Mueren dos águilas por electrocución en La Janda

Ecologistas en Acción denuncia la muerte por electrocución de un ejemplar de Águila imperial ibérica (Aquila adalberti) y un ejemplar de Águila-azor perdicera (Hieraatus fasciatus) en la finca Las Lomas en La Janda, en el municipio de Vejer de la Frontera.

Ecologistas en Acción lamenta un nuevo atentado contra la fauna silvestre, la muerte de un ejemplar de Águila imperial ibérica (Aquila adalberti) y un ejemplar de Águila-azor perdicera (Hieraatus fasciatus), electrocutadas en un tendido eléctrico en la finca Las Lomas, en la comarca de La Janda, el pasado jueves 15 de diciembre por la tarde. La Consejería de Medio Ambiente (CMA) es la única responsable de este desgraciado incidente, a consecuencia, de que sigue sin poner los medios oportunos para que continúen muriendo rapaces en grave peligro de extinción, como es el soterramiento de las líneas de alta tensión que se encuentran en todo el ámbito de dispersión. La mala gestión y desidia en solventar estos incidentes, por parte del Consejero de Medio Ambiente, José Juan Díaz Trillo, pone de manifiesto que se continúa sin afrontar una de las principales causas de la mortandad de muchas aves planeadores, y muy especialmente de rapaces, la electrocución por tendidos eléctricos. Hay que tener en cuenta, que La Janda es un área de descanso y de invernada, para miles de especies la mayoría migratorias, que van hacia el Continente Africano.

Ecologistas en Acción ha criticado a la Junta de Andalucía en reiteradas ocasiones, y así se le ha hecho saber al propio Consejero de Medio Ambiente, por su ineptitud para ponerse de acuerdo con las compañías eléctricas, en este caso Endesa, para evitar la colisión y muerte por tendidos eléctricos de avifauna en La Janda.

Del mismo modo, los servicios centrales de la Consejería de Medio Ambiente paradójicamente continúan negando facilitar toda información a los diferentes colectivos conservacionistas, de los resultados del número de individuos que mueren en La Janda, por muerte no natural, para buscar las soluciones eficaces.

El Águila imperial ibérica (Aquila adalberti), es la rapaz con el grado de regresión más evidente de todo el territorio español. Las transformaciones del hábitat, las muertes por disparo, las molestias en los territorios de cría durante el período reproductor y por supuesto, la electrocución en los tendidos eléctricos de individuos de todas las edades, son las causas principales de que el número de ejemplares no se recupere.

El Águila-azor perdicera (Hieraatus fasciatus), aunque en Andalucía tiene una población medianamente estable de parejas reproductoras, se encuentra en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, en Peligro de extinción, porque en las dos últimas décadas han sufrido una drástica fragmentación de sus hábitats de distribución, al igual que otros muchos factores no naturales (furtiveo, venenos, electrocución).

Ante esto, Ecologistas en Acción tomará las medidas legales para que este episodio no se repita por culpa de la negligencia de la Administración regional, la Junta de Andalucía, además de exigir la eliminación y/o el soterramiento de todas y cada una de las lineas eléctricas que se ubican en zonas de dispersión de rapaces amenazadas.

Para finalizar, subrayamos que la Junta de Andalucía está vulnerando impunemente el artículo 5.1 del Decreto 5/1999, por el que se establecen las normas para las líneas eléctricas con fines de protección de aves y la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, artículos 325 y 334. Pero además hay que recordar que estas especies tiene cada una de ellas Programas de Conservación que están financiados con dinero público.




Visitantes conectados: 224