Ya llega el segundo destructor del escudo antimisiles

La militarización de Andalucía sigue su curso feroz, implacable e impune. Las autoridades democráticas (esas mismas que dicen defender los derechos humanos y la paz en el mundo, pero que dedican sumas multimillonarias a gastos militares en vez de a cooperación internacional) continúan preparando nuevas guerras (por si todas las que tienen lugar en Oriente Medio, por ejemplo, fuesen pocas). Mañana domingo se celebran en Andalucía 37 actos militares por eso del Día de los ejércitos que, según repite cansinamente el ministro Pedro Morenés, nos defienden de todos los peligros y hacen posible nuestra democracia... [ver al respecto: http://noviolencia62.blogspot.com.es/2014/06/otra-vez-el-dia-de-los-ejercitos-y-la.html]

Pero, además de lo anterior (que no es poco), dentro de una semana llegará el segundo destructor del escudo antimisiles: el USS Ross (http://www.lavozdigital.es/cadiz/v/20140606/ciudadanos/base-prepara-para-recibir-20140606.html). Este mortífero navío se unirá al USS Donald Cook (que ahora está en Ucrania) y aguardará en Rota a que vengan otros dos más: el USS Porter y el USS Carney... con lo que tendremos por aquí 4 inmensas fábricas flotantes de guerra a disposición de los intereses humanitarios de la OTAN y el Pentágono. Mientras tanto, la presidenta de la Junta de Andalucía y el PSOE-A echan flores a las industrias bélicas en el polígono aerospacial de San Pablo (Sevilla), dan carta blanca a la fabricación de drones en Huelva, alaban el escudo antimisiles... qué vergüenza.

Por supuesto, las organizaciones antimilitaristas y noviolentas estamos respondiendo a esta espiral de locura belicista que quieren imponernos a toda costa y con una brutal intensidad. El pasado jueves, convocados por la R.A.N.A. (http://redantimilitarista.wordpress.com), estuvimos a las puertas del Palacio de Ferias y Exposiciones de Sevilla diciendo NO A LA GUERRA mientras dentro, amurallados por la policía nacional y los medios de comunicación oficiales, un sin fin de empresas relacionadas con la industria aerospacial de carácter militar (aunque también había empresarios dedicados solo a lo civil) hacían sus negocios de drones, aviones de carga militar (el costosísimo A-400-M que se está fabricando en Sevilla), etc. Ver vídeo de la protesta:

Resulta muy significativo que a nosotros, a quienes defendemos la paz, el desarme, el diálogo, el respeto a la vida, la cooperación solidaria con otros países, el NO A LA GUERRA, nos llamen radicales y antisistema... y a quienes defienden (y fabrican) las armas de destrucción masiva e inundan el planeta de escudos antimisiles y cruentas guerras, a esos les dan el premio nobel de la Paz y les llaman grandes hombres de estado.

Nunca más que ahora es urgente y prioritario (en Andalucía es vital) en la agenda de los movimientos sociales reactivar el movimiento pacifista. No ya solo para parar las guerras y ayudar a los millones de víctimas en todo el mundo, sino para cambiar de raíz los fundamentos de violencia más descarnada (militarismo, cultura machista, competitividad...) en que está basado este Sistema.

Por Cristóbal Orellana (http://noviolencia62.blogspot.com.es)




Visitantes conectados: 307