Oposición a la construcción de la autopista de peaje Ronda - Costa del Sol

Desde Ecologistas en Acción creemos que los habitantes de la Serranía de Ronda deben tener la oportunidad de poder vivir con holgura de sus propios productos tradicionales (agricultura, ganadería y turismo rural y de Naturaleza) y de las nuevas tecnologías (energía solar) y tendencias alimentarias (agricultura y ganadería ecológicas). Así mismo, pensamos que los servicios básicos que se encuentran en nuestra Constitución deben estar en la propia Serranía, a disposición de sus habitantes.

Todo este proyecto de auténtica calidad de vida para los serranos y serranas, basado en la protección y uso racional de los recursos naturales puede venirse abajo con la pretendida carretera proyectada entre la Costa del Sol y Ronda. Entre otros efectos incompatibles con el mismo, tendría el de alterar profundamente el mayor reservorio natural de ecosistemas de Málaga (LICs de Sierra Bermeja y Genal) protegidos en sus especies y ecosistemas a nivel andaluz, español, europeo y mundial (futura Reserva de la Biosfera). Además afectaría a medio plazo la política de desarrollo rural de la Unión Europea (LEADER y PRODER).

Por el contrario, esa ingente cantidad de millones de euros, destinada a un instrumento que lejos de poner en valor los recursos de la Serranía tiene como finalidad incrementar la dependencia de sus habitantes de actividades realizadas en otros espacios de la provincia ya afectados por saturación, podría y debería utilizarse para los fines anteriormente reseñados (inversión en los proyectos agro-ganaderos, de turismo rural y de naturaleza y de nuevas tecnologías en la Serranía). Creemos también que una mejora en la actual 339 en algunos tramos para aumentar la seguridad, la finalización de la carretera del interior entre Ronda y Málaga y la de Ronda-Algeciras, o la mejora sustancial del servicio ferroviario Ronda-Málaga, son medidas más que suficientes y mucho menos costosas económica, social y ambientalmente hablando que ese proyecto realmente aberrante para una sociedad avanzada del siglo XXI.




Visitantes conectados: 352