Valoración de las marchas contra las bases militares

Valoración de la XXVIIIª convocatoria de las Marchas contra las bases de Rota, Morón y Gibraltar.

Las distintas actividades que hemos desarrollado, exceptuando la Marcha a Rota que sí ha tenido una asistencia de unas 600/700 personas, no han logrado reunir a muchos participantes. La Plataforma Andaluza contra las Bases tendrá que revisar sus métodos de trabajo, sus propuestas de actos, los formatos empleados, etc., para mejorar los resultados.

Sin embargo, sí son destacables algunos aciertos importantes que podemos resumir básicamente en dos:

1º.-Mantener esta convocatoria durante tantos años es, en sí mismo, un logro nada desdeñable del Movimiento por la Paz de Andalucía. La unidad de acción, el hecho de plantear un frente común ante las tres bases, significa un paso adelante, de fortalecimiento, en esta histórica reivindicación de las organizaciones andaluzas que dicen NO A LA GUERRA y que siguen diciendo OTAN NO, BASES FUERA. La Paz, el Desarme, la lucha contra las bases militares, sigue siendo un referente político de lucha para toda la izquierda de Andalucía.

2º.-Las líneas argumentales pacifistas (no al escudo antimisiles, no a la guerra, no a los gastos militares) que se reflejan en el manifiesto han estado en todo momento en conexión con la denuncia de los duros efectos de la política de "recortes sociales" sobre la población. La Plataforma Andaluza contra las bases es pues, también, una expresión más de las luchas frente a la crisis, como su lema indica claramente: GASTOS MILITARES PARA ESCUELAS Y HOSPITALES. Este mensaje, estamos seguros, está calando fuertemente en la conciencia de los andaluces y andaluzas.

Quizás estas marchas contra las bases deberían convertirse en un movimiento por la desmilitarización de Andalucía con más peso en la vida social y política de esta comunidad autónoma. Tendríamos que emprender otras acciones, además de las marchas, para incidir en los mismos objetivos y, también, generar una mayor participación de la ciudadanía.

Con dificultades y con aciertos, las marchas contra las bases es un proyecto social y político que continúa vivo, fuerte y esperanzado. Nadie aquí tira la toalla ante la ignominia humana que son las guerras y estas bases desde donde se organizan y ejecutan.

Permanecemos juntos y en favor de la Paz.

MANIFIESTO DE LA XXVIIIª CONVOCATORIA DE LAS MARCHAS CONTRA LAS BASES MILITARES DE ANDALUCÍA (ROTA, MORÓN Y GIBRALTAR) (2013).

Amigos y amigas, compañeros y compañeras en la lucha por la desmilitarización de Andalucía y de todos los pueblos del Mediterráneo: sed bienvenidos y recibid un abrazo de esperanza en la apuesta por la Paz y la Solidaridad Internacional, un cariñoso abrazo en este día que dedicamos especialmente al Desarme y a la exigencia de Diálogo, Justicia y Dignidad humanas.

Debemos empezar, quizás, reconociendo que es verdad que la llamada “crisis”, o sea, la GRAN ESTAFA organizada desde los poderes financieros para imponer “los recortes”, está logrando imponer una devastación social sin precedentes en Andalucía, que es verdad que la corrupción más peligrosa y descarada campa a sus anchas por muchos y principales despachos gubernamentales y que es verdad, también, que los gobiernos del PP y del PSOE, sin la más mínima dignidad ni ética ni política, continúan con cinismo e irresponsabilidad sin límites en su estrategia militarista de imponernos el escudo antimisiles y la alianza con los países de la OTAN. Esta calculada acometida contra las necesidades sociales, contra la Paz y contra la dignidad de la ciudadanía y de los pueblos es el tema central de esta XXVIIIª convocatoria contra las bases nucleares de Rota, Morón y Gibraltar.

Efectivamente, estamos aquí para decir NO a esta VIOLENCIA ESTRUCTURAL que nos lanza al paro y nos quita las pensiones, así como para animarnos en la construcción concreta y urgente de alternativas reales al peligroso caos organizado por el FMI, la Comisión de la UE y el Banco Central Europeo.

Muy fácilmente, ciertos sectores de entre los muy poderosos -que manipulan a Rajoy como un triste títere- podrían tratar de cambiar esta coyuntura de reorganización del Capitalismo internacional en una situación a su favor surgida de una conflagración militar mundial. Ya lo han hecho otras veces. Es una técnica vieja esa de empobrecer a las masas, luego enfrentarlas, masacrarlas y, de obtener la victoria militar, mantenerlas doblegadas por el poder de las amenazas y las extorsiones más cruentas. Y es verdad que la Guerra Fría ahora adopta otras formas, escenarios y protagonistas, pero el peligro de conflagración militar mundial sigue ahí muy presente. Sobre todo EE.UU., que destina un BILLÓN de dólares a los gastos militares, sigue operando alrededor del Golfo Pérsico y Oriente Medio para asegurarse el control del petróleo. Y de esta brutal política, en alianza con Israel y otros países de la Unión Europea, se han derivado los ataques militares a Irak, Afganistán, Libia, el reciente golpe de estado en Egipto, así como las permanentes amenazas (que implican un intervencionismo en formas muy diversas y directas) contra Siria e Irán. Este es el sangriento escenario en el que nos obligan a movernos los que, para colmo del cinismo más criminal, dicen defender los Derechos Humanos y el respeto a la democracia… ¡¡¡¡.
Nosotros y nosotras condenamos el uso de las armas químicas -vengan de donde vengan-; exigimos que todos los crímenes de guerra sean juzgados y pedimos con firmeza una acción humanitaria internacional (desmilitarizada) que ayude a los millones de víctimas del conflicto en Siria; decimos que la solución pasa por el alto el fuego y la desmilitarización; y nos oponemos con toda nuestra energía a cualquier posible intervención militar externa -venga de donde venga- para imponer en Siria un régimen u otro.

