Retirada de la modificación de las normas subsidiarias

La aprobación de la propuesta retirada facilitaba la legalización de cientos de viviendas ilegales construidas en zonas de especial protección, la destrucción definitiva del perfil de la Sierra de Esparteros y la instalación de industrias altamente contaminantes en suelos protegidos.

La revisión que pretendía aprobar el Ayuntamiento suponía introducir un grado intolerable de permisividad de usos industriales altamente contaminantes y usos extractivos (canteras) en Suelos de Conservación Prioritaria de Morón, además de la legalización de todo lo construido de forma ilegal independientemente del grado de protección del suelo afectado.

La revisión que pretendía aprobar el Ayuntamiento suponía introducir un grado intolerable de permisividad de usos industriales altamente contaminantes y usos extractivos (canteras) en Suelos de Conservación Prioritaria de Morón.

Con esa revisión no estarían prohibidas en esos Suelos de Conservación Prioritaria, por ejemplo, las siguientes industrias altamente contaminantes: refinerías de petróleo bruto, plantas siderúrgicas integrales, instalaciones químicas integradas, instalaciones para la extracción, tratamiento y transformación del amianto, instalaciones industriales de almacenamiento de productos químicos, industrias de fabricación de pasta de celulosa y coquerías, almacenamiento de productos inflamables, fabricación y formulación de pesticidas, instalaciones de fabricación de explosivos, instalaciones de gasificación y licuefacción, etc.

Y además, dejarían de prohibirse las actividades extractivas en ese tipo de suelos. Y es ilegal y constituye un fraude de ley establecer la Conservación Prioritaria de un suelo, y dotarle del carácter legal de Suelo No Urbanizable de Especial Protección y sin embargo, no prohibir en esos suelos las actividades extractivas cuyo principal efecto es que destruyen totalmente el suelo protegido.

La revisión retirada incumplía la LOUA e ignoraba la Ley de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental (GICA), haciendo incluso referencia en dos ocasiones a la Ley de Protección Ambiental derogada hace más de 4 años. Además, el Ayuntamiento de Morón ha omitido hasta la fecha el proceso de consultas previas a entidades y organizaciones como Ecologistas en Acción.

Las áreas de Conservación Prioritaria en Morón son zonas de un alto valor ecológico, ambiental y de paisaje como la Sierra de Esparteros, la dehesa de Arenales, la Sierra de San Juan, y otras sierras cercanas. Estas zonas están especialmente protegidas en las normas urbanísticas de Morón desde 1982 y han sido razonablemente conservadas hasta la fecha, salvo la Sierra de Esparteros, que sigue siendo salvajemente destrozada por la cantera SIDEMOSA, en contra de lo establecido legalmente, produciendo daños ambientales irreparables, confirmados desde 2008 por el Servicio de Protección Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente.

Por no impedir estos daños ambientales están imputados en el Juzgado nº11 de Instrucción de Sevilla dos ex delegados provinciales y el Jefe de Servicio de Minas, José Antonio Vega.

En la aprobación inicial del PGOU de Morón, de julio de 2009 se añadieron nuevas zonas de Especial Protección, como los Pinares de San Luis y la Sierra de la Peñiagua, y se completó toda la zona serrana del sureste del término municipal, en dirección hacia Pruna y Coripe. Además, se establecieron unas normas de uso en esos suelos protegidos, razonablemente acordes con el grado de protección que se les asignaba.

Sin embargo, la propuesta de revisión ahora retirada, suponía una regresión a niveles de desprotección ambiental anteriores a 1982, y suponía una flagrante contradicción con lo aprobado en la adaptación parcial a la LOUA de marzo de 2009 y con el PGOU aprobado inicialmente en julio de 2009. Y esta política ambiental reaccionaria, entra frontalmente en contradicción con lo establecido en materia de Ordenación del Territorio en el pacto de gobierno de la Junta de Andalucía firmado por PSOE-IU en abril de 2012, donde se indica que “Planteamos el principio de no regresión en los derechos y en las políticas de ordenación del territorio y de medio ambiente”.

Y lo que resulta totalmente intolerable es que en la memoria técnica presentada para justificar la revisión de normas se afirme que en el Suelo No Urbanizable de Especial Protección “ … ninguna de las modificaciones que prevé la Revisión afecta al uso del suelo o al nivel de protección del que gozan.”. Porque eso es rotundamente falso, y porque las consecuencias futuras de este tipo de afirmaciones, que faltan a la verdad de los hechos, pueden ser sufridas por los habitantes de Morón durante varias generaciones. En concreto, la revisión de normas que se pretendía aprobar permitiría la destrucción completa del perfil de la Sierra de Esparteros, es decir, la destrucción de toda una seña de identidad de Morón.

Por eso, desde Ecologistas en Acción, hemos cumplido con nuestra obligación ciudadana de exigir al Alcalde de Morón la retirada de la revisión de normas que se intentaba aprobar, indicándole textualmente que lo que se pretendía aprobar vulneraba los artículos 50 y 52 de la LOUA porque elimina una serie de prohibiciones que harían posible la futura autorización de usos y actividades totalmente incompatibles con el régimen de Conservación Prioritaria.

Ecologistas en Acción muestra su satisfacción por la retirada provisional de esta revisión de normas, y espera que en el futuro se mantengan, como mínimo, las protecciones ambientales actualmente vigentes, y se cuente con la ciudadanía de Morón y con los grupos ecologistas para cualquier revisión de este tipo de normas.




Visitantes conectados: 212