Exigen medidas urgentes a la Junta de Castilla y León para erradicar la puesta de cebos envenenados

Las asociaciones conservacionistas Asociación Zamorana de Ciencias Naturales (AZCN), Grupo Ornitológico Alauda, Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (ASCEL), Asociación de Naturalistas Palentinos (ANPA), Asociación para la Conservación y Estudio de la Naturaleza de Valladolid (ACENVA), Grupo para la Recuperación de la Fauna Autóctona (GREFA), Plataforma para la Defensa de la Cordillera Cantábrica, Fundación Global Nature, WWF-España, SEO/BirdLife , Ecologistas en Acción y Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono (ARBA Valladolid):
Ante los últimos casos de muerte con síntomas de envenenamiento de un Lobo ibérico (Canis lupus signatus) en La Espina (Castromonte) en Valladolid y un Águila imperial ibérica (Aquila adalberti) entre las provincias de Valladolid y Segovia exigen medidas urgentes para erradicar la puesta de cebos envenenados.

Las ONGs solicitan, la suspensión del aprovechamiento cinegético, como medida para evitar el posible agravamiento del daño o la continuidad de la infracción y para favorecer la recuperación de la fauna afectada por el veneno, en los sitios donde se han producido los episodios de veneno.

En el caso de la loba, el cadáver fue localizado el pasado diecisiete de noviembre, durante el transcurso de una cacería en el monte vallisoletano de la Santa Espina, cercano al municipio de Castromonte. Ya se ha cursado la correspondiente solicitud de información a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, en la que se requiere la causa de la muerte del animal, que todo hace suponer, ha sido la ingestión de sustancias tóxicas deliberadamente dejadas en el campo.

El Águila imperial apareció entre los límites de las provincias de Valladolid y Segovia el día 18 de noviembre, hay que recordar que en esta misma comarca apareció otra Águila imperial muerta con síntomas de envenenamiento en marzo de este año, en Pedrajas de San Esteban, y hace dos años otra en Olmedo. También se han encontrado muertas otras especies en peligro de extinción como el Milano real en varios envenenamientos en Iscar, siendo la zona sur de Valladolid una de las más castigadas por esta lacra del veneno, sin que en esta provincia se haya tomado ninguna medida sancionadora ni recuperadora, ni ninguna otra iniciativa eficaz contra esta grave escalada de envenenamientos de fauna amenazada.

El lobo es una de las especies que mas está sufriendo el azote del veneno en Castilla y León. Según datos de la propia Junta, en la temporada 2009/2010 los lobos aparecidos muertos por veneno fueron ocho y en la temporada 2010/2011 el número de animales envenenados fueron cinco. Como es normal, el número real de lobos que habrán sido victimas de los venenos será superior, ya que es prácticamente imposible localizar el cien por cien de los cadáveres. En estos trece casos, se ha solicitado la cancelación de la actividad cinegética en los cotos donde han aparecido los cadáveres, como medida de lucha contra el veneno. Sin embargo, la contestación siempre ha sido negativa por parte de la administración regional, aludiendo que el lobo es una especie cinegética, no incluida dentro del Catálogo Español de Especies Amenazadas. En la temporada 2011/2012, la Junta de Castilla y León no ha reconocido la muerte por envenenamiento de ningún lobo, aunque en la información facilitada en el Comité Consultivo ha constatado la aparición de cuatro cadáveres de lobo, sin poder determinar la causa de la muerte. En estos casos se ha solicitado información sobre la necropsia de dichos animales, no pudiendo identificar la causa de la muerte.

En cuanto al Águila Imperial – especie única en el mundo y en peligro de extinción- es una de las especies más afectadas en por el veneno en Castilla y León , junto con el Buitre leonado, el Buitre Negro, el Alimoche y el Milano Real, las tres últimas también amenazadas. Hay que recordar que en 2010, en la provincia de Ávila se tomaron medidas de suspensión de la caza en la comarca de La Moraña, tras el hallazgo en cotos de caza de esta comarca de seis Águilas imperiales envenenadas, numerosos Milanos reales y varios Buitres negros, entre otras rapaces.

La Junta de Castilla y León debería proceder a la suspensión de los aprovechamientos cinegéticos donde han tenido lugar los episodios de veneno con objeto de recuperar las especies afectadas por los envenenamientos y aprobar de forma urgente el Plan de Acción de lucha contra el veneno, pendiente desde febrero de 2012, cuando se publicó la Estrategia Regional de Castilla y León contra el uso ilegal de cebos envenenados en el medio natural. El retraso en el Desarrollo de dicho Plan que debería concretar y desarrollar las acciones de lucha contra el veneno en la región y la no adopción de medidas legales son algunos de los factores que favorecen la impunidad y que hacen que continúe la intensidad del uso de cebos envenenados.




Visitantes conectados: 118