Alegaciones contra la urbanización de Bahía Blanca

Mal empezamos: la primera modificación del PGOU pretende favorecer los usos residenciales en detrimento de los hoteleros.

El Ayuntamiento de El Puerto de Santa María está tramitando la primera modificación al nuevo PGOU, actuando al dictado de una empresa promotora que pretende modificar la normativa en el ámbito de Bahía Blanca para favorecer el desarrollo de una urbanización de lujo y aparcar el prometido proyecto hotelero.

Esta modificación no pretende defender los intereses generales, ni garantizar derechos como el acceso a una vivienda digna, ni tiene nada que ver con la necesidad de promover un sector turístico de calidad que genere empleo y actividad económica. De nuevo tenemos que lamentar que se apueste por el sector residencial, lo que supone más de lo mismo, más especulación sin generación de empleo, y más oferta de viviendas en un mercado sobresaturado, cuya quiebra estamos pagando todos los españoles.

El inicio de esta urbanización en 2006 no pudo ser más desafortunado. A pesar de las promesas del entonces alcalde Fernando Gago y del concejal de Urbanismo Juan Carlos Rodríguez de que sólo se talarían 14 árboles, se talaron más de 500, destruyendo uno de los mejores bosques litorales de la Bahía de Cádiz y el hábitat de especies protegidas como el camaleón o la sabina.

Tanto el convenio urbanístico suscrito con los propietarios de esta zona como en el mismo PGOU se incluyó como cláusula vinculante que el complejo urbanístico se construiría simultáneamente, tanto la urbanización de viviendas de lujo como el complejo hotelero. Ahora la promotora M.V.G Urbanismo y Gestión S.A. presenta una propuesta de modificación del PGOU para que se le exima de la obligación de construir el hotel previsto, precisamente la instalación que puede generar empleo fijo a medio y largo plazo y actividad económica para el municipio, lo que consideramos intolerable. Hay que recordar que esta fue la tónica que se siguió en el anterior PGOU, que fue modificado en numerosas ocasiones siempre para reducir o eliminando los suelos hoteleros y ampliando la edificabilidad residencial. Este proceso se ha unido al progresivo cierre de hoteles en la ciudad, lo que ha reducido de forma muy significativa -en cantidad y en calidad- la oferta hotelera.

Actualmente este proyecto está paralizado, y la empresa que tenía la propiedad de la mayor parte de los terrenos, Arcai Inmuebles SA, en la ruina. Caja Inmaculada, entidad que financió este proyecto, se integró en Caja 3, que recibió 407 millones de euros de dinero público para sanearla. Caja 3 se terminó integrando en Ibercaja. En la actualidad la mayor parte del sector es propiedad de la SAREB –el banco malo-, o sea propiedad de una sociedad pública, lo que hace aún más rocambolesca la intención de seguir con un proyecto que nunca se tuvo que aprobar y que ha coadyuvado a la burbuja inmobiliaria que ha llevado a este país a la ruina. Ahora se intenta revitalizar precisamente en lo que no se debe: construir más viviendas. Hay que destacar que en Andalucía hay 224.000 viviendas vacías, y que los hiperdimensionados planes urbanísticos aprobados prevén un millón de vividas más, unas 20.000 en nuestro municipio, lo que equivaldría a aumentar varias veces la burbuja inmobiliaria que ya ha estallado.

Ecologistas en Acción ha presentado 13 alegaciones a esta propuesta de modificación del PGOU, que resumidamente proponen:

· Desestimar la propuesta de modificación del PGOU por perseguir intereses privados espurios y dejar paralizados, sin horizonte temporal seguro, el desarrollo de los suelos hoteleros que deben ser una prioridad para El Puerto.

· Garantizar la conservación de la totalidad de la zona forestal todavía existente y exigir a los propietarios la restauración de la vegetación ilegalmente destruida.

· Desclasificar como suelo urbanizable la totalidad del ámbito API-R-06 “Bahía Blanca”, manteniendo, en todo caso, un uso hotelero que no suponga más del 20% del ámbito y no afecte a las zonas arboladas o que tenían arbolado, que deben destinarse a la ampliación del parque público, solicitando su cesión a la SAREB.

· Al haberse incumplido los plazos para la solicitud de licencia de obras simultánea, se proceda a iniciar la anulación del Plan Parcial C-1 “Bahía Blanca”, a desclasificar estos suelos y dedicarlos a parque público y, con las condiciones expuestas, a usos hoteleros.

Acto de denuncia de la deforestación de la zona en 2007



Visitantes conectados: 542