El proyecto del cementerio nuclear al borde de la suspensión

El Alcalde de Villar de Cañas reconoce que los terrenos podrían no ser adecuados, mientras que Gil-Ortega defiende su idoneidad a pesar de que el informe encargado por la empresa que preside (ENRESA) y que ha ocultado de forma deliberada, demuestra que ubicar el cementerio nuclear en los terrenos elegidos supondría un importante riesgo.

El informe geológico encargado por ENRESA y conocido por un medio de comunicación [1] encuentra la presencia de “dolinas de subsidencia, generadas por la disolución de algunos estratos yesíferos” y que podría haber cavidades en el subsuelo.

Esta circunstancia ya fue puesta de manifiesto por un estudio geológico encargado por Ecologistas en Acción [2] y elaborado por un geólogo (Manuel Bello) de la empresa INGEMA. Recientemente se dio a conocer el estudio mediante nota de prensa [3] y fue cuando su autor realizó una serie de declaraciones:

"Desconocemos los resultados de los sondeos mecánicos o de las prospecciones geofísicas realizadas para el proyecto de construcción, pero no es descartable la presencia de cavidades y pequeños arroyuelos subterráneos someros, debido a las características solubles de los materiales rocosos existentes en los terrenos del emplazamiento del proyecto del ATC, tal como ha demostrado la presencia de manantiales (esta misma formación geológica) en parajes próximos a la ubicación del proyecto como por ejemplo en la Urbanización Casalonga o sobre el relieve del pueblo de Montalbanejo, lo cual, supone un riesgo evidente como medio o vehículo de conexión de contaminantes radioisotópicos entre las instalaciones del ATC, los acuíferos circundantes y el Río Záncara, y por lo tanto, los terrenos no son los más idóneos para realizar una obra de la complejidad y peligro potencial del ATC". manifestó Bello.

Gil-Ortega ha defendido en reiteradas ocasiones la la idoneidad de los terrenos [4]. Sin embargo, con la complicidad del Ministerio de Industria, ocultó de forma deliberada el informe geológico ante la petición del diputado de CiU Jordi Jané [1]. Por su parte, el alcalde de Villar de Cañas (José María Saíz) ha reconocido ayer ante preguntas de los periodistas de RNE, que los terrenos podrían no ser adecuados y que se podría cambiar la ubicación del ATC dentro de la parcela adquirida por ENRESA.

Ecologistas en Acción, vuelve a pedir el cese inmediato de Gil-Ortega que es capaz de poner en riesgo a la población, anteponiendo los intereses de su partido y de la persona que lo nombró: María Dolores de Cospedal. Ante la irresponsabilidad de Gil-Ortega, tanto por sus acciones, como por sus manifestaciones en las que reiteradamente falta a la verdad, Ecologistas en Acción, pide públicamente la depuración de responsabilidades y estudia la posibilidad de iniciar acciones ante la justicia dada la gravedad de los hechos.

Ecologistas en Acción se opone a la instalación del cementerio nuclear, tanto en Villar de Cañas como en cualquier otro sitio. Defiende que la designación de Villar de Cañas para albergar el ATC, se hizo de forma antidemocrática, y plantea la suspensión del procedimiento y que no se reabra (de forma transparente, democrática, informada y participada) hasta que se establezca un calendario de cierre de las centrales nucleares.




Visitantes conectados: 609