La justicia debe poner fin a la operación Canteras

Ecologistas en Acción considera que la justicia debe poner fin a la impunidad con que se han transformado terrenos forestales en agrícolas de regadío en el entorno de Doñana.

El juicio que se está celebrando estos días en la Audiencia de Huelva y conocido como el caso “Operación Canteras” está proporcionando un relato ejemplar de como la codicia desmedida de algunos empresarios agrícolas y la impunidad que creían obtener de la complicidad de varios agentes ambientales y del silencio de la Junta de Andalucía ha posibilitado la continua pérdida de bosque de la corona forestal de Doñana y el saqueo de los recursos hídricos de la comarca.

Ecologistas en Acción considera que los hechos que se están poniendo de manifiesto en las argumentaciones de la fiscalía y las declaraciones de los testigos de la acusación, demuestran la existencia de tramas delictivas que perjudican seriamente no sólo al medio ambiente, sino también a la conciencia y educación cívica, ya que tal como hemos señalado en otras ocasiones, estas actuaciones delictivas y las cadenas de actitudes de complicidad derivadas perjudican tanto al medio ambiente como a la imagen profesional de agentes y técnicos de la administración de medio ambiente y a la propia agricultura onubense.

Por desgracia, la falta de una actitud activa y clara en defensa del monte público por parte, de los responsables políticos de la Junta de Andalucía y de su Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, no invita al optimismo en su conservación, al comprobar cuan fácilmente descatalogan zonas forestales para pistas de drones, o mantienen una pasividad incomprensible en el cumplimiento de sentencias como la del Avispero.

Hay que recordar que en este caso con sentencia firme desde hace más de tres años, ésta obligaba a los condenados a la restauración de los espacios forestales destruidos, sin que hasta ahora tal restauración se haya producido, mientras que las actividades que provocaron la condena se siguen manteniendo. Frente a esta política de hechos consumados que han propiciado la destrucción de parte del patrimonio natural de Doñana, esperamos que en el caso que ahora se juzga, la Junta de Andalucía actúe de verdad como acusación, ayudando a desenmascarar a sus agentes corruptos, cuyas actividades han contribuido a poner aun más en cuestión su imagen de autoridad pública responsable de la defensa del medio ambiente.

Ecologistas en Acción pide también a pequeños propietarios, cooperativas y empresarios agrícolas que se desvinculen claramente de los delincuentes ambientales que tanto daño están haciendo a su entorno, aislándolos y denunciándolos, ayudando así a la persecución de los delitos ambientales en los campos del entorno de Doñana y facilitando la consolidación de una agricultura sostenible y respetuosa con el medio natural.




Visitantes conectados: 296