Desdoblamiento del ramal Tarifa - Los Barrios

Se pretende montar un gaseoducto para la construcción de dos nuevas Centrales Térmicas en el Campo de Gibraltar.

Ya presentamos en su día el siguiente escrito de alegaciones oponiendonos de forma rotunda a este proyecto.

Existe una zona Quejical y Arroyo de San Carlos del Tiradero. Encontramos en esta zona:

Quejigal puro, sin apenas alcornoques, son de la especie Quercus canariensis. El sotobosque de este quejigar suele formar malezas impenetrables de especies arbóreas, Myrtus communis, Phyllirea latifoilia, Phyllyrea angustifolia en las partes más soleadas, Viburnum tinus y Rhamnus alaternus. En algunos lugares abunda localmente la "carrasca" (Quercus coccifera). Esta zona, cuyo sotobosque está cubierto de hojarasca y salpicado en algunos lugares por pequeñas matas de breo, mirto, agracejo, "escobones " y diversas herbáceas, las rozas ambos lados de la carretera para prevenir los incendios. En el otoño, tras las primeras lluvias, una rica profusión de setas cubre por todas partes la hojarasca y las calvas herbáceas dispersas entre el matorral. Ejemplares de los géneros Amanita (A.phalloides, A.caesarea, A.pantherina), Russula, Boletus, Cantharellus, Coprinus, Clavaria, Macrolepiota, Trametes, Fistulina y Sarcoscypha.

Herbáceas del bosque; existe una interesante gama de especies vegetales que pueblan el estrato herbáceo de estos quejigares. Desde la preciosa "Dedalera" (Digitalis purpurea subsp.bocquetii) endémica del Campod e Gibraltar, de flores tubulares formando una espiga lateral rosa oscuro y cuyas propiedades de tónico cardiaco, con importancia desde el punto de vista medicinal. Encontramos las orquidáceas Serapias cordigera, Cephalantera longifolia, pasando por la rara arácea Arisarum proboscideum, las interesantes "laureolas"(Ruscus hypophyllum).

Epífitas y trepadoras, los quejigares del Campo de Gibraltar, son muy ricos en vegetación epifita. Las especies más características de este tipo de hábitat arbóreo son tres helechos muy interesantes, Polypodium: Polypodium cambricum y Polypodium macaronesicum y a la "Carraguala"(Davallia canariensis).

De los polipodios llamados localmente "puli-pulis", sólo uno de ellos, el Polypodium cambricum, podemos encontrarlo en ese bosque, ya que la especie "macaronesicum" es rarísima en la comarca, habiéndose localizado en contado lugares. Tambien existe una gran variedad de plantas trepadoras en este quejial, dado su alto grado de humedad y sombra. Podemos encontrarnos hiedras (Hedera helix), Smilax aspera, Clematis cirrosa y Clematis flammula, Rubus ulmifolius, Rosa sempervirens, Lonicera periclymenum y Vitis vinifera. También es fácil encontrar por esta zona lagartija ibérica, lagartija colilarga.

II.Dehesa de Ojén, encontramos en esta zona alisos, fresnos, acebuches-lentiscos, alcornocal con sotobosque de brezo, jaguarzos y leguminosas arbustivas, alcornocal. Quejigal con sotobosque de Pteridium, Alcornocal-quejigal de ladera (durillos, madroños, agracejos, murtas y aladiernos). Encontramos una galaría de rododendros con laurel, acebos, avellanillos y alisos, con helechos relictos. Jaral de Cistus populifolius.

III.Los tajos del Bacinete: encontramos superficies muy ampliadas tapizadas de "Carragualas y polipodios" algunos de considerable tamaño, junto con "sedos" (Sedum brevifolium y Sedum hirsutum), hiedras, ombligos de Venus, musgos y líquenes.

Sobre los rellanos o en las grietas altas son habituales Narcissus bulbocodium , Dipcapi serotinum, Urginea marítima, la rara orquídea Gennaria diphylla, e incluso arbustos de considerable porte. Encontramos joya de nuestra flora el Cytisus tribacteolatus, especie endémica de estas sierras. Tambien, y junto a él podemos encontrar ejemplares, considerables en cuanto a su tamaño, de "acebuche" , "gobiérnago" (Phyllirea angustifolia) y alcornoque.

