de 120 µg/m3 durante 8 horas.
Umbral de protección de materiales: Nivel medio de 40 µg/m3 durante 1 año.
Umbral de protección de la vegetación: AOT40= 6000 µg/m3 entre mayo y julio.
Umbral de protección de bosques: AOT40= 20.000 µg/m3 entre abril y septiembre.

Son los umbrales de información y de alerta a la población los que de una forma más inmediata pueden afectar a la población, estando condebidos como valores a partir de los cuales podrían darse efectos adversos sobre la salud de las personas. La superacion de estos umbrales da lugar a lo que generalmente se denomina como "Episodios de ozono".

¿CUÁNDO SE SUELEN PRODUCIR LOS EPISODIOS DE OZONO?

Los Episodios de ozono se producen en aquellas situaciones en las que los componentes principales, precursores del mismo, están presentes de una manera más cuantiosa. El principal de ellos es la radiación solar, así, la gran mayoría de los episodios se producen durante los meses de verano y primavera, ya que es durante esta epoca donde se producen los máximos de temperatura y radiación solar.

La presencia de contaminantes primarios resulta también de vital importancia. Estos vienen generados por la industria y, en mayor medida y en grandes aglomeraciones urbanas, por el tráfico rodado, que emite grandes concentraciones de óxidos de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles (procedentes de la mala combustión y evaporación de combustibles).

En el caso de Castilla-La Mancha las mayores concentraciones de ozono se pueden llegar a alcanzar a primeras horas de la tarde (entre las 13:00 y las 19:00 horas), salvo el caso de la población de Puertollano que, por sus características propias (geográficas e industriales) suele experimentar las mayores concentraciones de ozono durante las horas de la mañana (entre las 9:00 y las 13:00 horas).

¿CÓMO SE SABEN LOS NIVELES DE OZONO ALCANZADOS?

La Red de Control y Vigilancia de la contaminación atmosférica de Castilla-La Mancha lleva a cabo importantes actividades en relación al ozono al objeto de garantizar la fiabilidad de las medidas y proteger a la población de posibles exposiciones a concentraciones elevadas de ozono.

La técnica de medida de referencia para la medición de ozono establecida por la Unión Europea es la denominada "Absorción Ultravioleta". Sin embargo esta técnica presenta un cierto nivel de interferencias con determinados hidrocarburos en el aire que absorben la misma frecuencia que el ozono, aspecto este que podría aumentar de forma engañosa las medidas de ozono en determinadas zonas, como la de Puertollano. Por ello, la Red de Vigilancia de Puertollano dispone de equipos que miden en paralelo el ozono por una técnica analítica diferente (Quimiluminiscencia), que permite cuantificar en todo momento los causantes y la magnitud de la interferencia.

Los datos de ozono de Castilla-La Mancha, al igual que los del resto de contaminantes, se actualizan de forma horaria a través de internet, estando a disposición del público los últimos datos horarios recogidos por la red para cada contaminante y en cada una de las ocho estaciones de las que se disponen actualmente.

En caso de episodios de contaminación por ozono que superen los valores umbrales establecidos por el Real Decreto 1976/2003, de 26 de diciembre, la Red de Control y Vigilancia dispone de un protocolo de actuaciones destinado a garantizar la correcta información a la población, mediante la comunicación a diferentes medios como: Policía local, medios de comunicación, ayuntamiento, etc. Dicho protocolo contempla incluso un protocolo informativo de comunicación con las empresas, destinado a conocer el estado de las emisiones y de las industrias cercanas que pudieran intervenir de forma indirecta en el episodio.

La última iniciativa a este respecto se ha llevado a cabo en Puertollano, cuyos ciudadanos tienen la posibilidad, previa solicitud a la autoridad pertinente, de recibir en su propio teléfono móvil, mediante mensaje corto de texto, la información sobre las superaciones detectadas en su localidad.

LA SALUD Y LOS NIVELES DE OZONO ¿QUÉ HACER?

Como bien se ha comentado en apartados anteriores, el ozono es una molécula muy reactiva, altamente oxidante, que resulta tóxica a elevadas concentraciones. El aparato respiratorio es el mayor perjudicado por las altas concentraciones en el aire ambiente, aunque la afección a las personas, y por lo tanto los síntomas que se experimenten, dependen de la distinta sensibilidad de estas al contaminante y del nivel y tiempo de exposición.

