¡Ay de mi Alhama!

El embalse de Cigudosa-Valdeprado: surrealismo en la planificación hidrológica.

Varios grupos [1]. Revista El Ecologista nº 76.

La transcripción de las actas en las que se decide realizar este embalse rebela a las claras la falta de rigor y hasta la chapuza de la ‘planificación’ hidrológica en España.

El río Alhama es afluente del Ebro por la margen derecha. Nace, al igual que sus afluentes Linares y Añamaza, en tierras de Soria, se adentra en la Rioja pasando por Aguilar y Cervera del Río Alhama, y se abre a la llanura del Ebro al entrar en Navarra, donde pasa por Fitero, Cintruénigo y Corella; y vuelve a la Rioja en Alfaro, donde desemboca. Tres Comunidades Autónomas y una cuarta, Aragón, que tiene un pequeño rincón en la cuenca del Añamaza.

Las cabeceras de estos ríos, en las despobladas serranías sorianas, tienen valores suficientes como para ser declaradas reservas fluviales. Sin embargo los gobiernos regionales se siguen empeñando en taponarlos con más pantanos. Así, el proyecto de Plan Hidrológico de la Cuenca del Ebro (PHCE) de 2012 ha resucitado el viejo proyecto del embalsar el río Alhama en Cigudosa-Valdeprado.

El embalse aparecía en anteriores planes hidrológicos y hasta llegaron a hacerse los cimientos de la presa. Su construcción fue paralizada por problemas técnicos que no fueron previstos en los estudios previos, en concreto, la piedra del lugar contiene pirita y no es apta para el hormigón. Originalmente, el uso fundamental del embalse hubiera sido el riego y abastecimiento de los municipios navarros del río Alhama, pero desde hace 20 años está previsto que estos se rieguen y abastezcan con la segunda fase del Canal de Navarra, con aguas de Itoiz.

Embalse de Cigudosa-Valdeprado

ObjetivosCaracterísticas
Defensa frente a avenidas (Inestrillas, Cervera…)
Consolidación de los regadíos actuales (7.500 ha).
Mejora del abastecimiento de la zona.
Mantenimiento del caudal ecológico.
Arraigo poblacional, empleo, usos lúdicos.
Generación de energía hidroeléctrica.
Volumen del embalse: 41,80 hm3
Volumen útil: 39,80 hm3
Altura máxima sobre cauce: 58,50 m
Longitud de coronación: 585,75 m
Aportación media anual 1980-2005: 32,97 hm3
Coste de inversión (2009) 74.850.361 euros
Costes de explotación: 695.062 euros/año
Recuperación de costes usuarios: 52.395.253 euros

Extracto de la Ficha del embalse de Cigudosa-Valdeprado. Proyecto de PHCE. Anejo X, Programa de medidas, p. 3.323

Otro embalse sin pies ni cabeza

La ficha del embalse que aparece en el proyecto de PHCE [2], es un cúmulo de incoherencias, sin estudios técnicos sobre la disponibilidad de agua, con objetivos desproporcionados, con duplicidades de usos con otras infraestructuras y con un estudio de viabilidad económica digno del cuento de la lechera.

No hay suficiente agua para llenar el embalse. Si el anterior proyecto se paralizó por falta de estudios previos sobre los áridos, ahora se pretende construir sin estudios serios de disponibilidad de agua. La falta de análisis se suple con la confusión de datos: la ficha del embalse habla de una aportación media anual de 32,97 hm3, pero otro documento del mismo Plan [3] informa de una aportación sensiblemente menor, 22,03 hm3/año, aguas abajo del lugar del embalse.

Un gran embalse para unas pequeñas avenidas. Las avenidas figuran como el primer objetivo. Es una desproporción ya que no hay grandes problemas de inundaciones y mucho menos de seguridad para las personas. En Inestrillas ya se ha construido una escollera; en Cervera y las Ventas apenas se inundan algunas huertas. Por otra parte, muchas de las crecidas provienen de los grandes barrancos que bajan de la Sierra de Alcarama y que llegan al Alhama aguas abajo de Cigudosa, por lo que difícilmente van a ser laminadas por el embalse.

Más de 5.000 hectáreas doblemente pasadas por agua. Se prevé el riego 7.500 ha, de las cuales 5.420, las correspondientes a los municipios navarros, también van a ser regadas por el Canal de Navarra [4] con aguas de Itoiz. ¿Van a cargar los agricultores con la recuperación de costes de ambas obras?

La falta de rigor acompaña al resto de los objetivos del embalse. Al igual que en los regadíos hay duplicidad de medidas para el abastecimiento [5]. Sorprende la repentina preocupación por el caudal ecológico, cuando hasta la fecha no ha prosperado ninguna denuncia por secar el río en verano.

