La autovía de destrucción de la Alcarría y de la especulación

Ecologistas en Acción de Guadalajara ha presentado alegaciones ante la Dirección General de Calidad Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente, mostrando una firme oposición al proyecto Autovía de la Alcarria (cuyo titular es la Consejería de Obras Públicas de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha) por motivos de insostenibilidad, económicos y ambientales.

Según datos del Colegio Oficial de Ingenieros de Caminos y fuentes de la Dirección General de Tráfico, el desdoblamiento de una calzada, es viable cuando existe un flujo de entre 10.000 y 15.000 vehículos / día, denominado IMD (Intensidad Media Diaria). Curiosamente, esta es la previsión en el horizonte 2030 para esta vía, pero con los datos actuales impresos en el estudio, se reconoce que la IMD entre Guadalajara y Tarancón era, en el 2004, de 5800 vehículos/día, de los cuales 2360 vehículos/día se movían entre Móndejar y Albares. ¿Es viable, económico, racional y sostenible, construir una autovía para esta población y este flujo de vehículos diario? ¿Piensa la Consejería de Obras Públicas que los vecinos y trabajadores que se desplazan entre Mondejar y Albares, lo harán en un futuro por la Autovía?

Ecologistas en Acción considera que se trata de un proyecto cuyo coste ambiental es muchísimo más alto, que la contraprestación social que prestará. El trazado elegido configura una extraña línea que más bien parece ir buscando intereses especulativos que intereses generales. La orografía del terreno es muy complicada, pero tampoco nos sirve como argumento al gran número de curvas que el proyecto contempla, ya que supone más kilómetros, mayor efecto barrera para la fauna y la flora, mayor contaminación y, en definitiva, mayor impacto ambiental. Se trata de modelo insostenible en total contradicción con el cumplimiento de nuestros compromisos con el Protocolo de Kioto.

Y por si fuera poco, existen al día de hoy dos alternativas por carreteras secundarias y menos secundarias que establecen la conexión que se pretende con la Autovía de la Alcarria (Guadalajara-Tarancón). Estas son, Guadalajara, Alcalá, Torrejón, M-45 y N-III hasta Tarancón. Y la segunda opción Guadalajara-Driebes-Leganiel-Barajas de Melo-Huelves y Tarancón, cuyo trazado, este último, suma 85 kilómetros, es decir 20 kilómetros menos que los previstos en la alternativa escogida.

El trazado escogido, con muchas curvas y kilómetros (105 kms.), parece ir buscando los intereses especulativos de algunos municipios: Torija, Yebes, Valdarachas, Loranca de Tajuña, Almoguera, Pastrana, Mondejar, Albares, Leganiel (Cuenca) y Barajas de Melo (Cuenca).

Desde el punto de vista faunístico y botánico, la Autovía arrasará con el quejigar mejor conservado de la provincia, encinas centenarias, en ecosistemas adehesados, especíes endémicas como el albardí en cuanto a la vegetación. La fauna recibirá un impacto negativo en especies esteparias como la avutarda, la ganga o el sisón, y rapaces en peligro de extinción como el águila perdicera, águila imperial o cernícalo primilla, entre otras.

A continuación les remitimos los aspectos mas importantes, donde redundará el efecto negativo de este irracional proyecto.


 1. ASPECTOS BOTÁNICOS

En primer lugar debemos destacar que la traza elegida va suponer la destrucción de los mejores quejigares de la provincia de Guadalajara, y la afección a importantes ejemplares de encinas centenarias dentro de las mejores dehesas conservadas en nuestra provincia. La autovía de la Alcarria tendrá un gran impacto sobre la vegetación de la región.

+ Se van a destruir comunidades vegetales de máxima protección según la legislación europea. (Directiva 92/43/CEE del Consejo, de 21 de mayo de 1992, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres (DOCE núm. L 206, de 22 de julio de 1992).

