Petición de retirada inmediata de la ordenanza de ruidos

Los agentes sociales exigen al Ayuntamiento de Sevilla que retire la ordenanza de ruidos, por ser contraria a derecho y proteger a quién contamina.

La Plataforma por el Descanso en Sevilla, miembros de Juristas contra el Ruido, Ecologistas en Acción, y más de 100 asociaciones vecinales representadas por la CAIS y la Plataforma de Parques y Jardines, solicitan la retirada inmediata de la Ordenanza de Ruidos.

Ignorando los principios democráticos de participación ciudadana (Ley de participación y Convenio de Aarhús), y a pesar de la mediación del Defensor del Pueblo Andaluz y del Defensor del Ciudadano, el Alcalde Sr. Zoido y el Director General de Medio Ambiente, Don Joaquín Peña, ni tan siquiera se han dignado contestar a la solicitud de reunión urgente que desde hace ya tres meses le han solicitado los colectivos sociales para exponerle los graves problemas provocados por el ruido y para solicitar la retirada de las Ordenanzas de Ruidos y de Veladores.

Los colectivos sociales entienden que la Ordenanza de Ruidos supone una clara infracción de la legislación vigente Europea, Nacional y Autonómica la cual demuestran con Dictámenes y escritos, no rebatidos por Dictámenes contradictorios del Ayuntamiento.

La Ordenanza de Ruidos sería el colofón final de un entramado de Ordenanzas (Actividades, Veladores, Única de obras y actividades, instalaciones radioeléctricas), redactadas de espaldas a los afectados, que parecen proteger a ultranza a las actividades contaminantes, borrando todo vestigio de protección ambiental, con ello podrían conculcar la legislación vigente.

El grueso de la policía Local tiene prohibido inspeccionar actividades, sólo la Línea Verde es competente, a pesar de su magnífica labor, sólo dispone de 10 efectivos en turnos de 3 agentes para inspeccionar más de 20.000 actividades de ocio. Las denuncias por ruidos al 112 no se atienden.

Esta estrategia se remata con el hecho de que los inspectores de medio ambiente sólo trabajan de de lunes a viernes, en horario de mañana. La Dirección General de Medio Ambiente se ha asegurado de garantizar que no haya inspección ni control. Hay más de 250 órdenes de cierre aparcadas durante meses sin ejecutar, se dejan vencer los expedientes y las sanciones no se aplican.

EL DIRECTOR GENERAL DE MEDIO AMBIENTE, JOAQUIN PEÑA Y EL ALCALDE, JUAN IGNACIO ZOIDO, PODRIAN ESTAR INCUMPLIENDO EL DEBER DE AUXILIO.

A pesar de que el Director General de Medio Ambiente esgrime no tener dinero para pagar a los inspectores, sí ha tenido 21.000 euros para la contratación injustificada de una ingeniería que le ha redactado una segunda Ordenanza de Ruidos, a pesar de que funcionarios con 20 años de experiencia ya habían redactado una magnífica Ordenanza de Ruidos, adoptada por la FAMP.

El art. 31,1 de la Constitución Española indica: El gasto público realizará una distribución equitativa de los recursos públicos y su programación y ejecución responderán a los criterios de eficiencia y economía”

La Ordenanza de Ruidos de la ingeniería, al contrario que la desechada Ordenanza de los funcionarios, protege a ultranza a quienes contaminan al prohibir que se mida el ruido de veladores (arts.10 y 11), al permitir discotecas, bares de copas y similares en edificios de viviendas, al no exigir medidas en ZAS, al permitir actuaciones en directo sin permiso en Peñas, al no controlar las actuaciones al aire libre, al permitir megafonía y música en veladores. La Ordenanza de Ruidos se basa exclusivamente en la inspección a posteriori, y como no hay inspectores de noche, ni en fin de semana, lo que se hace es blindar a las actividades de ocio y asegurar su impunidad.

Parecería que podría haber muchas responsabilidades que depurar con respecto a lo que está pasando.

En este momento más de 100.000 sevillanos no duermen gracias a las más de 12 terrazas sin licencia al aire libre con música que actúan impunemente como discotecas al aire libre. La Ley de Espectáculos Públicos prohíbe la música en estas terrazas, no pueden tener licencia. La Ordenanza de Ruidos pretende crear huecos para legalizarlas.

Ante la gravedad de la situación y ante la obviedad de las infracciones de derecho que contiene la Ordenanza de Ruidos, hemos presentado un escrito al Secretario General del Ayuntamiento analizando las infracciones y el Dictamen del Profesor Jordano y le hemos solicitado que se oponga a la aprobación por el Pleno. También hemos solicitado al Secretario General del Ayuntamiento que haga llegar copia del Escrito a TODOS los Concejales para que estén informados de que van aprobar una Ordenanza ilegal.

La Ordenanza de Ruidos es contraria a lo establecido en el Mapa Estratégico de Ruidos del Ayuntamiento, el cual establece las estrategias a seguir para reducir la contaminación acústica.

Tras el análisis detallado de la lectura de la Ordenanza de Ruidos, del Dictamen del Profesor Jordano, del Mapa de Ruidos y de la legislación medioambiental parecería deducirse que la Ordenanza de Ruidos que se quiere aprobar no busca el interés general, más bien parecería obedecer a una actitud voluntarista de agradar a determinados grupos con intereses económicos. El art. 3 de la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas dice: “Las Administraciones Públicas sirven con objetividad los intereses generales y actúan de acuerdo con los principios de eficacia, jerarquía….con sometimiento pleno a la ley y al Derecho. Deberán respetar los principios de buena fe y confianza legítima”.

El próximo miércoles 26, a las 10 de la mañana, daremos una rueda de prensa frente al edificio de la Madrina, sede de la Dirección General de medio Ambiente y haremos entrega del documento conteniendo las infracciones de la ley por la Ordenanza de Ruidos a Don Joaquín Peña, Director General de Medio Ambiente.




Visitantes conectados: 312