Y, recordémoslo una vez más, para eso sirven estas tres bases de Rota, Morón y Gibraltar, a saber, para dar vida a estos siniestros planes de dominación y de destrucción por parte de las potencias de la OTAN. Así de sencillo. Así de claro. Y así, en principio, de imparable.

Sin embargo, tenemos confianza en nosotras mismas y en la sabiduría de la población. Y, así, de este modo, hemos de seguir luchando para que, a pesar del castigo que sufrimos por el desempleo, nadie aquí sucumba al engaño, por ejemplo, de que el escudo antimisiles generará empleo en la zona… cuando, en realidad, estamos comprobando cómo se están despidiendo trabajadores de las Bases. Tenemos confianza y esperanza en que juntos, a pesar de la campaña de criminalización de los movimientos sociales que ha lanzado el PP, podremos, un día, desmantelar totalmente estas bases nucleares y hacer que la población misma exija, con determinación, la Paz y el Desarme.

Han crecido exponencialmente las exportaciones de armas españolas al extranjero y los gastos militares del PSOE y del PP tampoco han dejado de aumentar vertiginosamente. Mediante dos reales decretos el gobierno de Rajoy ha aprobado recientemente un total de 2.660 millones de euros para pagar la deuda de los Programas Especiales de Armamento. Y lo ha hecho sabiendo que esa multimillonaria cifra la necesitábamos para escuelas, hospitales, empleo, prestaciones sociales, etc. Esto, que cualquier persona en su sano juicio ha de considerar inmundo, es lo que venimos también a denunciar aquí. Los gastos militares deben, inmediatamente, ser redestinados a la creación de empleo y coberturas sociales.

Manteniendo vivas estas marchas por la desnuclearización, por la Educación para la Paz y por las relaciones internacionales basadas en la Solidaridad y no en la fuerza militar, el Movimiento por la Paz de Andalucía quiere transmitir a toda la ciudadanía la total urgencia de trabajar por la desmilitarización de la crisis como vía preferente para que la crisis no acabe por militarizarlo todo: la política (en España tenemos mucha experiencia al respecto), la economía, las relaciones internacionales…

Compañeros y compañeras: los medios de comunicación acaban de montar un ridículo show, dictado por el dueto Rajoy-Bárcenas, que pretendía hacernos creer que los intereses del paraíso fiscal que es Gibraltar –además de base militar con capacidad atómica– son contrarios a la amnistía fiscal que en España hace posible la evasión de imponentes cifras de dinero, dinero que no llega a las arcas públicas gracias a leyes agresivamente antisociales sopladas por el ministro Montoro. Pero, ¿no es Gibraltar, además de una base con capacidad atómica, un archiconocido lavadero de capitales fraudulentos procedentes, también, de fortunas españolas?. Los desfalcos del PP y sus truculencias mediáticas no tienen límites, al mismo tiempo que, por supuesto, una gran flota británica recaló en Rota y Gibraltar y se dirigió, sin más, a Oriente Medio a disparar contra Siria e Irán si llega el caso.

En definitiva, esta XXVIIIª convocatoria de las Marchas contra las Bases Militares de Andalucía reivindica cuatro cosas muy concretas que pasamos a resumir así:

1ª.-Los gastos militares multimillonarios deben destinarse a las urgentísimas necesidades sociales de la población.

2ª.-La instalación del escudo antimisiles en la Base de Rota es un gravísimo atentado contra la Paz, una humillación y un inmenso riesgo para Andalucía.

3ª.-Exigimos al gobierno andaluz un cambio radical respecto al fenómeno, creciente, de la militarización de Andalucía: fábricas de armas, acuartelamientos de todo tipo, maniobras en toda la comunidad, servidumbres militares…

y 4ª.-Al gobierno español le exigimos el cese de la política ferozmente militarista y armamentista en la que está embarcando a España, implicándonos a todos en numerosas guerras como la de Libia, Malí, Afganistán, etc.

Compañeros y compañeras, todas las armas químicas y todas las armas de destrucción masiva deben ser TOTALMENTE abolidas y sus empleadores -sean quienes sean- juzgados y penados inmediatamente por las leyes internacionales, pero ¿puede Estados Unidos, después de lo que hizo en Hiroshima y Nagasaki, o en Vietnam o en Irak, dar clases de ética a nadie?.
Compañeros y compañeras, estas bases de Rota, Morón y Gibraltar son una ignominia humana. Y más pronto que tarde las desmantelaremos con nuestras propias manos. Sigamos adelante. Sigamos con gran determinación lo que estamos haciendo hoy aquí. Es hora de que los pueblos del Mediterráneo alcancemos ya la dignidad que merecemos y expulsemos de nuestras vidas y de nuestros sueños a tantos gobernantes locos y tantos especialistas de la guerra y la muerte.

Amigos y amigas, por una Andalucía en Paz y en Solidaridad con todos los pueblos del mundo:

OTAN NO, BASES FUERA ¡¡¡
LOS GASTOS MILITARES PARA ESCUELAS Y HOSPITALES ¡¡¡¡




Visitantes conectados: 299