En concreto, las comunidades denominadas y afectadas son:

- Estepas yesosas: Tramo Tarancón-Barajas de Melo-Leganiel-Mazuecos-Albares y cuestas margoso-yesíferas de Loranca de Tajuña.

- Estepas salinas: Valle del río Calvache, en Barajas de Melo; Cuestas de Leganiel; alrededores del Barranco de la Canaleja donde hay una población de albardín,Lygeum spartum.

- Pastizales terofíticos (Thero-Brachypodietea): Este tipo de pastizal, que goza de protección comunitaria está bien representado en la comarca y, en consecuencia, sus manifestaciones se pueden ver destruidas.

- Encinares: En el tramo entre Albares y Loranca hay buenos ejemplares de encinar, si bien dominan los montes arbustivos. También se pueden encontrar masas arbóreas, tal es el caso de la finca "La Flora", en Albares, lugar en el que se encuentra una de las mejores dehesas de encina de toda la Alcarria. En este punto, en concreto, se pueden ver ejemplares con más de 300 años de edad y que podrían desaparecer.

También existe una buena dehesa de encina entre Loranca y Pozo de Guadalajara (Monte Alcarria), punto en el que aparecen, además, salpicados pies de sabina albar (Juniperus thurifera), especie muy rara en esta parte de la provincia de Guadalajara.

Por último hay buenas masas de encinar en el tramo Pozo-Chiloeches y entre Guadalajara (Yebes) y Torija.

- Quejigares: Sin duda es la formación vegetal más evolucionada de las existentes en la comarca. Además se cuenta en esta zona con representaciones muy bien conservadas, que mantienen una estructura y flora asociada propia de las mejores estaciones.

El trazado previsto entre la estación del AVE en Yebes y Pozo de Guadalajara, atravesará el quejigar próximo a la casa de Valfrío que, sin ningún tipo de dudas, es de los mejores de toda la Península Ibérica. En este quejigar se tiene una masa adulta de quejigo, acompañada de un cortejo florístico muy rico y variado, que cuenta con varias especies únicas en toda Castilla-La Mancha y que, por lo tanto, se encuentran en el Catálogo de Especies Protegidas. (Decreto 33/1998, de 05-05-98, por el que se crea el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de Castilla-La Mancha (DOCM, 15 de mayo de 1998)).

Si se nos permite el símil, este quejigar sería como el Monte del Pardo alcarreño, es decir una representación emblemática de este tipo de bosques dentro del territorio castellano-manchego.

+ En el Estudio de Impacto Ambiental no se hace ningún tipo de referencia a flora afectada por la autovía.

En concreto, no se mencionan las especies incluidas en los catálogos de especies protegidas y que, por tanto, pueden desaparecer. No se identifican dichas especies y, por tanto, no se contempla ningún tipo de medida al respecto.

En este sentido, las áreas más sensibles son las zonas de yesos, que se presentan en el Tramo Tarancón-Albares y las zonas de encinar-quejigar, en el tramo Loranca-Pozo-Chiloeches-Guadalajara.


 2. ASPECTOS FAUNÍSTICOS

La Autovía de la Alcarria, al igual que toda gran infraestructura viaria, supondrá un impacto barrera para la fauna que a medio y largo plaza se verá representado por la afección genética en las especies, cinegéticas y silvestres.

Debemos incidir en que el impacto negativo que ocasionará la obra afectará, sobre todo, a las aves, por la disminución o partición de los diferentes ecosistemas (estepas, dehesas, mosaicos vegetales variados, ...), convirtiendo en irreversible el impacto hacía determinadas especies catalogadas a nivel regional, nacional y europeo. (Decreto 33/1998, de 05-05-98, por el que se crea el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de Castilla-La Mancha (DOCM, 15 de mayo de 1998), Directiva 79/409/CEE del Consejo, de 2 de abril de 1979, relativa a la conservación de las aves silvestres. (DOCE núm. L 103, de 25 de abril de 1979), Directiva 92/43/CEE del Consejo, de 21 de mayo de 1992, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres (DOCE núm. L 206, de 22 de julio de 1992), Ley 9/1999, de 26 de mayo, de conservación de la naturaleza. (DOCM, núm. 40 de 12 de junio de 1999), entre otras muchas).

