La cementera de La Robla ha quemado más de 30.000 toneladas de neumáticos usados en 2012

Exactamente 31.509 toneladas es la cantidad de neumáticos fuera de uso que Cementos Tudela Veguín S.A. ha quemado en La Robla en sustitución de los combustibles habituales. Así consta en la memoria anual 2012 de la cementera, que ha sido facilitada a Ecologistas en Acción de León, tras haberla solicitado al amparo de la Ley que protege el derecho a la información en materia de medio ambiente.

En primer lugar, hay que recordar que la Junta de Castilla y León no cuenta con planificación que justifique la incineración en La Robla de tal cantidad de neumáticos fuera de uso (NFU), dado que en estos momentos carece de Plan Integral de residuos, de Plan sectorial de gestión de NFU y sin que haya planificado la ubicación de las instalaciones regionales de valorización energética/incineración, tal como prevé la Ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados.

Para Ecologistas en Acción la valorización energética de 31.509 toneladas de NFU en La Robla es una actividad que vulnera la legislación de residuos y no debería permitirse por incumplir la jerarquía de tratamiento que prioriza la reutilización, el reciclaje y otras formas de valorización material sobre la valorización energética. Es mas, la coincineración en La Robla supera, por si misma, el objetivo global de valorización energética de NFU marcado en un 25% para 2012 en el Plan Nacional Residuos, porcentaje que, cuanto menos, deberían respetar las Comunidades Autónomas.

Efectivamente, la cantidad de 31.509 toneladas de NFU equivale al 232 % de las 13.574 toneladas puestas en el mercado en CyL durante el año 2010 (último del que tenemos datos oficiales); al 147% de las 21.401 toneladas recogidas ese año por las empresas que operan en nuestra Comunidad dentro de los sistemas integrados de gestión (SIG); y al 57% de las 54.757 toneladas que fueron el total gestionado, contando los NFU recogidos en canal SIG, los procedentes de desguaces y los que llegaron de otras Comunidades. Estos porcentajes podrían ser superiores si la comparación se hiciera con datos actualizados del 2012, en el que la crisis económica se ha manifestado con mayor rigor.

En el registro de entradas de residuos presentado por Cementos Tudela Veguín S.A. aparece en primer lugar la empresa Recuperación de Materiales Diversos (RMD) situada en Ardoncino, León, proveedora de cerca de 20.000 toneladas (RMD acumula un notable stock histórico, cuya incineración es más peligrosa por contener los neumáticos antiguos mayor cantidad de cloro). El resto de los neumáticos procede de empresas de CyL (Berlá-Valladolid, Renecal-Palencia) de otras comunidades autónomas (Gescometal-Langreo, TRNU-Toledo) y del extranjero (Suez Enviroment, Francia), lo que evidencia el tráfico de NFU hacia Castilla y León que está convirtiendo a esta comunidad, y a nuestra provincia en concreto, en un sumidero de estos residuos.

Los componentes plásticos del caucho artificial con el que se fabrican los neumáticos garantizan la emisión de importantes cantidades de sustancias tóxicas orgánicas como dioxinas y furanos, conocidos alteradores hormonales de carácter cancerígeno, además de metales pesados, también cancerígenos, recogidos en los tratados internacionales sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes.

Ecologistas en Acción vuelve a denunciar públicamente el comportamiento arbitrario e injusto del Consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván, que revocó el permiso para la coincineración de residuos en la fábrica de cemento de Toral de Vados, atendiendo a las movilizaciones de la sociedad berciana, y permite que esta peligrosa actividad se desarrolle en La Robla, donde la población padece desde hace décadas la mala calidad del aire. Sin olvidar que las emisiones contaminantes de La Robla afectan a una amplia zona de la Montaña Central leonesa y llegan, por la acción de los vientos dominantes, a la ciudad de León.




Visitantes conectados: 376