Denuncian que la depuradora contamina el Guadalquivir

Ecologistas en Acción denuncia que la Depuradora de Sanlúcar lleva más de 3 años contaminando el río ante la pasividad e inoperancia del Ayuntamiento.

Ecologistas en Acción colocará el próximo sábado a las 12 del mediodía una bandera negra delante de la depuradora en la carretera de La Jara, para denunciar la contaminación provocada por la empresa Aqualia y pondrá los hechos en conocimiento de la Fiscalía de Medio Ambiente de Cádiz.

Los análisis realizados por la Consejería de Medio Ambiente (*) durante los años 2009, 2010 y 2011 demuestran que la depuradora de Sanlúcar ha venido vertiendo al río Guadalquivir un gran volumen (unos 5 millones de metros cúbicos al año) de aguas prácticamente residuales. El vertido, ilegal y contaminante, se realiza a través de una tubería de 700 metros de longitud a la desembocadura del río Guadalquivir.

Los niveles medios de contaminación de las aguas vertidas superan en más de tres veces a los máximos legales. Entre abril y diciembre de 2011 (los últimos meses a los que hemos podido tener acceso), los 18 análisis realizados infringen los máximos legales. Ecologistas en Acción ha solicitado al Ayuntamiento análisis más recientes sin recibir respuesta. No obstante todo lo anterior, la multinacional Aqualia no tiene inconveniente en cobrar a los ciudadanos la cuota por depuración que supone aproximadamente el 40 % de factura del agua.

Anexo EDAR Sanlúcar

Estos hechos constituyen una infracción continuada de la legalidad cuyos responsables son: el ayuntamiento de Sanlúcar, que es quien tienen la responsabilidad legal de la depuración, la empresa Aqualia, que gestiona la depuradora, y Consejería de Medio Ambiente, que conoce y tolera las infracciones desde hace más de 3 años. Ecologistas en Acción los va a poner en conocimiento de la Fiscalía de Medio Ambiente de Cádiz por considerar que deberían ser objeto de sanción y para hacer posible la depuración integral de las aguas residuales del municipio.

El estuario del Guadalquivir sufre un grave deterioro ecológico ocasionado en gran medida por la falta de agua dulce y los vertidos contaminantes. Entre estos vertidos destacan las aguas residuales algunos municipios como el de Sanlúcar. Además sobre el estuario se sigue cerniendo la amenaza del macrodragado para profundizar y ensanchar el canal entre Sevilla y Sanlúcar ahora incluso con la subvención de fondos europeos.

Tras un año de denuncias ciudadanas y del escándalo de la gestión del agua con un déficit acumulado de 7,5 millones de euros en los últimos 15 años, el ayuntamiento anunció en diciembre del año pasado lo que denominó eufemísticamente “trabajos de mejora de la depuradora” por valor de 2,7 millones de euros de dinero público. Los trabajos se están realizando durante los últimos meses y consisten en sustituir gran parte de los equipos de depuración.

La gestión del agua en Sanlúcar, privatizada desde el año 2011, ha pasado a ser un negocio privado en régimen de monopolio, que funciona con escasos controles y se beneficia de las inversiones públicas, infringiendo la ley con total impunidad y con la connivencia del ayuntamiento, que oculta la información a los ciudadanos.




Visitantes conectados: 257