El alcalde prioriza el interés privado de algunos cazadores, sobre el interés general

Una vez comprobados los resultados “exitosos” de la primera cacería y teniendo en cuenta que los propios promotores de estas reconocen que esta no es la solución al problema de daños causados por los jabalíes, desde los grupos ecologistas y de una gran parte de la opinión pública no entendemos que se siga cerrando un Espacio Natural para que unos pocos cazadores disfruten sin molestias como si de un recinto privado se tratase.

Aclaramos al señor alcalde, por una regla de tres simple, que el 10% de 400 jabalíes son 40, por lo que los 19 jabalíes matados el pasado sábado supone el 4,7% de la población, es decir, menos del 5%.

Desde los grupos conservacionistas creemos que el alcalde y el concejal de medio ambiente deberían haberse dejado asesorar por gestores de fauna y tener datos con los que poder argumentar la necesidad de las actuaciones a realizar, pero han hecho todo lo contrario, han sido obedientes a los dictados de los intereses particulares de unos pocos. Solicitaron los informes y el permiso a la Junta de Castilla y León deprisa y corriendo y sin tener un objetivo claro, salvo el que se pudiera cazar en El Monte El Viejo.

Sin perder más tiempo en solicitar nuevas cacerías, lo que consideramos sería más efectivo por parte del Ayuntamiento es pedir una reunión con la Junta de Castilla y León y abordar la gestión integral del Monte El Viejo de manera rápida y efectiva, para ello deberían contar con la aportación de la Universidad, porque la gestión del Monte no pasa solamente por matar jabalíes, como bien dijo el profesor Oria de Rueda en el Consejo Asesor de Medio Ambiente, hay que actuar sobre el hábitat.

Comprobamos como ahora se propone un día de diario para efectuar la segunda cacería, ya que los controles policiales para prohibir el acceso al Monte no fueron del todo efectivos y sigue existiendo riesgo real para la integridad de las personas que disfrutamos del Monte.




Visitantes conectados: 270