La sequía no afecta al campo de golf de la Valmuza

La inauguración en el día 3 de junio del nuevo Campo de Golf de La Valmuza (Salamanca), asociado a la promoción inmobiliaria promovida por los hermanos Martín Cubas, supone un nuevo ejemplo de depredación urbanística y un disparate ambiental en la provincia de Salamanca que no puede desligarse de la actual situación de sequía extrema que se viene produciendo en la Península Ibérica. De la simple visita al entorno del campo de golf se puede apreciar que la falta de agua paradójicamente no afecta a esta instalación.

Por broma de mal gusto, si no fuera la realidad, habría que calificar el que mientras las organizaciones agrarias solicitan ayudas directas a los agricultores a título principal para paliar las pérdidas que está causando la sequía en la provincia, o el consejero de Agricultura, José Valín, exige al Gobierno de la nación una "especial sensibilidad" para atender las necesidades de los agricultores de la región que soportan pérdidas del 50 por ciento en la cosecha de cereal de secano, su compañero de partido, siempre falto de sensibilidad y de oportunidad, y Consejero de Presidencia Alfonso Fernández Mañueco acompañe la inauguración de este campo dilapilador de un recurso tan escaso y tan mal utilizado como el agua. Todo ello a dos días de la conmemoración del Día Mundial del Medio Ambiente.
Hay que recordar que el agua con el que se riega esta instalación proviene de un aprovechamiento de aguas subterráneas alegado por Ecologistas en Acción de Salamanca en atención al uso exclusivo que debería darse a este recurso para el abastecimiento humano y la agricultura y no para favorecer usos especulativos, derrochadores e insolidarios como son los campos de golf.

Ecologistas en Acción de Salamanca ya denunció en su momento que el anuncio de "La Vagüera, S.A." (Rpte.: D. Alfredo Martín-Cubas Fernández), con.: C.l.F.:A37060779 y domicilio en c/ Toro n.° 21, 1°, 37.002 Salamanca, por el que se solicitaba la concesión de un aprovechamiento de aguas subterráneas en el Sector UR-R8 "San Julián de la Valmuza", término municipal de Doñinos de Salamanca (Salamanca), se justificaba con el destino de dichos aprovechamientos al abastecimiento humano y al riego, pero del análisis del expediente no se desprendía estudio que avalase los datos de necesidad de agua que se solicitaba.
En el caso del aprovechamiento para abastecimiento humano por el que se justificaba la necesidad de agua para una urbanización de 625 viviendas
en las que supuestamente vivirían 3,5 personas por vivienda, se pretendía abastecer a 2188 habitantes, con un gasto de 250 l/hab dia. La mayoría de los estudios de consumo, por ejemplo el de la Organización de Consumidores y Usuarios, establecen para viviendas con un nivel de equipamiento estándar en electrodomésticos y aparatos sanitarios de un máximo de 150 litros por persona y día, por lo que la solicitud de aprovechamiento que se recoge con destino al consumo humano en el expediente estaba clara, e intencionadamente, sobredimensionada.
Esta solicitud de aprovechamiento sobredimensionada tenía más que ver con las necesidades de riego tanto para los jardines públicos y privados como para el campo de golf, disculpa de toda esta solicitud.
Precisamente por tratarse de una solicitud de aprovechamiento de aguas con un destino difícilmente justificable desde el punto de vista medio ambiental, en el expediente deberían haberse incluido medidas de ahorro y justificaciones clara de los niveles solicitados. No se observaba ni una sola medida que supusiese una reducción de los niveles de consumo, posibles y obligados hoy día, por la aplicación de diferentes recursos. Más bien la solicitud del aprovechamiento tendía, y así lo demuestra esta inauguración, a perpetuar un sistema insolidario y dilapilador de los recursos naturales que acentúa uno de los principales problemas ambientales de la dispersión urbana: mayor consumo de agua. El patrón que se sigue en este proyecto conlleva el mantenimiento de la parcela ajardinada, que con los usos actuales de la jardinería ornamental y la piscina individual, se traduce en unos consumos abusivos de agua. Ni un solo sistema previsto para la reutilización de "aguas grises" y para el aprovechamiento de aguas pluviales. Las aguas grises, las aguas residuales generadas en lavadores y duchas (o la fracción libre de grasas generada en fregaderos, lavabos y bidés), presentan una baja concentración de elementos contaminantes; mientras que las aguas pluviales recogidas por las cubiertas de los edificios no presentan carga contaminante alguna. Unas y otras pueden ser empleadas en aquellos usos domésticos que no necesitan de agua potable, como el llenado de las cisternas de los inodoros o el riego de los jardines privados. Todo ello con el consiguiente ahorro de agua y por lo tanto de menor necesidad de aprovechamiento para la solicitud.

Del total del aprovechamiento solicitado para riego corresponden 10.32 Ha de jardines públicos y privados y 23.92 Ha de campo de golf, en total 34, 24 Ha. siendo la superficie total de la finca de 39.19 Ha totales.
Por lo tanto se dejarían sin "regar" 5 Has, que teniendo en cuenta la superficie reservada al viario y las construcciones, se puede afirmar la solicitud de riego se extiende a la práctica totalidad de la finca.
Ecologistas en Acción de Salamanca, solicitó, que la autorización de uso fuera denegada y obligados los promotores de la misma a presentar un sistema alternativo de abastecimiento de aguas y riego ajustado a la realidad medio ambiental de la zona en la que se desarrolla el proyecto. Nada de esto se ha producido.




Visitantes conectados: 329