Dos centrales minihidráulicas en el Parque Natural de Los Calares del Mundo

La Plataforma en Defensa de Arroyo Frío y Ecologistas en Acción, que forma parte de la Plataforma, denuncian que una empresa está realizando trabajos de marcado para la realización de las obras para la construcción de dos minicentrales hidroeléctricas en el paraje de Arroyo Frío, que pertenece al término municipal de Cotillas, y está solicitando a algunos vecinos permisos para el uso de sus terrenos.

El proyecto consiste en el entubado de aguas del río Frío durante casi cinco kilómetros para mediante dos saltos de agua producir energía y la Plataforma denuncia que la afección que tendría en el río sería muy grave, ya que en muchos kilómetros se quedaría con un exiguo caudal, produciendo un impacto en las especies de ribera y en su fauna, y afectando también a los riegos de varias parcelas agrícolas. Y todo ello para conseguir una pequeña producción eléctrica de 0’4 megawatios (por comparación, los aerogeneradores que actualmente se están instalando en Albacete son de 2 megawatios, por lo que cada molino equivaldría a más de cuatro centrales como esta).

Se da la circunstancia que la concesión del uso eléctrico de esas aguas data del año 1900, y se produjo “a perpetuidad”. Desde el año 1990 la propietaria, Unión Fenosa, ha intentado hacer uso de esta concesión, para construir definitivamente las centrales, desistiendo en varias ocasiones. En el año 2001 se constituyó esta Plataforma en Defensa de Arroyo Frío cuando el ayuntamiento de Cotillas toma gran interés en que se realice el proyecto, hasta el punto de pedir un préstamo de 100 millones de pesetas para comprar a Unión Fenosa la concesión, y a su vez realquilarla a Unión Eléctrica del Vinalopó, que es quien finalmente está dispuesta a hacerla.

La Plataforma comenzó entonces con diversas actuaciones en contra de este proyecto, como fueron primeramente la denuncia pública, seguida de una acampada-concentración en Arroyo Frío, entrevistas con cargos públicos, y envío de una quejas al Defensor del Pueblo y a la Unión Europea acompañada de casi 2.000 firmas en contra. Desde el año 2002, el proyecto quedó en “estado latente”, y no se supo más hasta ahora. Y mientras tanto, este paraje quedó dentro del recientemente aprobado Parque Natural de los Calares del Mundo y de la Sima.

Fue hace unos días cuando los vecinos se encontraron a operarios haciendo señalizaciones mediante estacas y con marcas en la carretera de por dónde habrían de pasar las canalizaciones, así como se han pedido autorizaciones al uso de sus terrenos a varios vecinos. Ante esto, la Plataforma ha tenido una reunión con un técnico responsable de la Delegación de Medio Ambiente de Albacete, para trasmitirle esta información, así como para que la Junta esté vigilante para impedir estas obras, que ocasionarían graves perjuicios ambientales. En dicha reunión se nos informó que aunque la empresa tenga autorización de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir para el aprovechamiento eléctrico de las aguas, la Ley de Declaración del Parque Natural prohibe expresamente:

- "La construcción de presas, diques, encauzamientos y otras obras similares, así como cualquier actividad que pueda contribuir a la alteración de la morfología del cauce y la ribera, o del nivel y dinámica hidrológica de los cursos de agua y de sus comunidades de flora y fauna...”

- La construcción o rehabilitación de centrales hidroeléctricas de cualquier tamaño.” (D.O.C.M. Núm 94 de 11 de mayo de 2005, página 9375).

Es por ello que, según nos aseguró el técnico, la Junta estará vigilante y paralizará cualquier obra que empiece a realizarse de este proyecto.

Esta Plataforma plantea la reflexión de que el legítimo interés de una empresa de conseguir beneficios económicos no puede producirse a costa de degradar gravemente el medio ambiente, aún más cuando todas las previsiones apuntan a que en los próximos años se va a dar una disminución generalizada de la cantidad de agua disponible. Por otra parte, a menudo se mezclan (quizá interesadamente) los conceptos de energías renovables (como lo son la eólica o la hidroeléctrica) con el de energías limpias. El que una energía se le pueda llamar limpia dependerá también del sitio y el modo en que se instale, y desde luego, este proyecto no lo sería.




Visitantes conectados: 357