El listado de especies es amplio y extenso, pero como especies más significativas queremos anotar las siguientes:

- Águila real
- Águila imperial
- Águila perdicera
- Cernícalo primilla
- Búho Real
- Avutarda común
- Sisón
- Ganga
- Ortega

Esta vía supondría un impacto directo a las áreas de campeo de algunas de las especies nombradas, la destrucción de sus ecosistemas, el impacto de choque, etc...


 3. ASPECTOS GEOMORFOLÓGICOS E HIDROLÓGICOS

La orografía del terreno por donde se pretende trazar la Autovía de la Alcarria, es complicada y abrupta. Atraviesa varios valles, ocasionando desniveles de importancia, que según se propone se van a salvar con viaductos y grandes cortes de montañas.

Como aspectos negativos debemos destacar los siguientes:

Existencia de muchas zonas de umbría que ocasionaran heladas, perjudicando el firme en muchos tramos de la carretera.
Todos los terrenos por los que discurre el trazado son de materiales inestables, lo que conllevará deslizamientos, corrimientos de tierra y una fuerte erosión. (pongamos como ejemplo la N-320, T.M. Tendilla)
La construcción de viaductos, supone un incremento bastante considerable del presupuesto final de la obra, beneficiando a las grandes constructoras. El impacto estético que provocarán, sobre todo el de Loranca de Tajuña (Guadalajara) y Barajas de Melo (Cuenca), destruirá la alta calidad paisajística de estas zonas, reconocido en el Estudio.
Respecto a la hidrología queremos destacar que el efecto evacuación de aguas pluviales provocaría inundación de la calzada en varios tramos del trazado.

Esta autovía incumple también, diferentes aspectos de la Ley 2/88, de 31 de mayo, de Conservación de Suelos y Protección de las cubiertas vegetales naturales. (DOCM, 28 de junio de 1.988). Decreto 73/90, de 21 de junio, por el que se aprueba el Reglamento para la ejecución de la Ley 2/88 (DOCM, 27 de junio de 1.990).


 4. ASPECTOS SOCIOECONÓMICOS

La Autovía de la Alcarria se argumenta como un eje importante de comunicación con todas las capitales de Castilla-La Mancha, y como vía rápida para el transporte de mercancías que trasladen vehículos de la zona del levante y de la capital de España hacía Guadalajara. En un futuro tendría salida a la R-2 dirección Navarra y Francia, además de una conexión extraordinaria para Zaragoza, Barcelona, Madrid y el norte del país. Estratégicamente perfecto, como objetivo político, que podríamos encuadrar como insostenible e irracional. De hecho, veamos sobre datos la irracionalidad:

+ El estudio demográfico, habla de una población de unos 80.000 habitantes, sumados prácticamente con los habitantes de Guadalajara y Tarancón.

+ Estas vías destruyen actividades económicas en pequeños pueblos: agricultura, caza, ganadería, hostelería y servicios.

+ Según datos del Colegio Oficial de Ingenieros de Caminos y fuentes de la Dirección General de Tráfico, el desdoblamiento de una calzada, es viable cuando existe un flujo de entre 10.000 y 15.000 vehículos / día, denominado IMD (Intensidad Media Diaria). Curiosamente, esta es la previsión en el horizonte 2030, pero con los datos actuales impresos en el estudio, se reconoce que la IMD entre Guadalajara y Tarancón era, en el 2004, de 5800 vehículos/día, de los cuales 2360 vehículos/día se movían entre Móndejar y Albares. ¿Es viable, económico, racional y sostenible, construir una autovía para esta población y este flujo de vehículos diario?




Visitantes conectados: 598