Un plan de calidad del aire para pedir una prórroga

El Ayuntamiento de Madrid acaba de presentar un plan que más parece un trámite para solicitar una prórroga al cumplimiento de la ley que un intento serio de reducir la contaminación. Además, el plan, en los términos que se ha presentado, vulnera el espíritu de la normativa vigente en cuanto a participación pública en materia de medio ambiente.

El Alcalde Ruiz-Gallardón y la Delegada de Medio Ambiente, Ana Botella, han presentado el Plan de Calidad del Aire 2011-2015. A falta de estudiar en detalle las medidas propuestas, Ecologistas en Acción quiere hacer notar lo siguiente:

  • Se ha esperado prácticamente un año desde que caducó el inoperante plan anterior para presentar el nuevo plan. Y esto no ocurre en un lugar con aire limpio, sino en una ciudad que sigue vulnerando los límites legales de contaminación, en especial para el dióxido de nitrógeno.
  • El plan renuncia a lo que debería ser el verdadero núcleo de una política de lucha contra la contaminación: reducir el tránsito de automóviles. No adopta ninguna de las medidas más ambiciosas de las que plantea el Plan Nacional de Mejora de la Calidad del Aire. Y ello a pesar de que el Ayuntamiento ha justificado varias veces el retraso en la elaboración del plan madrileño a que se dispusiera de las directrices del plan nacional.
  • Se vuelven a recoger medidas que ya se han prometido e incumplido una y otra vez, en especial las referidas a los carriles bici, las ciclo calles, etc.
  • El plan, según han declarado los responsables municipales, servirá para solicitar la prórroga para el cumplimiento de los límites legales de calidad del aire ante la Comisión Europea. Es decir, servirá para que durante casi cinco años más se siga vulnerando el derecho de los madrileños y madrileñas a respirar aire limpio. El Ayuntamiento ha negado los problemas de contaminación durante años, pero ya no ha podido ocultarlo desde que, en 2010, es obligado el cumplimiento de los niveles de dióxido de nitrógeno.
  • En cuanto a las modificaciones del SER, la más barata, sencilla y eficaz sería la de suprimir todas las plazas azules, y que todas ellas pasaran a ser verdes, de residentes. De este modo se desincentivaría realmente el acceso al centro en automóvil, algo que no ocurrirá con las pequeñas e irrelevantes modificaciones que se plantean. Cuando lo que se necesita es una reducción importante del tránsito de vehículos suena irónico ver que se plantean medidas como este incremento del 10% en el precio del aparcamiento.

Por último, Ecologistas en Acción quiere hacer notar que el plan, en los términos propuestos, vulnera el espíritu de la legislación vigente. Efectivamente, el artículo 16 de la Ley 27/2006, de participación pública y de acceso a la justicia en materia de medio ambiente, afirma que estos planes se deben someter a información pública de forma previa, de modo que "El público tenga derecho a expresar observaciones y opiniones cuando estén abiertas todas las posibilidades, antes de que se adopten decisiones sobre el plan", algo que, obviamente, no ha ocurrido, puesto que ya están decididas las líneas maestras del mismo y, una vez más, el proceso de participación pública servirá solo para cubrir un trámite legal.

En definitiva, para Ecologistas en Acción, se trata de un plan que, lejos de pretender reducir de forma decidida la contaminación, trata de conseguir una prórroga para mantener una situación a todas luces insostenible y malsana. Perderemos otros cinco años.




Visitantes conectados: 373