Coherencia a la administración ante la crisis de la Chirla

La situación del caladero es crítica, no hay chirla de talla legal y continuar faenando significará su colapso.

Ecologistas en Acción, Oceana y WWF piden a la administración responsabilidad con un caladero sobreexplotado y en el que se ha pescado ilegalmente el doble de lo declarado

Las organizaciones Ecologistas en Acción, Oceana y WWF han hecho hoy un llamamiento a las Administraciones públicas y partidos políticos para que escuchen el consejo de los científicos y no cedan ante las presiones del sector de la chirla en el Golfo de Cádiz. La crítica situación en el caladero ya llevó a un cierre de la pesca durante seis meses en 2011, periodo declarado insuficiente por los científicos.

Ante la crisis del stock de chirla, la flota de draga hidráulica de Huelva y Cádiz solicita que se flexibilicen las medidas de gestión, incrementando el número de horas de pesca, disminuyendo la talla mínima de 25 a 24 mm y abriendo zonas protegidas de la Reserva de Pesca del Guadalquivir. Según el Instituto Español de Oceanografía, estas reivindicaciones, de ser apoyadas por la Administración, conllevarían al hundimiento de la pesca de esta especie.

Ecologistas en Acción, Oceana y WWF instan a la Junta de Andalucía, Ayuntamientos, y Parlamento Andaluz, a que “aboguen por una gestión racional, asegurando el cumplimiento estricto de las medidas actualmente en vigor, sin alteraciones, lo que según los científicos recuperaría el caladero”. Asimismo han señalado que si la Junta de Andalucía aceptase las peticiones del sector, “no supondría únicamente el fin del caladero, si no de la propia flota pesquera de la chirla en un futuro próximo”. El apoyo expresado por determinadas entidades públicas, suponen un acto de irresponsabilidad para la viabilidad del recuso y el sector.

Las organizaciones ecologistas, se han mostrado especialmente preocupadas por esta situación, ya que el caladero no soportaría las acciones demandadas por el sector. Además, la apertura de la Reserva de Pesca a la draga hidráulica hipotecaría el futuro de muchas otras especies en el Golfo de Cádiz y no resolvería la situación del sector del bivalvo. Por otra parte, la reducción de talla a los 24 mm no supondría una solución, ya según los datos del IEO, la mayoría de las capturas totales estarían por debajo de esta talla.

También han querido recordar que el sector ha de asumir su responsabilidad en el estado del caladero, debido principalmente al exceso de flota, a la pesca ilegal durante años y a las infracciones constantes de las tallas mínimas establecidas para esta especie. Según investigaciones del IEO, se estima que se ha capturado la misma cantidad de chirla ilegal que declarada, o dicho de otra forma, las capturas reales son el doble de las declaradas por el sector. Solamente, en 2010 se incautaron 10.011 kilos de chirla inmadura en Andalucía, la especie más intervenida en todo el año, y 1.433,8 kilos en el primer semestre de 2011.

Las organizaciones ecologistas reconocen la situación del sector pesquero y se ponen a su disposición para avanzar en nuevas ideas de gestión del ecosistema marino para salvaguardar su futuro y, por tanto, el del recurso.




Visitantes conectados: 147