Dos zonas verdes han sido destrozadas por ocupación ilegal de caballos

Ecologistas en Acción viene reclamando como objetivo prioritario desde
hace una década más metros de “zonas verdes o de jardines”, términos
éstos recogidos en el PGOU, documento que contiene los lugares de
esparcimiento de uso público. Pues bien, la política de este equipo de
Gobierno consiste en el exterminio de zonas verdes mediante la
especulación urbanística. Suma y sigue la apatía de la delegada
municipal de Medio Ambiente, Monserrat Caputto, en éste como en los
demás asuntos que le competen.

En Sanlúcar existen varios espacios verdes que con una mínima inversión
económica pueden convertirse en un área de disfrute para niños y
mayores. Es el caso, por ejemplo, de la conocida Barranca del Salto del
Grillo, cuya superficie y desnivel u orografía contribuye a que
numerosas especies vegetales autóctonas crezcan cómodamente ofreciendo
un hábitat natural idóneo para los amantes de las plantas interesados en
aumentar sus conocimientos de Botánica.

Sin embargo, debido a causas accidentales o intencionadas, estos
terrenos de propiedad municipal se han visto afectados negativamente por
albergar de forma ilegal y en unas condiciones pésimas para los propios
animales, entre ellos perros abandonados, a varios caballos que aunque
están amarrados presentan en algunos casos desgarros por quedarse
enganchados con sus mismas cuerdas. Estos caballos trituran el terreno
que pisan, de tal modo que multitud de plantas que prospera de forma
natural no logra crecer.

Por otra parte, en Bonanza, uno de los lugares municipales fragmentados
del Pinar de la Duquesa situado en la zona conocida como Veta de La
Serrana, con una extensión de más de 6.000 metros cuadrados, ha sido
destrozado también por albergar caballos, que han acabado en menos de
dos meses con todas las especies vegetales de menos de un metro de
altura que se encontraban en este sitio.

Por si esto fuera poco, en estos dos espacios naturales Ecologistas en
Acción ha efectuado tareas de repoblación y de limpieza con la
colaboración de más de un centenar de escolares voluntarios. Es más, en
la última zona citada tenemos un espacio verde concedido en su día a
esta organización por el anterior delegado municipal de Medio Ambiente,
Marco Antonio Caballero, con la finalidad de utilizar el lugar como
vivero forestal. El Ayuntamiento se comprometió a arreglar el vallado
perimetral ante posibles usurpadores, como ha sido el caso.

Ante todo esto, Ecologistas en Acción exige que los caballos sean
retirados de tales terrenos de propiedad municipal y que sus
propietarios sean sancionados económicamente previa cuantificación de
los daños que han podido ocasionar.




Visitantes conectados: 498