Prosigue el uso irresponsable de herbicidas en parques y jardines

Espartal-Ecologistas en Acción ha denunciado ante el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil el uso indebido de herbicida en espacios públicos de Valdemoro en las últimas semanas. La empresa FCC continúa obviando las recomendaciones en el manejo del herbicida Roundup y despreciando la inmediata presencia de ciudadanos ajenos a los reconocidos riesgos de estos químicos. Los ecologistas han reclamado al ayuntamiento la necesidad de eliminar a medio plazo el recurso a estos peligrosos productos y, mientras tanto, exigen un uso responsable y profesional.

La empresa FCC ha fumigado en los últimos días con Roundup parques y jardines de Valdemoro haciendo caso omiso de las recomendaciones de uso del producto. Las labores observadas por Espartal-Ecologistas en Acción prueban que la prudencia en la administración del pesticida no se ha producido ni bajo condiciones de viento intenso o llovizna, ni tan siquiera ante la presencia -potencialmente disuasoria- de personas reposando plácidamente en bancos públicos, como los del parque El Caracol.

El Roundup es un potente herbicida cuya composición está basada en el glifosato. Diversos estudios independientes revelan que el glifosato, en dosis muy inferiores a las manejadas por cualquier jardinero, provoca diversos tipos de cáncer, esterilidad y abortos no deseados, resultando especialmente sensibles a su exposición tanto las mujeres embarazadas como los niños. Al problema del glifosato se une el de todo el complejo de sustancias que es necesario mezclar con éste para poder aplicarlo.

El glifosato fue introducido hace alrededor de 4 décadas. Se comercializa principalmente como el mencionado Roundup y es el producto estrella de la transnacional agroquímica Monsanto, una de las empresas más poderosas e influyentes del mundo. El Roundup está considerado como nocivo para las personas y peligroso para el medio ambiente por el Reglamento sobre clasificación, envasado y etiquetado de preparados peligrosos, aprobado por el Real Decreto 255/2003.

La organización ecologista recuerda que el parque de El Caracol ya fue objeto hace dos temporadas de polémicas fumigaciones igualmente denunciadas y lamentan que aquella desafortunada experiencia no sirva en la actualidad para que los responsables municipales se tomen en serio el problema y extremen, consecuentemente, el manejo de estas sustancias en la gestión transferida a la empresa privada. Por añadidura, los hechos protagonizados por FCC suponen una clara infracción del Plan de Conservación y Fomento del Arbolado Urbano aprobado por el ayuntamiento de Valdemoro y en vigor desde marzo de 2012.

Otro de los episodios recientemente observados y denunciados al SEPRONA ha tenido como escenario los alrededores del colegio Juncarejo en los que, bajo condiciones de intenso viento, se produjo la fumigación precipitada e imprecisa del área en horas de plena utilización viaria. La actuación de la empresa FCC supuso en la práctica que se ignorase tanto la salida de alumnos del mencionado centro educativo como el tránsito y presencia de usuarios de las líneas de autobuses congregados en la marquesina inmediata. De igual modo en la mañana del martes 28, tras la fumigación de la popular “Rotonda del astronauta” bajo una llovizna y fuertes rachas de viento, tampoco se realizó la necesaria señalización durante al menos 48 horas recomendada por el propio fabricante.

Apenas ha transcurrido un mes desde que Espartal-Ecologistas en Acción interpelara al ayuntamiento sobre la necesidad de erradicar en Valdemoro el empleo de los pesticidas que están acabando con las poblaciones de abejas. Finalmente los ecologistas juzgan como un doloroso sarcasmo el hecho de que alguna de estas tareas, que intensifican el envenenamiento del entorno y sus comunidades naturales, haya coincidido con la celebración del día Mundial de la Biodiversidad.




Visitantes conectados: 367