Pacto por la participación de la ciudadanía en el gobierno del municipio de Barakaldo

Pacto por la participación de la ciudadanía en el gobierno del municipio de Barakaldo

La Participación ciudadana en los asuntos de gobierno es un derecho reconocido en diversos tratados jurídicos, una propuesta recogida en la mayoría de los programas políticos y una demanda de las entidades ciudadanas y de la sociedad en su conjunto. Así mismo, participar es, además de un derecho, una obligación para todas las y los ciudadanos, por lo que no cabe imponer limitaciones a la democracia participativa.

La participación ciudadana constituye una herramienta estratégica e indispensable para conocer, innovar y construir alternativas, movilizando conocimientos y energías sociales, que mejoren la calidad de vida de nuestros municipios y sus habitantes.

Democracia participativa y democracia representativa son dos caras de una misma moneda, en donde se busca que las y los ciudadanos lo seamos de tiempo completo - y no sólo durante las jornadas electorales- y que cada vez más tengamos mayor capacidad de incidencia y participación efectiva en la toma de decisiones de los asuntos públicos.

Participar no significa depositar un voto cada cuatro años, sino poder formar parte de un engranaje que practique con soltura una evaluación continua de las actuaciones realizadas en la mejora de la ciudad, que muestre su opinión razonada y el grado de satisfacción ante las medidas adoptadas, que a veces se acuerdan con una mayoría plenaria, pero con un total desacuerdo de la ciudadanía.

Participar, así mismo, puede multiplicar el sentimiento de pertenecer a una comunidad, de sentirse parte de una colectividad y participar en ella; es decir, se refuerzan los sentimientos comunitarios.

La participación permite una mayor transparencia y la identificación de los problemas de manera más real, facilitando la eficacia y la eficiencia en la gestión pública.

En la Carta de las Ciudades Europeas hacia la Sostenibilidad, conocida como Carta de Aalborg (que data del año 1994 y fue suscrita por el Ayuntamiento de Barakaldo en 2002), se recoge:
"Garantizaremos el acceso a la información a todos los ciudadanos y grupos interesados y velaremos porque puedan participar en los procesos locales de toma de decisiones"

Así mismo, en la Conferencia Aalborg+10 (celebrada en 2004), entre los 10 compromisos adoptados y en relación con las formas de gobierno, se acuerda "Invitar a todos los sectores locales a la participación activa"

Por su parte, la Carta Europea de Salvaguarda de los Derechos Humanos en la Ciudad (Saint-Denis, 2000), concluye:

Art. 1: "La ciudad es un espacio colectivo que pertenece a todos sus habitantes."

Art. 8º: "Fuera de las elecciones que se celebran periódicamente para renovar las instancias municipales, se fomenta la participación democrática. Con este fin, los ciudadanos y ciudadanas y sus asociaciones pueden acceder a los debates públicos, interpelar a las autoridades municipales sobre los desafíos que afectan al interés de la colectividad local y expresar sus opiniones, ya sea de forma directa mediante "referéndum municipal", ya sea a través de las reuniones públicas y de la acción popular".

Entendemos que, más allá de las palabras, las propuestas deben plasmarse en hechos concretos. Es necesario superar la fase de las declaraciones, para adentrarse en la de las acciones. Consideramos que esta nueva fase debe plasmarse en compromisos, entre aquellos que gobiernan o aspiran a hacerlo y los colectivos ciudadanos, suscribiendo un acuerdo que, de alguna manera, obligue a las partes firmantes. Por este motivo lo denominamos Pacto.

No es una propuesta cerrada. Al contrario, queda abierta a las aportaciones que se estimen oportunas. A tal fin, trasladaremos la misma a los diferentes colectivos de Barakaldo, así como a los grupos políticos presentes en el Ayuntamiento, abriéndose un plazo para la presentación de tales aportaciones que concluirá el 26 de marzo.

Experiencias similares ya se llevan a cabo en otros municipios. Consideramos que la propuesta recoge elementos mínimos imprescindibles en cualquier planteamiento de Participación Ciudadana, por lo que, entendemos, concitará el apoyo de nuevos colectivos.

RESUMEN DEL PACTO PROPUESTO

  • Gobernanza del Ayuntamiento en base al acuerdo, al consenso, orillando políticas de imposición y/o judicialización en los asuntos municipales.
  • Reconocimiento de la interlocución de los colectivos ciudadanos.
  • Facilitar toda la información de los diversos asuntos sometidos a información pública, a través de la página web municipal, sin sujeción a los horarios de consulta de las dependencias municipales.
  • Se facilitará toda la información de los asuntos que afecten a los colectivos, por su ámbito sectorial de trabajo, antes de su aprobación por el órgano competente.
  • Se contestará razonadamente a las aportaciones remitidas por colectivos o personas a título individual.
  • Se facilitará la presencia de los colectivos afectados por el asunto a tratar en los órganos competentes y en horario que lo haga posible.
  • Se podrán realizar consultas y/o referendums.
  • Se facilitará la participación de los colectivos en la gestión y planificación de equipamientos y servicios de carácter público (algo que se ha hecho en el pasado)
  • Elaboración de un Plan Municipal de Participación donde se recojan las estrategias para fomentar la participación, con la implicación de todos los sectores ciudadanos en su diseño, desarrollo y evaluación de resultados.

Hasta la fecha, suscriben este Pacto: Asociaciones Vecinales de Arteagabeitia-Zuazo, Rontegi, San Vicente, Lutxana, Lasesarre. Grupos ecologistas: Ezpitsua, Ekologistak Martxan, Eguzki, Barakaldo Naturala. Grupos de Danzas: Ibarrakaldu, Amaia.
Barakaldoko Errekatxo Herri Kirol Taldea, Argitan, Berriotxoa, Ondoren, CTL Ainhara, Hala Dzipo.




Visitantes conectados: 650