Agricultura permite campeonato regional de caza con galgo en un coto con veneno

Durante este fin de semana se ha celebrado en la localidad toledana de Gerindote unas pruebas clasificatorias para el Campeonato Regional de caza con galgos. Este hecho no hubiera tenido la mayor trascendencia de no ser porque se ha realizado en terrenos de un coto de caza sobre el que pesaba hasta hace unos días la suspensión de la actividad cinegética por uso de veneno.

En efecto, esta competición cinegética se ha desarrollado en el coto Casa Nueva de Gerindote (Toledo) en el cuál se ha registrado recientemente una de las mayores matanzas de rapaces causada por el veneno en España y en el que la persecución ilegal de todo tipo de predadores viene siendo una práctica conocida desde hace más de 10 años.

De hecho, la Delegación de Agricultura de Toledo había adoptado como medida cautelar la suspensión del acotado, a la par que se abría un expediente sancionador por falta muy grave y una causa penal por delito contra la fauna. Incluso el Consejo Provincial de Caza se había pronunciado por unanimidad por el cierre del acotado por un periodo de dos años.

Pues bien, en una decisión que incumple flagrantemente el Plan Regional de Lucha contra el uso de Cebos Envenenados de Castilla-La Mancha, Agricultura ha levantado las medidas cautelares, sin adoptar otras nuevas en el marco de un expediente de medidas restauradoras del gravísimo daño infligido al medio ambiente, y con ello, ha dado lugar a que no sólo se esté practicando la caza en el coto, agravando el daño ambiental, sino que además se realicen campeonatos de gran difusión pública.

Ecologistas en Acción considera que la acción de Agricultura es irresponsable y pone en duda la voluntad de actuar contra el veneno en Castilla-La Mancha, no ya con la contundencia que exigen casos tan graves como el de Gerindote, sino simplemente con las leyes en la mano.

Exigimos una investigación de las circunstancias que han dado lugar a que se cace y se celebre el campeonato regional de caza con galgos en un coto con venenos. Sin duda, la actuación de Agricultura en Toledo perjudica y mucho la difícil persecución del uso de venenos en los cotos de caza y arroja un manto de duda sobre la capacidad de la Administración Regional para actuar correctamente en según qué expedientes.

Recordemos que fue el pasado mes de agosto cuando agentes medioambientales descubrían en la finca La Casa Nueva en Gerindote (Toledo) más de treinta cadáveres de rapaces, entre ellas un águila imperial y cuatro milanos reales- especies catalogadas en peligro de extinción, además de águilas ratoneras, milanos negros y varios animales domésticos. Los análisis toxicológicos han confirmado el envenenamiento de distintos ejemplares mientras que otros animales presentaban disparos. El pasado 5 de octubre el Consejo Provincial de Caza de Toledo aprobaba por unanimidad la suspensión de la actividad cinegética en el acotado y a la vez el Seprona trasladaba denuncia a los Juzgados de Torrijos en la que se imputaba al responsable del coto.




Visitantes conectados: 424