Escrito al pleno del ayuntamiento por la libertad de expresión

POR LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN EN DEMOCRACIA EN EL PUERTO

Desde hace años, padecemos en El Puerto la censura antidemocrática del alcalde, utilizando métodos propios de otros tiempos y que, últimamente, cuenta con el silencio cómplice del grupo municipal del PSOE, cuya agrupación no hace tanto tiempo sufrió igualmente estas actitudes autoritarias; hoy callan, aún ostentando ellos la concejalía de Participación Ciudadana, y no siendo capaces de imponer ni la razón ni las normas legales que permiten, por ejemplo, a los ciudadanos intervenir en algunos plenos.

Los miembros de Ecologistas en Acción, en el legítimo desarrollo de nuestras actividades, nos vemos constantemente amenazados:

- Con la retirada de nuestros carteles y pancartas
- Con la negativa a que esta propaganda sea colocada en lugares públicos, como el tablón del Ayuntamiento,
- Con continuos bulos, calumnias e injurias, que en boca de la máxima autoridad municipal expone su carencia de educación y el respeto que debe a la ciudadanía.
- Con denuncias infundadas ante el juzgado, y con peticiones, incluso, de embargo de nuestros bienes, utilizando a la empresa pública APEMSA.
- Investigando a los ecologistas con personal del Ayuntamiento, en vez de investigar a los que cometen atentados medioambientales o infracciones urbanísticas.
- Negándose a recibirnos en los 14 años que lleva en la alcaldía.

Ahora, nos intenta intimidar y callar anunciando la expulsión de nuestra sede.

Todos los ciudadanos, incluido el alcalde y los ecologistas, tienen derecho a diferir de las posturas que contradicen a las propias y a criticarlas, pero dentro de las reglas democráticas. Aprovechar el poder democrático para hacer una incesante persecución a ciudadanos y organizaciones que no sólo no le ríen sus gracias sino que le manifiestan públicamente sus incoherencias y barbaridades, e incluso tienen el atrevimiento de denunciarle, es inadmisible, y pone en evidencia su espíritu dictatorial y su escasa valía personal. Su actitud sólo demuestra su habilidad de manipular voluntades y votos, dejando mucho que desear como político correcto, en comparación con el respeto democrático que tuvieron a las asociaciones ciudadanas sus tres antecesores, a pesar de las diferencias que tuvimos.




Visitantes conectados: 584