La Playa y el Prado de Castilnovo: Paraje natural.

El desarrollo reciente de los municipios del litoral atlántico andaluz está teniendo como base el turismo de sol y playa. Este desarrollo económico se sustenta sobre un modelo de ocupación de la costa muy transformador del medio, asociado a la construcción de complejos hoteleros, segundas residencias y campos de golf. A pesar de saber que es un modelo insostenible, desfasado y caduco, seguimos apostando por el crecimiento ilimitado en base a destruir uno de los recursos más preciados que tenemos, nuestro territorio y nuestro paisaje tal como lo concebimos hoy en día.

Dicho modelo está generando unas dinámicas especulativas en la costa que van a llevar a la pérdida total del suelo y de las zonas que carezcan de algún tipo de figura de protección. Tal es el caso de la Playa y el Prado de Castilnovo, en Conil de la Frontera, un espacio que posee un interesante paisaje, restos arqueológicos y patrimoniales a estudiar, conservar y dar a conocer.

Dicho espacio supone un enclave muy significativo del litoral gaditano: la unión de la campiña con el litoral. Un ejemplo de equilibrio entre el ser humano y sus labores agrícolas, ganaderas y salineras. Destaca la Torre de Castilnovo, antigua atalaya vigía para la defensa y vigilancia del litoral. Además encontramos gran variedad de especies destacadas en las Directivas 79/409/CEE, de Aves y 92/43/CEE, Hábitat. Así como las recogidas tanto en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas (Real Decreto 439/1990) y en la legislación andaluza, en la Ley 8/2003 de la flora y fauna silvestre.

Este hecho no ha sido pasado en vano por el Ayuntamiento de Conil que el pasado 27 de mayo aprobó en pleno ordinario proponer a la Junta de Andalucía que El Prado y Playa de Castilnovo sea declarado Paraje Natural y como tal, incluido en la Ley Inventario de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía (2/1989 de 18 de julio) y que la zona sea incluida en la Red Natura 2000 europea. Con la integración en la red de un espacio natural protegido en el entorno de El Prado-Playa de Castilnovo, se incorporarían 3 km de costa y 5,556 km2 de ámbito marino a la RENPA, lo que contribuiría al incremento de su diversidad ecológica.

Esta propuesta está basada en un amplio estudio elaborado por la Diputación de Cádiz que justifica plenamente la declaración como Paraje Natural el entorno de el Prado-Playa de Castilnovo, y como Humedal Andaluz la Marisma del Río Salado de Conil.

Desde Ecologistas en Acción apoyamos totalmente la iniciativa del Ayuntamiento de Conil ya consideramos que estamos ante un hecho insólito y excepcional. El modelo urbanístico imperante en la mayor parte de nuestro litoral está orientado a poner en carga todo el suelo disponible para construir segundas viviendas, hoteles y campos de golf. El que un Ayuntamiento decida potenciar, proteger y conservar un espacio de singulares características paisajísticas, naturales y culturales, en vez de sacarlo a subasta, se puede considerar algo inaudito y que necesita de todo nuestro apoyo. En el litoral es posible otro modelo de desarrollo, existe una alternativa real al hormigón y al golf.




Visitantes conectados: 195