Se recurre de nuevo a los socorridos objetivos del arraigo poblacional, el empleo y los usos lúdicos. A pesar de que la Confederación Hidrológica del Ebro (CHE) reconoce que el embalse estará vacío durante el verano, la Junta de Castilla y León defiende por escrito que el embalse de Cigudosa-Valdeprado será “un punto de atractivo turístico y una fuente de desarrollo para una zona muy despoblada” alimentando falsas expectativas e ilusiones en la población de la zona, cuando lo que va a suponer es un destrozo irreversible de unos tramos de río que podrían ser catalogados como reservas fluviales y convertirse en patrimonio para el incipiente turismo rural.

Una reunión surrealista de las autoridades competentes

¿Cómo se ha llegado a esta situación? ¿Cómo es posible que en medio de la crisis y desaparecido el uso principal, se vuelva a resucitar este embalse?

Una parte de la explicación se encuentra en el acta de la reunión de Coordinación de Administraciones celebrada en Alfaro (La Rioja), el 25 de junio de 2008, en el marco del proceso de participación promovido por la CHE [6]. En la reunión participaron, además de la CHE, las 4 CC AA que comparten la cuenca del Alhama: La Rioja, Navarra, Castilla y León y Aragón.

Es un gran guión para un culebrón. El Gobierno de La Rioja manifiesta sus deseos por dos embalses: Cigudosa-Valdeprado en el Alhama y Villarijo en el Linares. Las otras 3 CC AA, especialmente Navarra, le apoyan. La CHE se resiste en un primer momento: no hay suficiente agua para llenarlos, ya no hay usos que lo justifiquen, no hay viabilidad económica, han cambiado los tiempos. La resistencia de la CHE se va debilitando ante la insistencia de La Rioja y Navarra y la sumisión de Castilla y León. El desenlace lo conocemos a través del proyecto de PHCE: la CHE termina cayendo en los brazos de sus pretendientes y de los dos embalses solicitados, les concede uno.

Entresacamos algunos párrafos de la trascripción literal de la reunión, un documento significativo para conocer los principios rectores de la planificación hidrológica española:

El procedimiento de solicitud

Técnico de la Rioja: “La obra lamentablemente se rescindió […] sigue estando declarada de Interés general […] y por tanto, la salida natural sería ejecutar nuevamente, redactar un proyecto” (p. 40).

Los estudios técnicos sobre la disponibilidad de agua y capacidad de los embalses

Jefe de Planificación de la CHE: “No es por añadir más polémica pero […] las aportaciones del Alhama en Aguilar, la media anual es de 22,80 hm3 […] y eso teniendo en cuenta que [la estación de aforo] está aguas abajo de los manantiales de Aguilar […] y el embalse está proyectado en 41,80 hm3, creo que […] está proyectado como muy grande”. (p. 52).

La justificación y los objetivos de los embalses

-  “¿Para qué sirve Valdeprado? […] Decimos que sirve para Navarra o que no sirve para Navarra para los abastecimientos?
-  Hombre, pues yo creo que se puede dejar así como estaba previsto ¿eh?” (p. 43).
-  Gobierno de la Rioja: “Problemas serios de seguridad de las personas. Inestrillas, Cervera […] Creo que es una justificación de las personas. El caudal ecológico ya lo habéis dicho. Si nosotros tenemos que vestir esto, diciendo que cambiamos el Plan de Abastecimiento de la Rioja, para darle agua a Alfaro desde Valdeprado, pues también lo haremos” (p. 45).
-  Planificación de la CHE: “el documento que nosotros presentemos [se refiere a la inclusión del embalse en el PHCE] tiene que ser coherente. Es que si no, cuando salga a información pública […] dirán: pero estos tíos están locos. Por una parte dicen una cosa y por otra dicen otra. Porque en el momento que digan, mira, ahora emplean Valdeprado, si esto lo están haciendo de Itoiz. Mira, se gastan diez mil millones de pesetas tirándolos. Entonces a ver como lo justificas”. (p. 48).

Los usos turísticos

Jefe del área de Explotación de la CHE: “Si todos los embalses tienen usos turísticos […] todos quieren tener el agua del embalse en el mes de agosto, que es cuando mayoritariamente los ciudadanos cogen vacaciones […] Los embalses en cuanto a usos están pensados para estar vacíos el mes de agosto y todavía más en septiembre que es cuando termina el año hidrológico”.

Los estudios de viabilidad económica y las justificaciones por la gracia de dios

Planificación de la CHE. “Sí, pues en su día se justifica de una manera. Porque estos señores hace un tiempo no mandaban un estudio económico de los embalses. Decían que lo había dicho Don Francisco Franco y hacían la presa. ¿Estamos? Pero joder, ahora no es así, ya vale” (pág 53).

Pues parece que sigue siendo así y nada ha cambiado. Ya no hace falta que lo digamos nosotros, se lo dice el alto cargo de la CHE presente en la reunión: “estos tíos están locos”.




Visitantes conectados: 113