Macro centro turístico en Gibraltar

El Gobierno de Gibraltar firmó el pasado 25 de enero, tras una difícil negociación, un acuerdo comercial para el desarrollo de la zona este del Peñón, un proyecto altamente ambicioso valorado en más de un billón de libras pero no exento de cierta polémica.

La iniciativa, que será materializada por la empresa MCB Limited, contempla la construcción de hasta 2.200 apartamentos, aparcamientos subterráneos, un puerto deportivo con capacidad para 300 barcos, un hotel de cuatro estrellas y 300 habitaciones, establecimientos comerciales y oficinas. Todos estos aspectos componen la mayor inversión en la historia del Peñón.

Según las autoridades de la colonia británica, este proyecto reportará a Gibraltar importantes beneficios a largo plazo, además de las propiedades, la actividad económica y cientos de puestos de trabajo.
Esos beneficios adicionales incluyen, en un primer apartado, una partida de 2,5 millones de libras que ya se ha hecho efectiva, y una segunda cantidad por valor de 2,2 millones a devolver en el caso de que la comisión de planificación no otorgue el preceptivo permiso de obras. Por el contrario, si el promotor decide abandonar el proyecto antes del permiso, las autoridades gubernamentales retendrán las cantidades antes citadas, que suman casi cinco millones de libras.

Por otro lado, el Gobierno yanito recibirá más de 28 millones de libras por la ejecución del contrato y tendrá la opción de firmar más acuerdos comerciales cuando se materialice el permiso de la comisión, algo que ocurrirá en unos doce meses. Por último, si la promotora decide edificar más de 1.200 pisos -de un máximo de 2.200-, el Gobierno obtendrá otros 26 millones de libras.

Sin embargo, estas no son las únicas contraprestaciones que el proyecto de la zona este reportará a Gibraltar. De hecho, el promotor desarrollará y asumirá el coste de varias obras de infraestructura, entre ellas la construcción de una nueva estación eléctrica compuesta por seis generadores de seis megawatios cada uno.
La actual estación, ubicada en Waterport, sólo cuenta con tres generadores de cinco megawatios, lo que significa que la nueva doblegará la capacidad eléctrica en previsión del crecimiento de la demanda en el futuro. La empresa también se encargará de instalar la red de distribución eléctrica.

Además, el promotor dotará a la zona este de una nueva estación de bombeo, una red de alcantarillado y un sistema de distribución de agua que servirán a las zonas de Devil’s Tower Road y Catalan Bay. La contribución económica del Gobierno a estos trabajos no superará en ningún caso los seis millones de libras frente a los 35 millones que costarán en su totalidad.

También como parte de su cometido, la empresa promotora está obligada a edificar 200 viviendas de bajo coste cuya construcción comenzará cuando el proyecto tenga el permiso de la comisión.

En otro orden de cosas, ejecutará el proyecto de playas que el Gobierno del Peñón diseñó en el manifiesto de 2003. Este proyecto buscará duplicar el ancho de las playas este y Catalan Bay, y las protegerá con rompeolas submarinos.
Este es quizás uno de los puntos más polémicos del proyecto para la zona este, ya que aunque no hay permiso de obras, desde hace varios meses se procede a una acumulación de escombros muy próxima a la playa de Levante de La Línea, símbolo inequívoco de que se prepara una construcción.
Esta es además una forma de ganar metros al mar, lo que podría explicar la pérdida de arena que está sufriendo la costa linense y que en varias ocasiones ha denunciado Ecologistas en Acción, que sospecha que esta acción podría estar rompiendo la dinámica litoral.

Volviendo al proyecto en sí, el promotor construirá dos aparcamientos públicos de 250 plazas cada uno en la playa este y en Catalan Bay para uso de los veraneantes.

En cuanto al programa de ejecución del proyecto, se prevé un plazo aproximado de diez años para su materialización tras la concesión del permiso. Las casas de bajo coste deberán ser una realidad en unos treinta meses, al igual que los trabajos de carácter infraestructural.
De otro lado, se ha establecido un periodo de veinticuatro meses para la labor de playas. El hotel, el puerto deportivo y al menos 500 apartamentos se desarrollarán en un máximo de seis años. El resto de los trabajos deberán estar finalizados en el año 2016.

VALORACIONES

"Un gran empuje a la economía"
El ministro principal de Gibraltar, Peter Caruana, considera que el proyecto de la zona este será, si se materializa finalmente, un fuerte empuje para la economía, así como para la infraestructura de servicios públicos en el Peñón. A este respecto, el político gibraltareño asevera que el mismo generará cientos de puestos de trabajo no sólo durante la fase de desarrollo sino también cuando sea una realidad. "Este proyecto es la inversión más grande en la historia de Gibraltar, y provocará un crecimiento significativo de nuestra economía", puntualiza el ministro principal de la colonia británica.

Ecologistas en Acción sospecha que los rellenos de escombros realizados en Gibraltar para la construcción del proyecto de la zona este pueden ser la causa de la pérdida de arena en la playa de Levante de La Línea de la Concepción.

Estos trabajos pueden haber roto la dinámica del litoral y ser la causa de la constante pérdida de arena.
Es por ello que Ecologistas en Acción muestra su satisfacción por la adjudicación de la asistencia técnica del estudio barimétrico, de dinámica litoral y la redacción del proyecto de recuperación de esta playa por valor de 100.000 euros a cargo del Ministerio de Medio Ambiente.

El plazo de ejecución es de veinticuatro meses y el objeto del estudio es analizar la dinámica de la playa de Levante con el fin de plantear distintas alternativas encaminadas a paliar el proyecto erosivo existente en la zona, una vez conocidas las causas del mismo.

Ecologistas en Acción ya denunció en su día a este ministerio lo que estaba ocurriendo en esta parte del litoral linense, manifestando: "Nos sorprende gratamente esta noticia, ya que el Ministerio de Medio Ambiente no se va a limitar a regenerar la playa, sino que va a estudiar las causas que han originado su deterioro. Esa es la solución, determinar los motivos por los que se ha roto la dinámica litoral en esta zona y actuar en consecuencia. De nada sirve regenerar la playa y gastarse millones en ello si con el tiempo el problema vuelve a producirse".

Creemos que sería conveniente que, dentro del proceso de diálogo abierto con Gibraltar, fuesen tenidos en cuenta los rellenos que se realizan en la colonia británica. Podrían ser recabados datos por parte del Gobierno del Peñón sobre este asunto, ya que sospechamos que estos trabajos pueden tener mucho que ver en la importante pérdida de arena en el litoral de Levante de La Línea. Ambos lados de la Verja estamos condenados a entendernos, sobre todo en materia medioambiental.




Visitantes conectados: 474