10 llecciones ensin aprender de la catástrofe del Prestige

Toles versiones d’esti artículu: [Asturianu] [Català] [Français]

10 llecciones ensin aprender de la catástrofe del Prestige

El Prestige fundióse frente a la mariña gallega en noviembre de 2002. El naufraxu d’esti petroleru, cargáu con 77.000 tonelaes de fuelóleo, producióse trás un cúmulu d’errosres políticos y de xestión que torgaron al buque abelugase en dalgún abrigu, lo qu’amenorgaría drásticamente l’arramáu, que se produció tres el fundimientu contaminando les mariñes de Galicia, Asturies, Cantabria y Euskadi.

Toos y toes vimos les imaxes d’esi desastre ecolóxicu. Pero, ¿puede volver
pasar una catástrofe asina? ¿Aprendimos dalguna llección?

1. Impunidá de los responsables políticos

La decisión d’alloñar de la mariña al petroleru accidentáu tomada en contra de profesionales y científicos, que de forma clara apostaben por llevar el barcu a un llugar abrigáu. Pero nengún responsable políticu de la xestión d’esta traxedia pagó polos sos terribles erros. Tampoco pidieron perdón. Al frente del Gobiernu que xestionó de forma tan nefasta esti asuntu taben Mariano Rajoy, Arias Cañete, José Mª Aznar, Francisco Álvarez-Cascos… que nun sufrieron nengún costu políticu pola so incompetencia. Nin siquiamente creóse una comisión parlamentaria pa investigar la xestión de la catástrofe.

2. La xusticia nun funciona

N’ochobre de 2012 empecípiase’l xuiciu del Prestige y l’acusación penal dirixese contra’l capitán del barcu, el xefe de máquines, el primer oficial y José Luis López Sors, director xeneral de la Marina Mercante, chivu espiatoriu y únicu miembru del Gobiernu que se va sentar nel bancu de los acusaos. Van Ser xulgaos por delitos contra los recursos naturales y el mediu ambiente ente otros cargos. Pero nin armadores, nin responsables de la carga, nin políticos que tomaron les nefastes decisiones pagaron nin van pagar por ello, cuidao que nin tán imputaos.

Como contraste a esta situación, en Francia condergóse a la petrolera Total al pagu de les consecuencies del fundimientu del Erika nes mariñes de Bretaña en 1999. Tendrá De pagar más de 200 millones d’euros a los conceyos afectaos.

3. Les banderes de conveniencia siguen esistiendo

Bona parte de les dificultaes pa identificar y condergar a los verdaderos responsables de traxedies como la del Prestige provienen de el treme alministrativu que despinta la so responsabilidá. El Prestige yera propiedá d’una sociedá con see en Lliberia, tenía una bandera de conveniencia de Bahamas –atopábase rexistráu na Autoridá Marítima d’esi país– y el petróleu que tresportaba pertenecía a una sociedá comercial rexistrada en Xibraltar. La investigación de quién hai detrás d’estes empreses ye bien complicada.

4. Sigue’l tráficu de petroleros, siguen los monocascos

El naufraxu del petroleru Erika en 1999 supunxo cambeos nes definiciones de midíes de seguridá marítima dientro de la Unión Europea: llimitaciones a los buques petroleros de cascu senciellu, establecimientu d’un sistema comuñal de siguimientu ya información sobre tráficu marítimu, definición de midíes a tomar en casu de condiciones meteorolóxiques adverses o llugares d’abelugu, etc.

Pero estes midíes son de mala aplicación yá que realmente nun hai interés de llevales a la práctica. Munches d’elles quedaronse en papel moyáu.

5. Desconocemos les consecuencies ambientales del arramáu

Hai alcuerdu científicu en que la traxedia del Prestige foi una de les peores que sufrió la nuesa mariña y mediu marín. Pero a pesar de la magnitú de los daños, les consecuencies pal mediu ambiente nun s’evaluaron afechiscamente, con un plan de siguimientu y corrección que dexe desaniciales na midida de lo posible. Queda enforma chapapote soterráu n’arenales y fondos marinos.

6. Afecciones a la salú de voluntarios y voluntaries

Pescadores y habitantes de la mariña y un gran númberu de persones veníes de fora –ente 125.000 y 300.000–, de forma voluntaria y de cutiu ensin casi nengún sofitu de l’alministración, trabayaron cansoses xornaes pa retirar la mayor cantidá posible de chapapote de la mariña y de la superficie del mar. Mientres estes xeres esneldaron un perxudicial amiestu de productos químicos derivaos del fuelóleo con negatives consecuencies pa la so salú, qu’agora se van conociendo.

Gracies a estudios d’organismos científicos independientes, nengunu promovido pol Gobiernu, güei sábese que les persones que trabayaron na recoyida del chapapote arramáu pol buque Prestige sufrieron daños respiratorios que persistieron hasta dos años, amás d’elevaes tases d’alteraciones cromosómicas y medría del riesgu de cáncer.

7. Borrafes ensin tratar

De les mariñes y mares del noroeste peninsular retiráronse más de 90.000 tonelaes de borrafes, pero nun hai una información clara de qué asocedió con bona parte d’ellos. Por casu, inda queden 10.000 tonelaes d’estes refugayes nuna planta d’As Somozas (A Coruña) a la espera de que dalguna alministración subvencione’l so tratamientu.

8. Falta de protocolos d’actuación

Les nueses agües mariniegues siguen sometíes a un intensu tráficu de petroleros y munchos otros buques con mercancíes peligroses ¿Qué asocedería si produz un accidente con dalguna d’estes naves? ¿Tamos preparaos pa faer frente a esta continxencia?

Na actualidá nun hai operativu nin un solu plan de continxencia nel Estáu español, lo qu’amuesa a les clares el desinterés y falta de voluntá política pa cumplir cola lexislación y los alcuerdos vixentes pa evitar esti tipu d’accidentes.

9. Costu económicu de la catástrofe

El costu económicu del derrame foi unu de los más altos de la hestoria, cifrándolo delles estimaciones, incluyendo la recoyida del chapapote y el selláu del buque, en más de 10.000 millones d’euros. El Plan Galicia que diseñó’l Gobiernu pa reactivar la zona contemplaba un gastu de 12.500 millones d’euros.

10. Dependemos del petróleu

Lo peor de too ye qu’el nuesu modelu de desenvolvimientu sigue precisando ingentes cantidaes de petróleu pa funcionar. Entrín y non nun camudemos drásticamente les nueses necesidaes enerxétiques –amenorgando’l consumu y encaminándolo escontra les enerxíes llimpies– va siguir habiendo un enorme fluxu de petroleros y van volvese a producir traxedies como la del Prestige.




Visites coneutáes: 237