El Algarrobico, visto para sentencia

La decisión del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía se espera a final de mes. Ecologistas en Acción de Andalucía reclama contundencia para que se anule la licencia de obras y se proceda al derribo del hotel.

El futuro del hotel de El Algarrobico ha quedado hoy listo para sentencia tras una vista celebrada en el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). Tanto Ecologistas en Acción como la Junta de Andalucía y la Abogacía del Estado reclaman que se ordene la revisión de la licencia de obras. La sentencia debe ser contundente para que no quepan interpretaciones y se proceda al derribo de la construcción levantada en la playa de Carboneras, en el Parque Natural del Cabo de Gata.

El permiso municipal concedido en 2003 a la constructora Azata del Sol para construir El Algarrobico no respetó la legislación de costas ni la normativa ambiental, según se recogió en una sentencia de un juzgado de Almería. Y así se repitió hoy en Granada, después de que el Ayuntamiento de Carboneras presentara recurso ante el TSJA.

Tanto el Ayuntamiento como la constructora se escudan en unos planos de la Junta de Andalucía, que mostraba El Algarrobico como zona urbanizable. También aseguran que la servidumbre de dominio marítimo-terrestre era de 50 metros en la zona.

Ninguno de los argumentos es válido, según subrayó el abogado de Ecologistas en Acción, José Ignacio Domínguez, durante la vista. Los planos no tienen valor porque se tramitaron de forma privada, sin publicación en boletín oficial. Y mucho menos la vulneración de la Ley de Costas, puesto que ya existen tres sentencias firmes del Tribunal Supremo ratificando que el hotel invade la zona de servidumbre.

La sentencia del TSJA se espera para finales de enero. “Debe ser contundente”, reclama Domínguez, “de forma que no permita al ayuntamiento una interpretación que le lleve a intentar legalizar la obra”.
El fallo confirmatorio de la sentencia del juzgado almeriense deber ir acompañada de fundamentos de derecho lo suficientemente inequívocos como para que no se puedan reanudar las obras y se ordene de una vez su derribo.

El hotel -que empezó a levantarse en 2003, en pleno boom inmobiliario- permanece vacío y paralizado por orden de otro juzgado almeriense. Pero su derribo no se ha hecho efectivo hasta el momento a pesar de cerca de una veintena de sentencias condenatorias. La batería de recursos y la falta de voluntad política lo han impedido.

Ecologistas en Acción de Andalucía confía que la sentencia del TSJA no se intente recurrir también para que la enorme construcción desaparezca de una vez de un espacio protegido.




Visitantes conectados: 476