Apoyo ecologista a la Huelga General del 14N

El paquete de medidas que el Gobierno, la UE y el FMI están imponiendo a la ciudadanía no solo está generando su empobrecimiento, sino que, además, están agudizando la crisis ambiental.

El Gobierno de España ha adoptado recientemente una serie de medidas antiambientales que motivan, ellas solas, la convocatoria de huelga general. Algunas de no poco calado son:

De igual modo el presupuesto andaluz asume con estricta disciplina el tope de déficit del 0,7% en 2013 y cumple escrupulosamente con las amortizaciones de deuda; Andalucía pagará 3.581 millones de euros, aproximadamente el 11% del presupuesto, siete veces más que el conjunto de fondos previstos para planes de empleo, mientras que para cuidar del Medio Ambiente, la Agricultura, la Pesca, el Agua y la Ordenación del Territorio, no disponemos más que de algo más del 5% del presupuesto. Los recién aprobados presupuestos andaluces, que han sido calificados por el propio Gobierno andaluz como presupuestos “de resistencia, de contraste con el del PP, no de confrontación”, no posibilitarán enfrentarse a un paro devastador (35,42%), ni poner fin al deterioro de unos servicios públicos que se vienen degradando desde hace años, bajo anteriores gobiernos socialistas, y que siguen ahora sufriendo recortes (por ejemplo, el despido de 4.500 docentes, entre otras medidas de “austeridad” en la enseñanza pública). Con estos presupuestos, en el 2013, Andalucía será un territorio más empobrecido, con un gobierno más sumiso en el cumplimiento del 0,7 de déficit que comprometido en la disminución del 35,42 % de paro.

Ecologistas en Acción recuerda que solamente un entorno equilibrado y conservado puede garantizar una vida digna: seguridad alimentaria y alimentos sanos, calidad del aire óptima, limpieza de ríos y acuíferos, conservación de la biodiversidad, agua potable en cantidades adecuadas, reducción y reciclado de los residuos,...

Por todo ello la organización ecologista llama a que el próximo 14 de noviembre queden desiertos los puestos de trabajo y las tiendas, mientras se llenan las calles de manifestaciones reclamando que no paguemos lo que no hemos gastado y que nuestros impuestos sirvan para conservar y proteger el medio ambiente, los puestos de trabajo y los derechos sociales.




Visitantes conectados: 478