Un aumento en las concentraciones normales de ozono puede afectar a las personas provocando diferentes síntomas, aunque, por lo general, los mísmos difícilmente se distinguen de las perturbaciones generales del estado de la salud generadas por otras causas. Es decir, un aumento significativo en las concentraciones normales de ozono puede afectar en primer lugar a los grupos de población más sensibles, denominados "Grupos de riesgo", y especialmente a enfermos de corazón y pulmón.

Los primeros síntomas se traducen en problemas respiratorios y empeoramiento del asma, pudiendo producirse ligeras irritaciones de las mucosas del sistema respiratorio que provocan tos y garganta seca. Aumentos de concentraciones pueden llegar a provocar un empeoramiento de la función pulmonar, malestar general, dolor de cabeza, disminución del rendimiento, etc.

Mayores concentraciones, de aproximadamente 240 µg/m3, nivel al que está establecido el umbral de alerta, han permitido observar casos en los que se producen, además de los síntomas anteriores, nauseas, dolores pectorales al inspirar profundamente y disminuciones temporales de la capacidad pulmonar. Por encima de estos niveles se ha observado también inflamaciones pulmonares, hiperreactividad de las vias respiratorias y deterioro de la función pulmonar. Además, la exposición prolongada a altas concentraciones de ozono puede alterar el sistema inmunológico del aparato respiratorio, haciendo a las personas más susceptibles a las infecciones del mismo.

Los grupos de riesgo, sobre los que un aumento en la concentración de ozono en el aire ambiente podría resultar más peligrosa, representan aproximadamente un 10% de la población total y son:

Personas con afecciones respiratorias: Las personas con enfermedades crónicas respiratorias como el asma y la bronquitis, con la capacidad pulmonar reducida, de avanzada edad o con la capacidad inmunológica reducida, puden experimentar un agravamiento de los síntomas habituales por el aumento en la concentración de ozono.

Adultos que realicen actividad física en el exterior:

Aquellas personas que realizan actividades física intensas en el exterior, en las que se pueda producir fatiga, respiran más rápido y más profundamente, aumentando las dosis recibidas por el ozono. Ello implica un aumento considerable en la exposición con el consecuente aumento en la afección.

Niños: Dadas las épocas en las que se suelen producir las superaciones, los niños son uno de los grupos con más riesgo a la exposición, dada la multitud de actividades físicas al aire libre que suelen realizar.

Personas sensibles: Existen determinadas personas que, por causas aún desconocidas, experimentan una mayor sensibilidad al ozono, viendose afectadas por el aumento en las concentraciones de este contaminante.

Estas personas, ante la comunicación de un episodio de contaminación por ozono, deben evitar la realización de esfuerzos físicos prolongados al aire libre, previniendo el contacto con agentes alergénicos (polvo, pólen, etc) en caso de tener asma.

¿CÓMO SE DISMINUYEN LOS NIVELES DE OZONO?

Una vez producido el episodio de ozono, las posibilidades de conseguir una reducción significativa a corto plazo, adoptando medidas correctoras, son mínimas, dadas las reacciones que lo provocan y la propia inercia de las mismas. Sin embargo, si es posible adoptar ciertos hábitos, por parte de la población, que lleven a la prevención de los niveles alcanzados . Estos hábitos son:

Usar medios de transporte colectivos, o no contaminantes (bicicleta o caminando), evitando además desplazamientos inecesarios y/o aprovechando el mismo coche para varias personas. Esto permitiría reducir las emisiones por el tráfico rodado, máximas responsables, en la mayoría de las ocasiones, de la emisión de óxidos de nitrógeno.

Ahorrar energía en el hogar y en el trabajo, utilizando de manera moderada el aire acondicionado, lo que evitaría la emisión de grandes cantidades de óxidos de nitrógeno a la atmósfera por parte de las centrales de generación eléctrica.

Evitar la realización de actividades que puedan emitir compuestos orgánicos volátiles, como la utilización de pinturas y disolventes que no sean de base acuosa, el repostaje de vehículos, etc, sobretodo durante las horas centrales del día.

Realizar un mantenimiento correcto de los vehículos y disponer en los mismos de un catalizador regulado podría disminuir la emisión de hidrocarburos y de óxidos de nitrógeno durante el funcionamiento de los mismos.




Visitantes conectados: 609