Campaña sistemática de incendios en el río Vélez

El Gabinete de Estudios de la Naturaleza de la Axarquía (GENA-Ecologistas en Acción) ha registrado ante la Delegación Provincial de Medio Ambiente, el Ayuntamiento de Vélez-Málaga y el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA), una denuncia sobre una campaña sistemática de incendios que se ha estado llevando a cabo durante la pasada primavera en los sotos del río Vélez.

En la denuncia, GENA-Ecologistas en Acción recuerda que el río Vélez es el único espacio natural que tiene el gran municipio de Vélez-Málaga, con una porción (su desembocadura) protegida como humedal de la red de humedales de Andalucía. Que a pesar de ello es uno de los lugares que mayores impactos ambientales se está produciendo, buena parte de los cuales han sido denunciados por esta asociación. Estos impactos proceden en gran parte por cazadores furtivos, merodeadores que dejan los perros sueltos, pastoreo, ganado suelto, vertidos de mobiliario y escombros, tránsito de vehículos (cuando no carreras de motos), represamiento del cauce impidiendo que el agua cumpla su papel ecológico, talas de árboles, talas de cañas en tiempos de nidificación de aves, limpieza de cauce con consecuencias nefastas para la fauna de las márgenes, extracción de arenas y aluvión, etc.

Junto a estos problemas aún no resueltos, en esta primavera se han sucedido al menos cinco incendios en las márgenes del río Vélez, afectando sobre todo a cañaverales y a álamos y eucaliptos de los sotos. Un inventario realizado por esta asociación ha advertido los siguientes daños ambientales:

1.- Destrucción de la flora de ribera, principalmente cañaverales (Arundo donax) y álamos blancos (Populus alba) en extensiones considerables. Si tomamos como referencia el mapa adjunto del río Vélez, desde el Camino de Enmedio (a la altura del casco urbano de Vélez-Málaga), hasta la desembocadura, destacamos cuatro incendios (véase Anexo):

a.-Incendio nº 1. Situado en la margen derecha, a la altura del Camino de Enmedio. Este incendio se produjo en la madrugada del día 16 de junio, siendo el más reciente. Tuvo una extensión de unos 270 m, destruyendo todo el cañaveral y 6 álamos blancos parcial o totalmente afectados. Este incendio tuvo que ser extinguido por los servicios de Protección Civil.

b.-Incendio nº 2. Situado en la margen derecha, a la altura del espacio entre Los Toscanos y El Capitán. Este incendio tuvo una extensión mayor que el anterior, alcanzando una longitud de uno 450 m, recorriendo las márgenes y luego introduciéndose por un carril de acceso, formando una especie de L. Además de destruir todo el cañaveral, 3 álamos blancos y 1 eucalipto fueron seriamente afectados.

c.-Incendio nº 3. Situado en la margen izquierda , el margen opuesto de donde se produjo el incendio anterior. Aquí su extensión no fue tan importante, alcanzando unos 200 m., destruyendo el cañaveral y afectando a 1 álamo blanco.

d.-Incendio nº 4. Situado en la margen derecha, en la zona de la desembocadura, río abajo de la N-340. Este incendio tuvo una longitud de unos 250 m, destruyendo el cañaveral y afectando a 2 álamos blancos.

2.- Que, junto a los daños sobre la vegetación de ribera hay que añadir daños directos sobre la fauna de vertebrados. Especialmente nocivo ha sido su efecto sobre la avifauna, que en estos momentos estaba nidificando, afectando a nidos de especies tales como carriceros, buitrones, curruca cabecinegra,curruca capirotada, ruiseñor común, ruiseñor bastardo o cetia, mirlos, gallineta común, zarcero pálido, carbonero común, pájaro moscón, alcaudón común, papamoscas gris, verdecillos, verderón común, pinzón común, etc. También ha afectado a mamíferos tales como musarañas, tejón común y comadrejas. Los reptiles afectados son. la culebra de agua, culebra de collar, culebra de herradura,culebra escalera,culebra bastarda, culebra lisa meridional,culebra de cogulla,eslizón común, lagartija andaluza, lagartija rabilarga, lagartija colirroja y galápago leproso.

Esta asociación tiene motivos para considerar que algunos de estos incendios han sido provocados por jóvenes en horas de madrugada, cuyas motivaciones desconocemos, puesto que podrían ser desde la simple piromanía al vandalismo, pero no descartamos que existan otras motivaciones ya que la destrucción de los sotos del río Vélez ha sido una práctica habitual de los agricultores de la zona, para ensanchar la superficie cultivable. Por este motivo, esta asociación ha pedido que se investiguen estos incendios y se extreme la vigilancia de este espacio natural.




Visitantes conectados: 464