Banderas Negras Andalucía 2012

  Sumario  

 Banderas Negras 2012

Desde la creación de Ecologistas en Acción esta organización viene otorgando una especial atención a la conservación del litoral y de sus ecosistemas. Por ello en 1999 se inició la elaboración anual del informe Banderas Negras, que de forma periódica analiza la situación de los diferentes tramos del litoral detectando las diferentes actuaciones humanas que están provocando su deterioro o destrucción.

Por décima cuarta vez consecutiva presenta esta campaña, que viene a denunciar públicamente a aquellas playas o tramos de litoral que sufren vertidos contaminantes, agresiones urbanísticas o cualquiera otra actuación que ocasione una pérdida ambiental del litoral y que en esta edición concede un total de 62 banderas negras y 81 puntos negros.

Con este distintivo, Ecologistas en Acción quiere hacer ver la otra realidad del litoral andaluz y criticar el modelo de desarrollismo y la pérdida de biodiversidad de nuestras costas.

Tras este examen podemos decir que en mucho de los casos no se han subsanado los problemas que presentaba el litoral andaluz en ediciones anteriores.

El litoral sufre agresiones desde distintos flancos. Por un lado tenemos el urbanismo, entendido desde los gobernantes como una moneda de cambio, que se ha ido comiendo poco a poco nuestros recursos naturales y paisajes costeros. La desplanificación urbanística nos muestra zonas como la provincia de Málaga como claro ejemplo de irracionalidad y que cada vez más se reitera en otras provincias andaluzas.

La terrible presión urbanística que a pesar de la crisis del ladrillo sigue amenazando a los municipios costeros bajo el amparo fraudulento de las “áreas de oportunidad turística”: La aprobación de los Planes de Ordenación del territorio supone otra vuelta de tuerca en aras de fomentar un modelo de crecimiento económico fracasado en base a desarrollos urbanísticos insostenibles, como la construcción de canteras marinas para la regeneración de las playas o ampliaciones gigantescas de puertos deportivos.

Paradójico es que los municipios costeros se esfuerzan todos los años en conseguir galardones que los distingan del resto para hacerse más atractivos al turismo, como son las Banderas Azules y la Q de Calidad. Estos galardones se obtienen mediante la presentación de la candidatura y acreditando el cumplimiento de una serie de requisitos, desde el punto de vista clásico del turismo de sol y playa. Hay que decir que los criterios en que se basan los dos galardones más conocidos, Bandera Azul y Q de Calidad, tienen que ver principalmente con la calidad desde el punto de vista del sector turístico tradicional, y no atienden suficientemente al estado ecológico de la zona. Aunque se tiene en cuenta algunos aspectos relacionados con el medio ambiente, no son representativas del verdadero estado medioambiental de las playas.

Los vertidos de aguas residuales son otro continuo en nuestras playas. La realidad es que el saneamiento integral sigue siendo la gran asignatura pendiente a pesar de los compromisos adquiridos con la Unión Europea.
Haciendo un recorrido por el litoral andaluz, en la costa de Huelva cabe destacar la presencia de instalaciones que invaden y privatizan el espacio público, siendo esto un fiel reflejo de la cesión de competencias a la Junta de Andalucía para la gestión del dominio público. Otro problema es la depuración de las aguas, que a pesar de ocultar la información, se sabe el nulo funcionamiento de depuradoras como la de Matalascañas o Isla Cristina
Cádiz al igual que en las citadas provincias andaluzas tiene zonas que son un ejemplo claro del modelo insostenible de crecimiento urbanístico especulativo, con ocupación y destrucción de zonas de alto interés ecológico y paisajístico en primera línea del litoral por urbanizaciones de segunda residencia o proyectos urbanísticos como el de Valdevaqueros que es otro golpe brutal contra la sostenibilidad de nuestro litoral.

Otro gran problema de la bahía gaditana es el “Bunkering”, gasolineras flotantes fondeadas en la Bahía. El trasiego de hidrocarburos se hace de un barco a otro para evitar el pago de impuestos, se estima que se traspasan 5 millones de toneladas de combustible al año.

Málaga es quizás donde nos encontramos el paisaje más desolador, como ya se denunciaba en anteriores ediciones, el entorno se halla prácticamente urbanizado en la totalidad; ocupando las urbanizaciones, chalets y restaurantes casi toda la Zona de Servidumbre de Protección del Dominio Público Marítimo y Terrestre, que cuenta con 100 metros de anchura, a partir de la línea de costa; constatándose que en muchos puntos la propiedad privada invade totalmente esta zona pública, llegando a tener que construir espigones para defensa contra la acción del mar.

La provincia de Granada, sigue un tanto de lo mismo, al igual que se denunciaba en la anterior edición, no se ha puesto remedio al estercolero de residuos agrícolas, plásticos y envases fitosanitarios que se puede ver desde el límite de la provincia de Almería hasta la Rábita, al igual que la ocupación del dominio público marítimo terrestre continuado por parte de los invernaderos.

Otro dato a destacar es la falta de observancia de la legislación ambiental por parte de las autoridades responsables en zonas de especial protección.
Como novedad, se han otorgado dos puntos negros en aguas interiores, en el Pantano de los Bermejales y la zona de Maitena y Charcón en el río Genil.
La provincia de Almería, sigue estando afectada por obras de impacto como la urbanización en zonas Lugar de Interés comunitario (LIC), el destrozo de playas vírgenes, aberraciones urbanísticas como el Hotel Algarrobico en pleno Parque Natural, o proyectos de ampliaciones de puerto que van a afectar reservas marinas de alto valor ecológico, y que un año más, siguen siendo la constante en este tramo del litoral andaluz.

De manera positiva cabe destacar, que en esta parte de la costa andaluza la crisis económica ha dado unos años de respiro. Pero no ha posibilitado que haya motivo para que el número de banderas negras disminuya.

Desde Ecologistas en Acción denunciamos una vez más que Las Administraciones Públicas y los gobernantes políticos, lejos de cumplir con la Constitución en diversas materias y con su deber para con el pueblo, se pasean de la mano de especuladores, corruptos e intereses privados y financieros, que buscan únicamente su beneficio personal. Y todo, a costa de la conservación del medio ambiente y del incumplimiento sistemático de las Leyes, que son modificadas al antojo de cada cual y en función del interés económico, obviando intencionadamente el social.

ProvinciaBANDERAS NEGRASPUNTOS NEGROS
Almería
29
17
Cádiz
16
13
Granada
3
15
Huelva
6
9
Málaga
8
27
Total
62
81



Visitantes conectados: 496