Contra el nuevo Plan de Residuos de la Diputación

Asociaciones ciudadanas rechazan el nuevo Plan de recogida y tratamiento de residuos en la provincia de Granada propuesto por Diputación.

Es un Plan a medida de las grandes compañías que controlan el sector de los residuos y supone un paso atrás en la efectividad de los tratamientos y una burla a la concienciación ciudadana que tanto ha costado crear.

Pilas de compost. De malísima calidad al no haber separación específica de materia orgánica.

Este modelo propuesto por la diputación, que contempla sólo dos contenedores, uno para la materia orgánica y otro para todo lo demás, supondrá la pérdida de los contenedores específicos -excepto el de vidrio- y supondrá la desaparición de numerosas pequeñas empresa con sus puestos de trabajo que viven de estos procesos.

El modelo que propone la diputación tira por la borda el trabajo y el dinero gastado en la concienciación ciudadana que se lleva realizando durante años. Incrementa los costes de gestión y de inversión, ya que será más caro, “del orden de 30 millones de euros” en los 15 años que dure la concesión a una empresa privada y habrá que invertir en ampliar la planta de Alhendín y en cambiar y completar las distintas plantas de transferencia por un valor de 48 millones de euros.

Ahora nos encontraremos que toda la basura orgánica de la provincia viajará hasta la planta de Alhendín en un festín despilfarrador y absurdo para obtener compost de “calidad”.

De la calle al vertedero. Personas ajenas a las instalaciones esperan para recoger directamente del vertido.

Las organizaciones que defendemos otro modo de hacer las cosas proponemos un sistema de gestión de residuos con más reducción en origen, con programas de compostaje doméstico en las zonas rurales que eviten el viaje de los restos orgánicos a cientos de kilómetros sin sentido.
Propugnamos sistemas de devolución y retorno de los envases y que se mantenga el sistema de recogida específica existente, que es el que más se recupera (papel, plástico, metales). Eso daría más vida a los recuperadores locales manteniendo bastantes puestos de trabajo.

Si este modelo que proponemos se adoptara, se reduciría enormemente las necesidades de transporte y la recuperación de los diferentes elementos de las basuras, sería más efectiva.

Al reducir el volumen de basuras que los ayuntamientos enviarían a la planta de Alhendín, estos verían reducido su canon, por lo que los ciudadanos pagarían menos por la gestión de sus residuos y se animarían a colaborar más en la reducción y reutilización.

Recogida de voluminosos directo a vertedero. Impide su reutilización por parte de asociaciones que los ponen en valor creando actividad económica.

En suma, el modelo que propone la Diputación es “Un programa hecho para las grandes multinacionales que deja fuera a los pequeños operadores locales”, donde “Se tira a la basura lo que tanto trabajo ha costado conseguir”, la concienciación ciudadana. Es mucho máS caro y menos sostenible energéticamente y acaba con pequeñas empresas de transformación aumentando el paro en la provincia.

Las asociaciones ciudadanas firmantes de este escrito lamentan, además, la forma en que ha presentado la diputación este programa, de hechos consumados, sin dar participación en su elaboración a los diversos colectivos ciudadanos ni ayuntamientos, que son los más implicados y afectados por este programa.

Por ello, Otra Granada, Ecologistas en Acción, Buxus, Democracia en Acción de Atarfe, AUCA de Santafé y Traperos de Emaús, van a seguir trabajando para que la ciudadanía conozca el verdadero valor de las basuras y las mejores opciones para su tratamiento.




Visitantes conectados: 701