Modificación del Consejo Asesor de Medio Ambiente

El día 24 de diciembre el Diario Oficial de Castilla-La Mancha ha publicado el Decreto 160/2012, de 20/12/2012, por el que se establece la composición y funciones del Consejo Asesor de Medio Ambiente. Dicha norma viene a modificar la estructura y funciones del CAMA y lo hace de la mano de un ejercicio de ausencia absoluta de participación y de transparencia por parte del Gobierno Regional, así como de una falta de criterio evidente. El resultado es un texto poco meditado y que complicará el funcionamiento de este organismo esencial en materia de participación ambiental.

Hay que destacar que la reforma del CAMA se ha adoptado de forma absolutamente unilateral por parte del Gobierno Regional. No se ha contado con los miembros del Consejo en su elaboración, ni se ha reunido a éste, como es preceptivo, para que haga llegar sus propuestas antes de la aprobación del Decreto.

A este respecto resultó muy llamativa la referencia del Consejero de la Presidencia y AAPP, que dijo que “las novedades introducidas en esta normativa ya han sido aceptadas de manera unilateral por los miembros del Consejo Asesor de Medio Ambiente de la región”. Es obvio que la forma de expresarse fue incorrecta, pero revelaba una verdad oculta tras una mentira. La medida es, efectivamente, unilateral, pero no por parte de los miembros del Consejo, que no tuvieron conocimiento de la misma, sino del Gobierno Regional.

Por otra parte, la reforma aprobada no puede ser más chapucera. Se reduce el número de representantes sin criterio alguno y, lo que es más llamativo, mezclando bajo el epígrafe de ONGs de defensa del medio ambiente a organizaciones profesionales de cazadores y a asociaciones ecologistas, que se tendrían que poner de acuerdo para proponer representantes comunes. Un sinsentido que amenaza con bloquear el funcionamiento del CAMA.

Ecologistas en Acción quiere manifestar que estamos de acuerdo en actualizar y mejorar el Consejo Asesor de Medio Ambiente, pero reivindicamos que se haga desde la participación y desde el respeto de la normativa vigente y no utilizando argumentos falaces. En este sentido, se recuerda que la participación en el CAMA no está remunerada, ni se cubren los gastos a las personas que no pertenecen a la Administración, por lo que no hay ninguna justificación para reducir el número de participantes en el mismo por motivos económicos. Al contrario, lo mejor es una participación plural para que haya un mejor debate sobre las muchas necesidades que ahora tiene nuestro medio ambiente.

Por último, consideramos que lo que haría realmente operativo al CAMA y adaptado a las necesidades es que la Consejería de Agricultura se lo tomara en serio y lo convocara regularmente, no como viene haciendo hasta ahora.




Visitantes conectados: 589