Jornadas La Gestión del Agua en Andalucía 2011

CONCLUSIONES DE LAS JORNADAS
“LA GESTIÓN DEL AGUA EN ANDALUCÍA A DEBATE”

Para Ecologistas en Acción Andalucía, el agua es un bien imprescindible para la actividad humana, un recurso natural indispensable para la vida, sin ella el medio ambiente en que vivimos se deterioraría de forma irreversible. Es un patrimonio natural y un recurso estratégico del que dependen las actividades productivas, la calidad de vida de sus habitantes y la supervivencia de ecosistemas de gran valor ecológico.

La política de gestión ha estado marcada por políticas sectoriales que debían garantizar el suministro del recurso a bajo coste para satisfacer todas las posibles demandas presentes y futuras. El agua se ha considerado y gestionado como un factor de producción que debía ser embalsado, canalizado, transportado y suministrado a los distintos usuarios económicos, minimizando la repercusión de los costes asociados a tales usuarios.

La Directiva Marco 2000/60/CE de Aguas expone en su declaración que el recurso no es un bien comercial como los demás, sino un patrimonio que hay que defender, proteger y tratar como tal. Una norma que exigía una transformación radical tanto en los objetivos de la política de aguas como en los métodos empleados para su gestión. El agua, por lo tanto, se debía gestionar integralmente, entendiendo este enfoque integrador en su sentido más amplio.

Desde que la Junta de Andalucía ha ido asumiendo competencias en materia de aguas, la gestión ha sido encomendada a diferentes órganos, pero la experiencia de la gestión no merece una valoración positiva para Ecologistas en Acción. Los principales problemas han continuado: desgobierno agrario y urbanístico; problemas de control del dominio público; déficit de información y participación pública; inexistencia de un equipo técnico encargado de organizar la participación; fortalecimiento de los grupos agrarios afines; aumento de la demanda para regadío, sobreexplotación e ilegalidad, falta de coordinación interadministrativa; contaminación, etc.

Ni la Ley de Aguas de Andalucía, ni los Planes Hidrológico de las cuencas internas, ni el borrador del Plan Hidrológico del Guadalquivir han supuesto una mejora en la gestión del recurso. Y en los últimos meses, tras una dura batalla jurídica que acababa con la anulación del artículo 51 del Estatuto de Autonomía de Andalucía, en la que se asumían las competencias exclusivas sobre las aguas de la cuenca del Guadalquivir, el debate se ha centrado en la titularidad o competencia sobre la Administración del agua, desviando la atención de los problemas antes mencionados.

La solución a estos problemas no se resuelve fortaleciendo a una Administración en detrimento de la otra, ni aumentando las competencias, sino en las grandes posibilidades de reorientación que la aplicación de la DMA ofrece para la reordenación de la planificación y gestión del agua. Hay que crear espacios sólidos y estables donde sea posible debatir dichos intereses y decidir con todos los actores implicados las soluciones a los conflictos.

Hay que iniciar un debate político más profundo y fértil sobre la protección y el uso sostenible de los ecosistemas acuáticos en un espacio común y con una participación pública activa.

Estas son las razones que nos han llevado a los movimientos sociales preocupados por la gestión sostenible del agua en Andalucía, que asisten de forma expectante al desarrollo de los acontecimientos, a la realización de estas jornadas. El objetivo perseguido es analizar, reflexionar y debatir sobre la gestión del agua durantes los últimos años, y con la experiencia obtenida, seguir dando respuesta a las políticas que amenazan a los ecosistemas hídricos de Andalucía.

Las principales conclusiones derivadas de estas jornadas son las siguientes:

1. Inadecuada transposición al ordenamiento jurídico español de la Directiva Marco de Aguas. Estamos todavía ante una transición entre la gestión productivista del agua y una gestión integrada e integradora como exige la norma. El objetivo es velar por el buen estado de las masas de agua y su mantenimiento ecológico y ambiental.

2. Considerar el agua como un derecho fundamental. No se debe especular con el agua, garantizándose un mínimo para todos. Este derecho debe incluirse en la modificación de la ley de aguas.

3. Reconstrucción de los conocimientos del agua. Hay que iniciar un proceso de reconstrucción de ideas preconcebidas sobre el recurso agua en la enseñanza reglada. Mucho de los problemas que conlleva la gestión del agua no son analizados correctamente por los medios de comunicación, creando una percepción social distorsionada de los problemas y sus soluciones.

4. Cambiar la mala gobernanza del agua. Los mecanismos de la gestión del agua en Andalucía deben cambiar radicalmente, analizando y diseñando nuevas medidas que permitan un cambio en la gestión del recurso, evitando la expansión futura del regadío entre otros aspectos. La política de aguas tendrá que ir de la mano de la Directiva Marco de Aguas.

5. Mantenimiento del principio de unidad de cuenca como unidad de gestión. La planificación hidrológica y los mecanismos de gestión tiene que seguir manteniendo el principio de unidad de cuenca en la gestión. La descentralización provincial no puede poner en riesgo esta unidad de gestión.

6. Creación de un Órgano de Coordinación con capacidad de decisión sobre los aspectos más relevantes de la planificación y gestión de las aguas de la Demarcación. En él deben estar representados con voz y voto los distintos departamentos de las Administraciones públicas con competencias concurrentes sobre las aguas.

7. Democratización en profundidad de los órganos de participación. Hasta ahora la participación pública no ha sido efectiva, siendo evidente la dificultad de entidades sin ánimo de lucro interesadas en la conservación y protección de los valores ambientales asociados al agua a la hora de poder participar en la toma de decisiones, a pesar de los importantes esfuerzos para ordenar y difundir la información existente. Por lo tanto se debe apostar por un nuevo modelo participativo.

Centro Arrupe - Sevilla, 18 y 19 de noviembre de 2011

Organiza:

- Ecologistas en Acción de Andalucía

- Ingenieros Sin Fronteras (ISF)

- Red Andaluza Nueva Cultura del Agua (REANCA).




Visitantes conectados: 324