Solicitan al Gobierno regional la retirada de un proyecto urbanístico en Espirdo (Segovia)

Ecologistas en Acción y Centaurea han enviado una carta al Consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, solicitando que salvaguarde los intereses generales y evite la repetición de errores del pasado.

El “Proyecto Regional de Vivienda Protegida Las Mangas”, contempla la construcción de 1.342 viviendas, 487 libres y el resto protegidas, en un área de 446.404 m2 situada en el Término Municipal de Espirdo (Segovia). Considerando una ocupación media de 3 personas por vivienda, el nuevo núcleo superaría los 4.000 habitantes, una cifra cuatro veces mayor que la que suman actualmente los tres pueblos del término: Espirdo, La Higuera y Tizneros.

El lugar elegido para levantar la macrourbanización se localiza junto a la carretera N-110, a la altura del cruce con la carretera que da acceso a Tizneros. Se trata de una zona de suelo rústico que posee el típico paisaje tradicional del pie de monte de la vertiente segoviana de la Sierra de Guadarrama. Es un paisaje con una elevada calidad visual, pero también frágil, debido su carácter abierto y homogéneo. El tapiz vegetal está formado por berciales y otros pastizales catalogados como hábitat prioritario por la Unión Europea.

Para estas dos asociaciones sorprende la gran magnitud del proyecto, difícil de justificar ni desde la perspectiva de la racionalidad urbanística ni tampoco desde la óptica de la demanda de vivienda. Hay que destacar que en la zona ya se han aprobado o se encuentran en desarrollo otras iniciativas urbanísticas, como la ubanización “Bellavista” o la ciudad bioclimática, situada esta última en el municipio colindante de Bernuy de Porreros. Esta última (con 264 viviendas) tiene graves problemas de viabilidad, precisamente por la desproporción entre su dimensión y la débil demanda de vivienda nueva en el entorno de Segovia.

El hecho de que la zona elegida para ubicar las viviendas se encuentre desvinculada de los cascos urbanos existentes constituye un inconveniente añadido. El propio Servicio Territorial de Medio Ambiente de Segovia, en su Resolución de 14 de octubre de 2011, por la que se resolvía que este proyecto debe someterse a Evaluación de Impacto Ambiental, afirmaba que “El Proyecto Regional que se plantea no resulta acorde a las determinaciones de las DOTSE [Directrices de Ordenación Territorial de Segovia y su Entorno], que orientan el crecimiento urbano a un crecimiento compacto respecto de los núcleos de población, evitando las actuaciones urbanísticas aisladas”.

Respecto a las necesidades de vivienda protegida en el área de Segovia, hay que recordar que la propia Junta de Castilla y León promueve otro proyecto regional de vivienda protegida en Segovia Capital, en Las Lastras, adyacente con el casco urbano y en una localización incomparablemente más ventajosa para prestar los servicios públicos necesarios (transporte, educación, sanidad).

En definitiva, tras analizar el Proyecto Regional, se concluye que carece de interés social y de racionalidad urbanística, pero que, de ser aprobado, provocará un indeseable deterioro natural y paisajístico. Por este motivo, las asociaciones ecologistas han enviado una carta al Consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, solicitando que descarte el proyecto, salvaguardando los intereses generales y evitando la repetición de errores del pasado.




Visitantes conectados: 142