2013 contaminación en Madrid: sigue el dióxido de nitrógeno, llega el ozono

Informe La calidad del aire en la ciudad de Madrid en 2013

Ecologistas en Acción publica su informe anual sobre la calidad del aire en la ciudad de Madrid a lo largo de 2013. Las principales conclusiones del estudio, elaborado a partir de datos oficiales, son:

  • El ozono troposférico (O3) irrumpe como el contaminante más problemático en la capital. 13 de las 14 estaciones que lo miden registraron superaciones del umbral de información a la población. La gran incidencia de contaminación por O3 ocurrida durante el verano de 2013 no tiene precedentes en los registros de la red municipal de calidad del aire.
  • Un año más se rebasan los valores límite legales establecidos para el dióxido de nitrógeno (NO2), exigibles desde 2010. En 2013, 8 de las 24 estaciones de la red superaron el límite legal anual establecido por la legislación europea. Madrid lleva ya cuatro años consecutivos (2010-2013) vulnerando los límites legales de contaminación por NO2.
  • En mayo de 2013 la Comisión Europea rechazó la prórroga de cinco años (hasta 2015) solicitada por el Ayuntamiento para cumplir con los valores límite de contaminación por NO2. La Comisión considera necesarias “medidas de reducción de la contaminación más estrictas”, que las planteadas en el Plan de Calidad del Aire de la Ciudad de Madrid 2011-2015 municipal. Los responsables del consistorio aún no han reaccionado ante el varapalo de la Comisión.

Un año más, la calidad del aire de la capital sigue sin cumplir valores límite de contaminación marcados por la legislación vigente, así como los valores recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para ciertos contaminantes, que son más estrictos y acordes con una adecuada protección de la salud humana.

La legislación europea (Directiva 2008/50) establece, en el caso del dióxido de nitrógeno (NO2), un valor límite anual fijado en 40 microgramos/metro cúbico (µg/m3), exigible desde 2010. Durante el año 2013 dicho valor límite se superó en 8 de las 24 estaciones de la red. La normativa también establece un valor límite horario de NO2 (200 µg/m3), que no debe superarse más de 18 horas al año. Ese límite legal se rebasó en 3 estaciones: Barrio del Pilar (39 superaciones), Fernández Ladreda (37) y Ramón y Cajal (29).

Pero sin duda lo más destacable en relación con la calidad del aire en la ciudad de Madrid durante el año 2013, ha sido la enorme incidencia de los episodios de contaminación por ozono troposférico (O3) ocurridos durante el verano, sin precedentes en los registros de contaminación atmosférica de la capital. La legislación europea establece un valor límite para O3 de 120 µg/m3, que no debe superarse en períodos de ocho horas más de 25 días al año en promedios trianuales. Durante 2013, 8 de las 14 estaciones de la red que miden este contaminante rebasaron dicho límite legal. Por su parte la OMS recomienda no sobrepasar un valor más estricto, 100 µg/m3, en los períodos octohorarios Atendiendo a este criterio, las 14 estaciones que miden O3 rebasaron ampliamente las 25 superaciones del valor recomendado por la OMS durante el año pasado.

La legislación establece fija un umbral de información a la población (180 µg/m3 durante una hora), así como un umbral de alerta (240 µg/m3 durante una hora), para proteger a la población de exposiciones a altos niveles de este contaminante, aunque sea por cortos periodos de tiempo. En 2013, 13 de las 14 estaciones que miden O3 registraron superaciones del umbral de información a la población, y la estación del parque Juan Carlos I llegó a los 226 µg/m3 en la tarde del 8 de julio, un valor muy cercano al umbral de alerta. Por comparación, en el año 2012 no se produjo ni una sola superación del umbral de información a la población (180 µg/m3) en toda la red.

Esta situación de mala calidad del aire en la capital se da a pesar de que se mantiene la tendencia a la baja del tráfico, motivada por la crisis, y unas condiciones meteorológicas favorables a la dispersión de la contaminación. Así, el primer semestre de 2013 se caracterizó por abundantes días de lluvias e inestabilidad atmosférica en la capital, destacando el mes de marzo, que marcó registros históricos de precipitaciones en toda España.

En mayo de 2013 la Comisión Europea rechazó la prórroga de cinco años que había solicitado el Ayuntamiento, que hubiera permitido seguir excediendo los límites de contaminación por NO2 hasta 2015 sin consecuencias legales, es decir sin multas. El escrito de denegación aducía argumentos muy similares a los que viene planteando Ecologistas en Acción. Fundamentalmente que son necesarias “medidas de reducción de la contaminación más estrictas” que las planteadas en el Plan de Calidad del Aire de la Ciudad de Madrid 2011-2015 municipal. Hasta el momento, las autoridades municipales no han reaccionado ante el varapalo que supuso la denegación de la prórroga, y no se ha planteado realizar ningún cambio en el citado plan, que ha quedado severamente cuestionado. La realidad, además, muestra que no ha conseguido reducir la contaminación por debajo de los límites legales.

En conclusión, los datos correspondientes al balance anual sobre calidad del aire del año 2013 implican que Madrid lleva ya cuatro años consecutivos (2010-2013) incumpliendo los límites legales de contaminación por NO2. Apuntan además a un nuevo problema de cara al futuro, con la irrupción de la contaminación por ozono provocando superaciones generalizadas de los valores límite legales. En estas condiciones, nada hay sobre la mesa que permita pensar en un cambio favorable de la situación. Por lo tanto, si se sigue sin adoptar medidas eficaces de reducción del tráfico en la capital, como viene reclamando Ecologistas en Acción desde hace más de una década, no solo sufrirán nuestros pulmones, muy probablemente acabará repercutiendo también en nuestros bolsillos por las multas que nos impondrá la Comisión Europea.




Visitantes conectados: 135