Nos encontramos con un prado, principalmente formado principalmente por leguminosas, aunque herbáceas, se desarrollan otras especies como Trifolium subterraneum, Ornithopus compressus, Daucus, Galactites tomentosa.

Es interesante la pequeña crasulácea anual Crassula tillaea, de aspecto rojizo y carnoso. Tapizando las praderas de escasa pendiente de los tajos, podemos encontrar plantas rupícolas (que crecen sobre las rocas) como sedos (Sedum brevifolium y Sedum hirsutum ) y ombligo de Venus (Umbilicus rupestris). Encontramos en esta zona topos y topillos.

Encontramos una zona de herrizas bajo, con plantas como brezos, Genista tridentata, Klasea alcalae, Simethis planifolia. En otoño, nada más caer las primeras lluvias, comenzarán a florecer en estos parajes las altas espigas de flores blancas de la "cebolleta almorrana" (Urginea marítima).

Las dos plantas más interesantes, una por su perfecta adaptación a su hábitat y ambas por su rareza, son la pequeña insectívora Drosophyllum lusitanicum y el bayón, la otra especie es un arbusto que puede alcanzar porte de pequeño árbol.

En los riachuelos que encontramos en la zona encontramos un brezo poco común Erica ciliaris, Erica mediterránea, de mayor porte y de flores rosa claro.

Podemos encontrar una galería de rododendros, emplazada en una zona de bosque mixto, bastante húmeda por su espesa cobertura arbórea y donde abunda otro de los grandes protagonistas forestales de nuestro bosque: el quejigo.

La especie de las Eriáceas denominada por Rhododendron ponticum subsp.baeticum y más conocida en la comarca como "joranzo", "ojaranzo " o "rododendro", es una de las joyas más importantes que se esconden en nuestras masas forestales.

Este arbusto que puede adquirir porte aéreo, es una de las especies localmente abundantes en esta zona.

Los quejigos que encontramos tienen un aspecto estilizado y vertical.

Son de la especie Quercus canariensis, Quercus faginea.

Por esta zona también encontramos plantas que forman el sotobosque umbrío, helechos Asplenium onopteris y Asplenium billotii. Es frecuente encontrar plantas especialmente adaptadas a vivir en estos lugares sombríos: Vinca difformis, Rubus ulmifolius y Rosa sempervirens.

Subiendo por la ladera encontramos, junto a la roca abundan arbustos y arbostilllos propios del sotobosque el alcoirnocal como durillos, agracejo aladiernos, brezo turel (Erica arbórea) y, sobre todo, madroños.

Mirlos, reyezuelos, mosquiteros, herrerillos, carboneros, mitos, currucas, pinzones, chochines y otras pequeñas aves.

Entre las piedras y los taludes terrosos de las orillas conviven varias especies de plantas muy adaptadas a vivir en estos ambientes extremos de humedad y sombra continuas: musgos, helechos ripícolas como Osmunda regalis (helecho real), Athyrium filix-femina (helecho hembra) y el más característico de los arroyos de esta cumbres, la fenta o Blechnum Spicant, que forma exuberantes panochas con dos tipos de hojas (fértiles y estériles).

Junto a ellos, otras plantas que suelen ser sus acompañantes habituales tales como Sibthorpia europea, Lonicera peryclymenun, Arisarum proboscideum . Carex (C. acuta y C.pendula) y la umbelífera de flores blancas, Oenanthe crocata Frangula alnus subsp. baetica.

Si avanzamos encontramos un pequeño bosquete de Quercus faginea. Las dos plantas más importantes son "Jara Estepa" (Cistus populifolius subsp.majus ) y la "Raulea" (Quercus lusitanica).

Seguimos por esta zona y encontramos un pequeño bosque de Pinus pinaster.

En la primavera, debajo de los pinos encontramos una especie bulbosa poco común, Fritillaria lusitanica.

Podemos encontrar buitres leonados.

A continuación hablaremos del bosque de niebla, en este punto se encuentra un grupo de Quercus faginea. En la cruz de algunos de los árboles crece un helecho, Davallia canariensis.




Visitantes conectados: 382