La SE-35, innecesaria por su coste ambiental y social

Ecologistas en Acción de Ciudad de Sevilla presenta alegaciones al proyecto de la SE-35 y pide a Demarcación de Carreteras del Estado en Andalucía Occidental y al Ayuntamiento de Sevilla que desistan por ser innecesario y por su coste elevado desde el punto de vista ambiental y social.

Además le pide que inste al Ayuntamiento de Sevilla a que desista del proyecto y proceda a revisar el PGOU para adaptarlo al POTA y al POTAUS, suprimiendo la SE-35 como viario metropolitano.

Ecologistas en Acción de Ciudad de Sevilla ha presentado alegaciones al proyecto de la SE-35 pidiendo a Demarcación de Carreteras del Estado que deniegue la autorización del proyecto de la SE-35 y que inste al Ayuntamiento de Sevilla a que desista del mismo y proceda a revisar el PGOU para adaptarlo al POTA y al POTAUS, suprimiendo la SE-35 como viario metropolitano.

Y es que el PGOU de 2006 propone la SE-35 como vía metropolitana, un viario de circunvalación entre la SE-30 y la SE-40 que se extendería por los municipios de Alcalá de Guadaira, Dos Hermandas, Gelves, Mairena del Aljarafe, Salteras, etc. Sin embargo, la SE-35 no figura ni en el Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía, ni en el Plan de Transporte Metropolitano del Área de Sevilla ni en el Plan de Ordenación del Territorio de la Aglomeración Urbana de Sevilla (POTAUS). De hecho, el Ayuntamiento de Sevilla tiene la obligación de revisar la decisión de incluir la SE-35 en su PGOU por ser contraria al principio de Movilidad Sostenible de dichos planes. Es más, la LOUA establece un plazo máximo de cuatro años para que los municipios adapten su planeamiento urbanístico conforme a las determinaciones de los planes de ámbito subregional, plazo incumplido por el Ayuntamiento de Sevilla, ya que el PGOU de Sevilla no ha sido adaptado al POTAUS. Sí lo han hecho municipios como Mairena del Aljarafe y Salteras, que han eliminado la SE-35 de sus planeamientos. Resumiendo, que al haber contradicción entre los planes de la Junta de Andalucía y los planes del Ayuntamiento de Sevilla, estos últimos deben adaptarse a los de la administración autonómica.

Si el Ayuntamiento de Sevilla quiere construir la SE-35, esa vía debe revisarse en el planeamiento y ajustarse a su carácter exclusivamente urbano, y su diseño posiblemente deba ser muy diferente. Por ello, Ecologistas en Acción ha pedido a Demarcación de Carreteras del Estado que también inste al Ayuntamiento a que el viario de conexión de los sectores urbanizables por donde está planificada actualmente la SE-35 sea realizada por un viario exclusivamente urbano y que dicho viario no afecte al Parque del Tamarguillo, o al menos se minimice esa afectación con una solución como la propuesta por el Plan Especial de 2001.

Otro punto, no menos importante, de las alegaciones presentadas por Ecologistas en Acción se centra en que el proyecto de la SE-35 que ha salido a información pública cambia el trazado respecto al establecido en el PGOU. El nuevo proyecto presenta una zonificación del Parque diferente a la contemplada en los planes de ordenación detallada del PGOU, es decir, que altera la zonificación de una zona verde en suelo urbano consolidado, una ordenación pormenorizada preceptiva del PGOU, y modifica un Sistema General de Espacios Libres. Al modificar la preceptiva ordenación pormenorizada establecida por el PGOU en suelo urbano consolidado, sería preciso una previa innovación del mismo, donde se estableciese otra ordenación. Se trataría de una innovación estructural, ya que afecta a un Sistema General de Espacios Libres, y por tanto su aprobación definitiva corresponde a la Junta de Andalucía. Además debe recabarse informe del Consejo Consultivo de Andalucía, que debe ser favorable.

Ecologistas en Acción quiere recordar que el PGOU no estableció ninguna justificación razonada (ni de ninguna otra índole) para ocupar más superficie del Parque del Tamarguillo y para establecer una ordenación que contradice la razonada zonificación del Plan Especial, al margen del empleado para justificar la SE-35 y su carácter de autovía metropolitana. No se puede olvidar la amplísima jurisprudencia (como la sentencia del Tribunal Supremo relativa a la Biblioteca de El Prado) que exige al planificador que para modificar una zona verde necesita de una motivación excepcional y debe acreditarse y justificarse que la elección de la construcción en una zona verde no admite alternativa alguna.

Ecologistas en Acción considera que la SE-35 es totalmente innecesaria.

Supone un despilfarro de dinero público en una polémica obra, dinero público que debería destinarse a las necesidades acuciantes de los barrios en equipamientos y rehabilitación de viviendas. La construcción de la carretera por el Parque del Tamarguillo destruiría inversiones europeas recientes y supondría una pérdida irreversible de conectividad y de un nodo crucial en la red de espacios libres de Sevilla, además de la fragmentación del territorio y una notable desaparición de superficie de uso público. Creará tráfico donde no existe, lo que generará problemas de accesibilidad y de congestión del tráfico, ya que el proyecto únicamente plantea facilitar el acceso directo a superficies comerciales en detrimento de la conectividad urbana del entorno y los barrios circundantes. Convertirá un espacio destinado al uso público y que en la actualidad reúne cada semana a centenares de personas (familias con niños) en un lugar desagradable y peligroso. Además el proyecto afectará de manera irreversible al entorno natural y destruirá su patrimonio cultural, perdiendo la oportunidad de poner en valor un complejo múltiple de yacimientos arqueológicos y de continuar con futuras investigaciones.

Ecologistas en Acción considera que el proyecto de la SE-35 es innecesario y supone un coste elevado desde el punto de vista ambiental y social.




Visitantes conectados: 200