Protesta contra la 39ena reunió de la Sociedad Nuclear Española

  Sumario  

 Castellano

Protesta ecologista contra la 39a reunió de la Sociedad Nuclear Española a Reus

Más de cuarenta organizaciones de todo el estado se han concentrado hoy a las puertas del teatro Fortuny de Reus (Tarragona) para mostrar su rechazo a la Sociedad Nuclear Española (SNE), convidada a un concierto junto a las autoridades como parte del programa de su 39ena reunión anual que estos días celebra en esta ciudad.

Las organizaciones ecologistas denuncian la operación de márquetin que supone este encuentro que trata de ocultar los graves problemas del sector nuclear en nuestro país. Una industria en decadencia desde hace décadas, acentuada a escala mundial con la crisis de Fukushima y que sólo se mantiene en nuestro país por el poder y connivenciaque mantienen empresas y organismos que se supone las vigilan. ¨Volveremos a escuchar la retórica de siempre sobre los avances en seguridad, la necesidad de reanudar los programas nucleares para responder a la crisis energética y su potencial para el crecimiento de nuestra economía y la generación de empleo¨, señala Eloi Nolla de Ecologistas en Acción, que añade ¨las mismas mentiras que durante años venimos desmontando con numerosos informes sobre la realidad de los datos, como sin ir más lejos es la situación e incidentes de las 3 centrales nucleares en Cataluña 1¨.

Frente al viejo discurso de energia moderna y de futuro de la SNE, las organizaciones denuncian la decadencia tecnológica, social y económica de esta energía. Ni da respuesta a la gestión de residuos radiactivos, ni a la seguridad como es una evidencia, ni tampoco es rentable. La energia nuclear sólo puede existir si se financia masivamente con fondos públicos, sólo si la construcción corre a cargo de los estados y se le asegura 30 años de funcionamiento - una vez amortizado el capital inicial . Sólo entonces es ¨rentable¨.

El sector nuclear cita los 66 reactores en construcción en todo el mundo, dos tercios de los cuales se encuentran en tan sólo tres países - China, India y Rusia – queriendo mostrar la vigencia de esta tecnología cuando son proyectos que llevan varios años en marcha - algunos hasta más de dos décadas- con muchos retrasos y sólo 3 se han puesto en funcionamiento el año pasado. Sin embargo, en este tiempo las nuevas tecnologías renovables están ganando fuerza , lo que demuestra un cambio fundamental en la política energética internacional y estrategias de inversión, también en China y la India. El cambio hacia las energías renovables ha sido especialmente pronunciado en las principales economías avanzadas del mundo como es el caso de Alemania, donde el parón nuclear se ha complementado con la implementación acelerada de las energías renovables, con más de 3.000 MW de capacidad de energía solar fotovoltaica conectada a la red eléctrica en un solo mes. Como resultado, el precio por kilovatio solar instalada se ha reducido en tres cuartas partes en los últimos siete años.

Los grupos concentrados hoy defienden las energias renovables como única respuesta a los problemas de fondo de la actual crisis energética: al agotamiento de los combustibles fósiles, la contaminación y el cambio climático. Denuncian que el gobierno español cierra los ojos y toma la dirección contraria, autorizando el funcionamiento de las nucleares más allá de su vida útil, subvenvionando los combustibles fósiles y autorizando nuevas exploraciones en la costa y mediante la técnica del fracking, y a su vez dando carpetazo a las políticas de energías renovables y limpias. La última bomba - en el extremo del absurdo-, el nuevo Real Decreto de Autoconsumo que penaliza el autoconsumo doméstico con energía solar fotovoltaica, retrato claro de la complicidad entre las grandes empresas eléctricas y el Gobierno.

Para las organizaciones ecologistas, la retórica de estos días de la SNE no puede oscurecer la tozuda realidad, ni el negocio de sus empresas permitir que nuestros gobiernos incumplan sus obligaciones en relación a la seguridad y el avance urgente a un modelo de energia sostenible. Las centrales nucleares no tienen más futuro que su desmantelamiento inmediato.




Visitantes conectados: 354